sábado, 27 de agosto de 2016

¡A LA CALLE Y A VOTAR!

   Resultado de imagen para POMPEYO MARQUEZ
                                 Pompeyo Marquez

La MUD está convocando para el 1o de septiembre una movilización nacional para exigir una vez más al CNE que fije la fecha para la recolección del 20% de las firmas necesarias para la convocatoria a lo que no dudamos en calificar como un sentimiento nacional: el referendo revocatorio al mandato de Maduro.
El aprendiz de dictador tiene trancado el juego cuyas normas principales están en el artículo 72 de la Constitución Nacional. No hay que inventar nada, lo escrito, escrito está y cuando ese escrito forma parte de la Carta Magna no admite discusión, ni forma parte de ninguna negociación, pues lo establecido en ese texto es para su fiel cumplimiento por todos los venezolanos sin distingos. Si algo cobija a la ciudadanía es precisamente la Carta Magna.
Esta jornada nacional del 1º de septiembre constituye una nueva etapa de movilización que impida que este aprendiz de dictador y su cúpula militar-civil se burle de 30 millones de venezolanos. La Toma de Caracas viene precedida de numerosas actividades, es la culminación de una planificación inicial que dará paso a su vez a otras movilizaciones para las cuales debemos estar preparados inmediatamente después del 1/9.
Dirigentes políticos de variadas tendencias coincidimos en que los eventos a realizar tienen que tener en forma y contenido la Unidad Nacional, el revocatorio de Maduro, y la sustitución de su régimen, de su modelo fracasado, por un gobierno de transición también de Unidad Nacional que rescate las libertades sociales y económicas dentro del marco constitucional.
Al país hay que unirlo, es un absurdo de los absurdos que nuestra patria venezolana esté escindida en dos pedazos, uno de los cuales ha expresado de distintas maneras en forma mayoritaria su voluntad de cambio. Entramos en una recta final que es irreversible, porque lo que está en juego es salvar a Venezuela, no a ningún líder ni a ningún sector social o partido en particular.
El sello distintivo de estas movilizaciones tiene que ser en consecuencia la mayor amplitud, abrir los caminos a todos aquellos que queremos a nuestro país y que sabemos, por experiencia acumulada durante estos 17 años, que cada día que pase Maduro en el poder, desangrando al país, serán días que profundizarán la crisis a la que está sometida la nación por el empeño, terco, insensible, de una cúpula militar-civil a la que no le importan los sufrimientos de la población. A la calle y a votar.


Después del 1o de septiembre

 
No puede ser que cuatro comadres al servicio del aprendiz de dictador se burlen de todo un pueblo. Eso significa que tenemos que preparar todo un plan de acciones que tendrá un momento culminante con la Toma de Caracas el 1o de septiembre, evento que a su vez dará inicio a nuevas jornadas de resistencia en las cuales el tiempo está premeditadamente a favor de Maduro.
Hay que poner en evidencia que no estaremos cruzados de brazos ante una burla semejante, y habrá que dedicar a los mejores cerebros de la disidencia a meditar en qué hacer después del 1o de septiembre, qué tipo de acciones serían las más pertinentes, entre ellas –y lo damos como una idea preliminar– materializar esa Unidad Nacional que pregona la MUD.
Están dadas las condiciones para jornadas de tales magnitudes. Es la iglesia, los trabajadores y los empresarios, las academias, los gremios profesionales, las autoridades de las universidades autónomas, el movimiento estudiantil… se vislumbran también sectores del chavismo que comienzan a desprenderse de quienes han cometido tantos disparates que han arrastrado al país al barranco.
Tener confianza en que no hay nada homogéneo, y por tanto tampoco hay homogeneidad en las fuerzas armadas. No es equivocado el análisis de que en su seno hay sectores institucionalistas que ven en peligro a una institución que trata de “desbaratar” una cúpula corrupta.
Hacer converger a todos estos sectores en una misma dirección: una gran asamblea nacional donde esté representada la inmensa mayoría del país dirigiéndole un mensaje a los venezolanos y venezolanas para rescatar a una Nación en crisis por culpa de una cúpula militar-civil empeñada en imponerle a 30 millones de venezolanos un sistema fracasado, manejado además por personeros corruptos, inneficientes, mediocres.
En nuestra opinión, debemos salir de este 1o de septiembre con una hoja de ruta pletórica de coraje, de valor cívico, de decisión de conquistar la libertad y la democracia y la República civil, hoy sumergida en el foso, y detener y revertir el dolor y los sacrificios de sus habitantes.
Hay que hacer prender la idea de materializar esa Unidad Nacional en la cual la MUD y los sectores de la sociedad ya mencionados pasarán a formar parte activa del inminente episodio que se avecina por el rescate de los derechos civiles, la libertad y la democracia, en pos del progreso de la República. ¡Sí se puede!

Leer más...

El país va a cambiar y va a cambiar pronto, no perdamos la perspectiva


Fernando Martinez Móttola

 
La situación hay que analizarla en perspectiva. No se trata de una fotografía estática, la película hay que verla en movimiento. No dejemos que las dificultades propias de la coyuntura nos cierren la visión panorámica.
Quedó atrás la época de las vacas gordas en que el gobierno repartía dinero a diestra y siniestra. Y nada hace pensar que volverá. Entre la corrupción, el despilfarro y las malas políticas, destruyeron el aparto productivo. Como nunca, el país necesita los dólares para comer, para traer medicinas y para cualquier otra cosa. No hay quien les preste. Según todos los pronósticos, el petróleo a cien dólares el barril también es cosa del pasado. El gobierno insiste en su modelo trasnochado que nos ha llevado a la ruina. Sin ánimo de rectificación la crisis se agravará cada día más. Así, irremediablemente, la popularidad del gobierno continuará de mal en peor. Quedarán para el recuerdo los tiempos en que llamaban una elección a cada rato, para legitimar su carácter pseudo-democrático dentro y fuera del país. Se acabó la época de las multitudinarias manifestaciones rojas rojitas. Desapareció el cacique, y con él los mítines caudillescos y la magia del Proyecto, que ya nadie ni se acuerda. ¿Quién grita ahora que ser rico es malo?, o, ¿con hambre y sin empleo con Maduro me resteo?, nadie se come el cuento de la guerra económica, ni ellos mismos. Todas las consignas pasaron al olvido. El 6D-2015 su impopularidad quedó de manifiesto ante los ojos de Venezuela y del mundo. Aunque traten de sabotear su acción por todos los medios, con la Asamblea Nacional perdieron un bastión institucional de primera línea, y la oposición ganó una plataforma desde donde alzar su voz nacional e internacionalmente. De forma progresiva, los apoyos externos también se le han ido haciendo sal y agua. Perdieron los amigotes de Brasil y Argentina. En Mercosur se les volteó la tortilla. En la OEA, Almagro no es Insulza y a duras penas cuentan con los países más pequeños que aún dependen de la ayuda procedente del petróleo venezolano. La justicia internacional también comienza su acción y afecta a importantes personeros del régimen o personajes muy vinculados a ellos. Muchos dentro del gobierno no quieren contaminarse con ese problemón. Aumentan las deserciones de antiguos afectos que ahora están pidiendo pista en el Imperio.
Internamente, el descontento popular es creciente, aumentan las protestas a lo largo y ancho del país, la voluntad de manifestar es creciente según todos los sondeos de opinión. La gente quiere cambio, entiende que mientras este gobierno se mantenga en el poder sus problemas serán cada día más graves, exigen revocatorio. No solo aumenta el número de personas que quiere un cambio, la arrechera de cada quien también aumenta ante los estragos de la crisis. Las fuerzas democráticas reunidas en torno a la MUD cierran filas y se mantienen unidas en torno a un propósito firme: cambiar al gobierno para comenzar a recuperar al país. El Referéndum Revocatorio se perfila como la salida constitucional, pacífica y democrática, que puede evitar un estallido de violencia, que nadie desea, pero que puede ocurrir si se cierran todas las válvulas por donde puede drenar la presión. Las elecciones de gobernadores es otro evento que hace temblar al régimen, no quieren medirse en ningún terreno. Inventan un diálogo para ganar tiempo pero no les da resultado, la oposición exige unos intermediarios creíbles y una agenda que ofrezca resultados concretos.
Pero, tampoco nos llamamos a engaño, el gobierno sigue allí, no está derrotado, todavía tiene herramientas para pelear y mantenerse en el poder a toda costa, a pesar de que en su empeño al país se lo lleven en los cachos. Utilizan a su antojo los poderes del Estado, desconocen la AN, utilizan la justicia y la cárcel para amedrentar, los grupos violentos para evitar la protesta, los medios de comunicación para amenazar. Siembran desaliento y desesperanza en la población, juegan a que en la desesperación la oposición cometa errores o abandone el juego. En medio de este ambiente las autoridades del CNE dificultan y atrasan el RR, al menos buscan postergarlo hasta el próximo año. Estiran la cuerda, pero todavía no se atreven a romperla, juegan al desgaste. La oposición busca los mecanismos de presión que tiene a su alcance. No se trata de una ingenuidad, ni que no tengan calibrado al adversario, su talante antidemocrático y su falta de escrúpulos. Para todos está claro. Los dirigentes no son ciegos ni tontos. Juegan con las herramientas que tienen a mano, la presión internacional hasta donde puede llegar, y la presión nacional hasta donde pueda llegar, sin trancar el juego que es lo que quiere el gobierno, la presión creciente. Es una estrategia inteligente, llevada a pulso, sin desesperación. El que el se desespera pierde, en la violencia ganan ellos, hasta ahora tienen el monopolio de la violencia, ¿hasta dónde estarán dispuestos a llegar quienes ejercen esa atribución de acuerdo con la Constitución y las leyes?. El 1S es un paso dentro de esa estrategia, no es la confrontación final, no es todo o nada. ¿Qué se logra? Que existe poder de convocatoria, que la gente está dispuesta a protestar y salir a la calle, Que todo el país está molesto. Que lo vean los medios internacionales. Una alta presión para que las Rectoras del CNE cumplan su papel. Un argumento más para que el Presidente y su comandita entienda que el país no los quiere, y que el RR es la salida constitucional, pacífica y democrática. La crisis se agravará aún más durante los próximos meses, la popularidad del gobierno continuará en caída libre, habrá nuevas deserciones, el rechazo internacional será cada vez mayor, habrá nuevos eventos de protesta, subirá la presión. Si la oposición no comete errores, si se mantiene unida, el RR y el cambio de gobierno serán inevitables. Nuestros verdaderos enemigos son el fatalismo, la desesperación y el desánimo. Si no caemos en la trampa el cambio será inevitable. No dejemos que los árboles nos tapen el bosque. Este país va a cambiar y va a cambiar pronto, no perdamos la perspectiva.
@martinezmottola

Leer más...

Chúo Torrealba pide al pueblo venezolano no caer en provocaciones del Gobierno

Jesús Chuo Torrealba, secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática   (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)


El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús “Chúo” Torrealba, hizo un llamado al pueblo venezolano a no caer en provocaciones, reseña Unión Radio.
“El régimen necesita violencia, no se la des. El régimen no tiene ideas, no tiene liderazgos, no tiene propuestas y sobre todo no tiene pueblo por eso están provocando”, dijo Torrealba
Calificó de absurdos los actos llevados a cabo por el ejecutivo nacional en los últimos días.
Esa es la razón por la cual emiten una orden de captura contra el alcalde Warner Jiménez y esa es la razón por la que se llevan a Ceballos durante la medianoche de su residencia, donde tenía casa por cárcel”, agregó el secretario ejecutivo de la MUD.
Torrealba ratificó su llamado para el próximo 1 de septiembre a la “Gran Toma de Caracas”.

Leer más...
HAY QUE SALIR A MARCHAR Y HAY QUE DIALOGAR

ARNALDO ESTÉ

EL NACIONAL


Tengo rutas más o menos fijas para ir y venir por Caracas. Hoy encontré una novedad en las colas de siempre: había tanta gente que tuvieron que tomar media calle. Se están formando una suerte de guarimbas inevitables. Colas que suben, otras que bajan, otras que se atraviesan y lo único común son las caras. Caras de mujeres con bebés medio tapados, señoras con sillas plegables, motorizados, ojos curiosos que revisan las bolsas para ver qué llevan.
Señor gobierno: ¿Qué va a hacer con esas colas? ¿Les va a aplicar el “Plan de la Patria”? Ese camino es bien peligroso. Imagínese que a uno de esos GN, nervioso e inseguro, se le vayan unos tiros. ¿Está eso en sus cálculos, señor gobierno? Esa gente en las colas no son escuálidos violentos, aun cuando es seguro que ya tienen las tripas en violencia.
Resulta difícil, lo confieso, entenderse con alguien de otro idioma o, algo peor, que no tiene idioma. Un idioma es un sistema de signos y significados. Requiere que los interlocutores, de alguna manera, se entiendan. Y si no es posible con las palabras, se recurre a las señas u otros movimientos. Pero si uno de ellos no se expresa, de todas maneras sus silencios resultan significativos.
En estos escritos, repetidamente, he llamado al diálogo, a la negociación, al entendimiento. Incluso me he referido a los amagos o fintas que usan los boxeadores para engañar al otro, y quiero pensar que esas amenazas son sólo amagos, que en el fondo quieren negociar aunque desde posiciones de fuerza. Pero también, y por eso lo de las colas, lo de la crisis general como tercer actor con personalidad propia que puede desencadenar cosas que nadie, en realidad, desea.
Hay que obligar al gobierno a entenderse, a buscar cualquier manera que no sea la violencia o sus amenazas. Los políticos en el gobierno, que sí los hay, saben que no basta con sobrevivir sino que les es necesario conservar fuerzas para reconstruirse.
Además de las marchas del 1º de septiembre, vendrán otros eventos de gran tensión: 20% de las voluntades que, por su número, resultará un plebiscito, el propio referendo, la elección de gobernadores, el reemplazo de las rectoras caducadas y, sobre todo, el continuo crecimiento de la crisis, el hambre y la mengua. Temas todos graves e inminentes para negociar, y si se va a negociar no es por pendejo sino porque se tiene la fuerza y convicción de que es lo mejor para todos.
arnaldoeste@gmail.com
@perroalzao
Leer más...

viernes, 26 de agosto de 2016

La caminata de indígenas para #TomaDeCaracas cambia de ruta tras bloqueo de la GNB y el Sebin


EFE

La Fuerza Armada de Venezuela impidió hoy el paso de la marcha de cientos de personas, la mayoría de ellos indígenas, que caminan desde el estado Amazonas hasta Caracas para participar en una movilización opositora el 1 de septiembre a favor de un referendo revocatorio presidencial.
“Las fuerzas de seguridad nos permitieron llegar solamente hasta el Puerto del Burro (…) no se cumplió la meta de pasar en la chalana  y cruzar hasta el estado Apure, sin embargo los caminantes estamos retomando otra vía que es por el estado Bolívar”, dijo a Efe la diputada de Amazonas, Mauligmer Baloa.
La parlamentaria recordó que los indígenas habían partido del suroriental estado Amazonas el miércoles pasado y se habían planteado seguir el curso del recorrido de unos 700 kilómetros que lo separan de Caracas por el estado Apure (suroccidente), lo que no pudo ser posible.
Baloa indicó que los militares paralizaron el transporte lacustre durante casi tres horas, medida que, afirmó, es una “mezquindad” y una actitud “egoísta” de la Fuerza Armada “que no permitió que funcionara con normalidad el transporte de la gabarra”.
Subrayó que la cantidad de manifestantes disminuyó de casi 2.000 hasta 600 aproximadamente “por las condiciones físicas de los ancianos, había muchos adultos mayores, y la juventud en principio es la que está retomando este camino por la vía del estado Bolívar (sur)”.
La opositora explicó que esta nueva ruta es más larga que la inicial pero aseguró que la completarán con caminatas diarias de seis horas y media, en promedio.
“Por eso salimos con tiempo, sabíamos que se nos podían presentar este tipo de altercados y los estamos superando (…) tenemos varios días todavía para el 1 de septiembre”, agregó Baloa.
La diputada dijo desconocer qué día llegarán a Caracas pero adelantó que sortearán cualquier “obstáculo” tomando vías alternas, o pequeños traslados en vehículo y pernoctando en las noches para descansar y comer.
Los marchantes partieron desde la ciudad amazonense de Puerto Ayacucho comandados por el gobernador de esa entidad, el opositor Liborio Guarulla, con el objetivo de llegar caminando hasta la capital venezolana para participar en una protesta opositora a favor del mecanismo para acortar el mandato de Maduro.
Según Guarulla, estos indígenas apoyan el revocatorio que impulsa la oposición reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pues consideran que están siendo víctimas “de discriminación política y por supuesto étnica”. EFE

Leer más...

Informe sobre el desempeño del poder judicial venezolano 2001-2015

ACCESO A LA JUSTICIA / OBSERVATORIO VENEZOLANO DE LA JUSTICIA

Durante los últimos años la cantidad de expedientes recibidos por el Tribunal Supremo de Justicia ha disminuido notablemente mientras que el total de “expedientes resueltos” es mayor que el de asuntos ingresados. Esta situación no se debe a una disminución de la congestión, es decir, a una mayor eficiencia, sino al uso artificioso de las estadísticas.
Luego de realizar una investigación sobre la gestión judicial en Venezuela (que arrojó como primer resultado una creciente opacidad en esa materia pues los datos son escasos y poco claros), Acceso a la Justicia decidió determinar la eficiencia del Poder Judicial a la luz de cifras oficiales y por ser el Tribunal Supremo de Justicia la cabeza de ese poder, se decidió empezar por él.
Para hacerlo, se partió de dos datos fundamentales: la cantidad de asuntos ingresados al máximo tribunal y la de expedientes decididos entre los años 2001 y 2015. Antes de empezar hay que subrayar que el informe anual del TSJ, que se publicó hasta 2011, no incluye tablas estadísticas que den cuenta de la actuación de sus salas, aunque en su página web sí es posible encontrar esa información.
En el período que va de 2001 a 2004 la cantidad de asuntos ingresados casi se duplica, tendencia que se empieza a revertir de manera abrupta entre 2005 y 2009 y un posterior estancamiento de 2010 a 2015, año que cerró por debajo del total de 2001.
Llama poderosamente la atención que el cambio de tendencia coincida con el año siguiente al de la aprobación de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia (2004), que aumentó el número de magistrados de 20 a 32 con el argumento de que favorecería la eficiencia del máximo tribunal y que en realidad pretendía coparlo, como de hecho ocurrió.
A pesar de que las causas del declive pueden ser muchas, algo queda claro: este comportamiento no muestra confianza en el sistema judicial, más bien al contrario. Particularmente si se tiene en cuenta que la conflictividad social en el país ha aumentado en estos años por lo que lo lógico sería que haya más casos ante el Tribunal Supremo de Justicia, siendo que además los hay a nivel de tribunales de instancia.
El problema es que, como muestran Antonio Canova y otros en su obra “El TSJ al servicio de la Revolución” a partir de 2005 la Sala Político Administrativa, la Sala Electoral y la Sala Constitucional han sentenciado casi siempre a favor del Estado. No debe sorprender entonces que exista renuencia a acudir al máximo tribunal.
En cuanto a los asuntos resueltos por el TSJ la tendencia es casi idéntica. Sin embargo las estadísticas muestran que se resolvieron más expedientes que los que entraron, lo que en principio parece lógico: el Tribunal aprovecharía la disminución en la cantidad de expedientes nuevos para aliviar el retardo procesal y la consecuente congestión de casos existente. Lamentablemente no ha sido así, sino que el TSJ no cuenta realmente “expedientes resueltos” sino todas las decisiones tomadas: sentencias de fondo, de trámite, de resolución, definitivas, y también no sentencias, sino autos.
Por ejemplo, en 2009 la Sala Político Administrativa declara que resolvió 2009 expedientes pero al ver el número de sentencias son 1863, a lo que agregan 122 autos para mejor proveer, 18 autos de vicepresidencia y 6 autos decidiendo inhibiciones para llegar al total global.
En otras palabras, consideran “expediente resuelto” a cada decisión aunque varias de ellas sean sobre un mismo asunto y un mismo expediente, ¡incluso si ese expediente sigue pendiente de sentencia! ¿Quién puede considerar eso, de manera sincera, un caso resuelto?
Al sumar a esto que en un solo expediente puede haber fácilmente más de una decisión (una admitiendo el asunto, otra sobre las pruebas promovidas y una tercera decidiendo el asunto), resulta evidente que aunque haya más decisiones que asuntos ingresados, en realidad el retraso procesal y la congestión no están disminuyendo, ya que la cantidad de expedientes concluidos es mucho menor que el total. Se recurre a la vieja táctica de inflar cifras para tratar de mostrar una eficiencia que no existe. Y si se profundiza aún más en el análisis de las cifras oficiales, la tendencia entre 2001 y 2004 era de un promedio de 10500 decisiones por año, mientras que entre 2005 y 2015 de 7.400. Es decir, aún “maquillando” cifras, queda clara la disminución de por lo menos en un 30% de la eficiencia del Tribunal Supremo de Justicia.
¿Y a ti venezolano cómo te afecta?
La situación descrita resulta grave para todos los venezolanos desde al menos dos puntos de vista. En primer lugar porque las estadísticas muestran que el problema del retardo en tomar decisiones por parte del Poder Judicial se traduce en que la justicia llegue tarde (cuando llega), y como hemos repetido anteriormente: la justicia tardía no es justicia.
En segundo lugar se agrega el hecho de que el máximo tribunal no informe de manera suficiente ni transparente sobre el resultado de su labor, sino que más bien juegue con los números para que por ejemplo el venezolano de a pie que no ha tenido que utilizar el sistema y que no sabe que no funciona bien, no sepa cuán ineficiente es en realidad.


Leer más...
¿Qué fue lo que aprobó el CNE sobre el Referendo Revocatorio y qué sigue?

EUGENIO MARTINEZ

PRODAVINCI

El 24 de agosto los cinco rectores del CNE acordaron aprobar la solicitud de recolección de las manifestaciones de voluntad de 20% de los electores y así proceder con la activación de un Referendo Revocatorio contra Nicolás Maduro.
La respuesta de Tibisay Lucena, Sandra Oblitas, Socorro Hernández, Tania D’Amelio y Luis Emilio Rondón se produjo 22 días después de que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) la introdujera el 2 de agosto. Como ha ocurrido en otras fases del proceso las rectoras electorales se tomaron todos los días previstos en las normas para analizar la documentación presentada por la oposición.
Al momento de aprobar la solicitud del 20% para la activación del revocatorio, el cuerpo directivo decidió remitir a la Junta Nacional Electoral (JNE) los lineamientos del proceso de recolección de firmas para que se elabore el cronograma de esta actividad.
¿Quiénes integran a la Junta Nacional Electoral?
¿Cuándo entregarán el cronograma de la recolección de firmas?
La Junta Nacional Electoral es presidida por Tibisay Lucena, además la integran Socorro Hernández y el rector suplente incorporado Carlos Quintero. Corresponderá a estos tres rectores definir la fecha de la recolección de firmas. Las rectoras electorales insisten en que debe realizarse durante la última semana del mes de octubre, tentativamente durante los días 25, 26 y 27.
Las fechas tentativas divulgadas por la presidenta del CNE sugieren que la JNE tiene hasta el 13 de septiembre para elaborar este cronograma que deberá ser discutido y aprobado por el resto de los rectores entre el 14 y 16 de septiembre. Si el CNE insiste en tomar los lapsos previstos en la norma como términos, entonces hasta mediados de septiembre no se anunciará la fecha definitiva de la recolección del 20%.
¿La recolección del 20% será por estados?
El Presidente de Venezuela se elige en circunscripción nacional y el Artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela no establece que la recolección de firmas deba realizarse de forma proporcional entre las 23 entidades del país. En el caso del Referendo Revocatorio al presidente Hugo Chávez celebrado en el año 2004, la recolección del 20% fue de ámbito nacional, mientras la recolección de firmas para los referendos regionales del año 2007 fueron realizadas en una única circunscripción, sin exigencia de proporcionalidad entre municipios o parroquias.
No obstante, las rectoras Tania D’Amelio y Socorro Hernández (principalmente) insisten en que la recolección de firmas debe ser proporcional entre las 23 entidades del país.
¿Socorro Hernández y Tania D’Amelio militaban en el PSUV antes de ser designadas rectoras?
Según el Artículo 296 de la Constitución Nacional y el Artículo 9 numeral 4 de la Ley Orgánica del Poder Electoral, entre las condiciones de elegibilidad de los aspirantes a ocupar el cargo de rectores electores destaca el de “no tener vinculación con organizaciones políticas”.
Tania D’Amelio renunció a su militancia en el Psuv el 2 de noviembre de 2009 según consta en la carta dirigida al entonces director de organización del partido Jorge Rodríguez. En el caso de Hernández renunció a su militancia el 4 de noviembre según consta en la carta dirigida al director de organización del partido. Esto significa que, al momento de ser elegidas por el Comité de Postulaciones Electorales de la AN como aspirantes al cargo de rectoras electorales, militaban en una organización política.  El recurso de nulidad contra la designación de Hernández y D’Amelio que fue presentado por algunas organizaciones ciudadanas ante el TSJ el 26 de noviembre de 2009 está en fase de sentencia desde el 9 de febrero de 2011. El periodo de siete años  que le corresponde a D’Amelio y Hernández en el CNE culmina en diciembre de este año.
¿El CNE admitió las peticiones de la MUD sobre el proceso de recolección del 20%?
Hasta la fecha el CNE sólo ha admitido que la recolección del 20% se realice durante tres días continuos como lo establece la norma de activación de revocatorio.
No obstante, aún deben definirse los centros de votación que serán habilitados para esta jornada. En relación con este punto existe consenso entre los rectores en que preferiblemente serán habilitados los centros de votación que tengan factibilidad para transmitir inalámbricamente los resultados de cada día del proceso de recolección de firmas.
Para la jornada de recolección de firmas la oposición exigió la habilitación de 40 mil equipos biométricos, pero hasta este momento la mayoría de los rectores opinan que deben habilitarse sólo 4 mil equipos biométricos. Para la selección de los centros de votación se considerarán las variables geográficas y de población electoral, como ocurrió en el caso del proceso de autenticación de huellas de 1% de los electores.
¿Cuáles otras decisiones deben tomarse antes de la recolección de firmas?
Además de la cantidad de centros de votación y captahuellas que serán desplegadas, aún deben definirse varios aspectos: cómo será el proceso de acreditación de testigos de la MUD y del PSUV en los puntos de recolección, las funciones que tendrá el Plan República en este operativo y si algunos de los miembros de mesa sorteados en abril de este año deberán prestar servicio durante la recolección de firmas.
¿En la recolección del 20% pueden participar
todos los electores inscritos en el Registro Electoral?
No. Para este proceso sólo podrán participar los ciudadanos inscritos en el Registro Electoral hasta el 30 de abril de 2016. Quienes se hayan inscrito después de esta fecha no podrán firmar. Tampoco serán tomados en cuenta los cambios de centro de votación realizados después del 30 de abril.
¿Cuántas firmas se necesitan para activar el revocatorio?
Tomando como base el corte del Registro Electoral al 30 de abril de 2016 activar el revocatorio necesita de 3.913.403 firmas válidas.
¿Los venezolanos en el exterior pueden firmar?
No. El CNE no prevé infraestructura para que los 111 mil ciudadanos inscritos en el exterior puedan firmar.
 ¿Cuántos días deben transcurrir entre la recolección de firmas y el Referendo Revocatorio al Presidente?
Realizada la recolección del 20% deben ejecutarse los siguientes procesos:
—Recepción de las actas/entrega de actas por parte del Plan República: hasta 5 días continuos
—Verificación y cuantificación de las firmas y huellas: hasta 15 días hábiles.
—Declaración de procedencia o improcedencia del revocatorio: hasta 2 días hábiles.
—Convocatoria del revocatorio: Hasta 3 días hábiles
—Organización del revocatorio: Hasta 90 días.
Algunos de estos procesos fueron elaborados según la tecnología electoral del año 2007. Por ejemplo, en 2007 el CNE necesitaba hasta 15 días hábiles para cuantificar las firmas y huellas. En este momento el CNE podría realizar esta actividad en cuestión de horas después de cada día de recolección y necesitaría hasta 4 días continuos para auditar una muestra representativa de las firmas y huellas.
La posibilidad de que el Referendo Revocatorio se realice antes del 10 de enero de 2017 está sujeta a que las rectoras electorales no tomen como términos legales los lapsos que están establecidos en la normativa del revocatorio.



Leer más...