sábado, 30 de julio de 2016

CUANDO EN PUEBLO SE EQUIVOCA

EDURNE IRIARTE

ABC

Pronto caerá el mito de la nueva política, con contribuciones importantes desde España de Podemos y de C’s. Pero hay un mito que ya ha caído en los últimos meses en toda la democracia occidental: el mito de la democracia directa y participativa, la idea de que una profundización de la democracia ha de hacerse con el aumento de los mecanismos de democracia directa, como los referéndums, y con la extensión de la democracia más participativa. Por aquello de que la democracia indirecta, la del gobierno de los representantes, está manipulada por las élites y el pueblo debe intervenir masivamente para salvarla.
Pero resulta que el pueblo ha intervenido a lo grande para tomar unas decisiones que no han gustado nada a los defensores de la democracia directa y participativa. El pueblo ha decidido sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea en contra de una buena parte de las élites políticas, económicas y culturales, y ese mismo pueblo también ha decidido elegir a Trump candidato a la presidencia de Estados Unidos, en abierta discrepancia con las propias élites del Partido Republicano. También el pueblo le ha dado más del 20 por ciento de los votos a un partido extremista y populista en España, pero bien es cierto que esto no les parece mal a muchos de los defensores de la democracia directa. Lo que les ha destrozado sus esquemas ideológicos es lo del Brexit y lo de Trump, cuando han descubierto, de repente y con dos grandes golpes al mismo tiempo, que el pueblo no sólo puede llevar al Gobierno a populistas de extrema izquierda, sino que puede cometer equivocaciones de signo contrario.
Y he aquí a todo el progresismo occidental defendiendo por primera vez que quizá la multiplicación de los referéndums no sea todo lo deseable que parecía. O criticando duramente a David Cameron por poner en manos del pueblo la decisión sobre una cuestión muy controvertida en Gran Bretaña desde hace décadas. Pero ¿no había que consultar al pueblo todo aquello que generara debate social? ¿No hizo Cameron lo que ha exigido una buena parte de las élites intelectuales y políticas desde hace mucho tiempo? También en el mundo universitario, en el que las teorías sobre la democracia participativa o radical cuentan con el apoyo entusiasta de la izquierda académica, mayoritaria en casi todas partes.
A partir de ahora, podrían hacer lo que han hecho, por ejemplo, con los movimientos sociales: considerar como tales tan sólo a los que les gustan ideológicamente y desechar a los que les desagradan; lo hicieron en España con el movimiento antiterrorista o lo hacen con el movimiento antiabortista. Pero me parece que lo del Brexit, lo de Trump, va a ser imposible de obviar.
Y tendrá también efectos en el debate sobre las primarias en los partidos políticos, sobre sus supuestas virtudes frente a la democracia indirecta de los delegados. Cuando ese sistema tan participativo como el estadounidense, en el que el pueblo le quita a la cúpula de los partidos la decisión sobre los candidatos a presidente, ha dado como resultado la elección de un candidato nefasto como Donald Trump. Y que hasta podría llegar a ser elegido presidente de los Estados Unidos, porque el pueblo puede equivocarse igualmente con los mecanismos habituales de la democracia indirecta y sin que las élites de los partidos puedan hacer nada para evitarlo.
El pueblo ha interiorizado ese lema tan políticamente correcto de que el pueblo siempre tiene razón, y, para demostrarlo, lo mismo han votado por el Brexit que por Donald Trump que por Podemos en España.

Leer más...
Colombia, lugar de refugio y de tránsito

Beatriz de Majo

A las dificultades que experimenta la dinámica fronteriza desde que el paso entre Colombia y Venezuela fue bloqueado y solo es abierto para fines que pueden considerarse “humanitarios”, se vienen a sumar otros problemas que comenzaron a hacerse evidentes durante las pocas horas en que se permitió el tránsito de personas la semana pasada.
Colombia ha detentado que numerosos venezolanos que han cruzado la línea con la idea de abastecerse de lo necesario, no han retornado a sus lugares de proveniencia. Es decir, han usado la momentánea facilidad ofrecida por los dos gobiernos para quedarse en Colombia como un sitio de refugio momentáneo o permanente.
El problema sería grave si solo fueran nacionales venezolanos quienes intentan exiliarse en suelo neogranadino. A los venezolanos se han estado sumando cubanos cuyo interés no es permanecer en Colombia sino usarlo como puente para llegar hasta los Estados Unidos. Hasta el presente la Policía del municipio y de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) del Norte de Santander han reportado la llegada de miles de nacionales de otros países que se enfilan hacia Panamá como primer destino para poder acceder a los Estados Unidos. Según La Opinión, de Cúcuta, el barrio Santa Bárbara el escenario en el que los hoteles se están llenando de gentes que esperan su traslado a sitios intermedios en Colombia, desde donde poder viajar a Panamá. Los cubanos suelen huir de las misiones sociales médicas implementadas por el Gobierno de Nicolás Maduro en convenio con el régimen cubano. Estos viven en Venezuela en precarias condiciones, muy pobremente remunerados para limitar su movilidad, en una suerte de prisión orquestada desde La Habana de la que no pueden escapar so pena de sanciones a sus familiares que han permanecido en Cuba. Sin embargo son numerosos los que se deciden a desertar a pesar de las amenazas. El departamento de Migración Colombia asegura que hasta la mitad de este año habían ingresado a Colombia unos 8.000 migrantes irregulares provenientes de Cuba, Haití, África y Asia, la mayoría por el sur del país –es decir, desde Venezuela– y en tránsito hacia Centroamérica, con destino final en Estados Unidos.
Pero hay más. La oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los refugiados ya había advertido a través de su representante en Bogotá que se produciría “una llegada silenciosa” y masiva de venezolanos a Colombia. Según Acnur, estos irían en búsqueda de seguridad y atención médica ante la crisis que atraviesa su país para luego conseguir un empleo estable y permanente. El éxodo comenzará a hacerse crítico en la medida en que venezolanos de regiones más apartadas a la frontera hagan uso de las facilidades que se están ofreciendo los fines de semana que consiste en permitir en el país vecino el aprovisionamiento de bienes y de medicinas en las ciudadanas colombianas aledañas.
Si tiramos el mingo lejos, lo que vamos a ver en los meses a venir es un éxodo de compatriotas no solo hacia Colombia, donde las posibilidades de conseguir empleos son casi inexistentes, sino también como un lugar de paso hacia otros países centroamericanos y hacia la meca norteamericana. Hasta el presente, el arcoíris norteamericano no era una meta factible de emigración sino para la clase media venezolana capaz de conseguir una visa y pagarse un ticket aéreo hasta Miami. La porosidad de la frontera con Colombia desde Venezuela engrosará las filas de nuestros compatriotas de otros estratos socioeconómicos, quienes desesperadamente buscan una alternativa a las penurias que viven en su propio país. No es sino cuestión de tiempo.
 

Leer más...
MADURO: PALOS DE CIEGO


FAUSTO MASÓ

Maduro pretende presentarse como el que intenta salvar Pdvsa, una empresa creada por la democracia, otra demostración de la grandeza de los gobiernos democráticos. No engaña a nadie.
En esta columna, y en nuestro programa de radio, repetimos, hasta el cansancio, que la mejor época de la historia nacional ha sido la de los presidentes adecos y copeyanos, cosa que todavía muchos rechazan, no reconocen que la izquierda y los militares han sido la ruina al país. La obra de la democracia, y del gobierno de López Contreras, ha sido destruida por una retórica de unos irresponsables incapaces de administrar un simple abasto. Desplazaron a gente que sabía lo que estaba haciendo, pusieron ellos manos a la obra y no dejaron nada en pie.
“El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Eudis Girot, aseguró que Pdvsa produce apenas 2,4 millones de barriles de petróleo por día, un millón de barriles menos que antes de 2008”. “Están acorralados por sus decisiones erróneas y por eso quieren devolver las contratistas que fueron expropiadas”, manifestó la diputada de la Asamblea Nacional (AN), Desiree Barboza, coordinadora regional de Voluntad Popular, aseguró que las contratistas expropiadas por orden de Hugo Chávez en el 2009 no funcionan desde el momento en que fueron nacionalizadas. Indicó que los muelles de las contratistas son un cementerio de lanchas, gabarras y barcazas hundidas. “En el 2009 no les importó dejar a más de 20 mil trabajadores desempleados y sin dinero para mantener a sus familias. No tienen idea del daño que le causaron a estas personas y las pérdidas económicas que generaron en los municipios Lagunillas, Simón Bolívar, Cabimas, Valmore Rodríguez. Ahora, pretenden llegar con unas supuestas estrategias para recuperar la confianza de los contratistas, pero nadie confía en este Gobierno”.
Hay un propósito de enmienda, pero a Maduro le resulta imposible reconocer que el padre de la revolución es el culpable de la destrucción. Maduro solo ha completado su obra, y ahora cuando mira a su alrededor comprende el desastre. Pero, ¿qué puede hacer? ¿Reconocer que el peor gobierno democrático fue mejor que el chavismo? Nunca lo hará y además un discurso ponzoñoso le impide ver la verdad, aceptar que las ideas de izquierda nos arruinaron
Leemos en EFE “El desabastecimiento en Venezuela ha provocado un aumento de la malnutrición infantil, un problema que siempre ha enfrentado el país caribeño pero que ahora se ha agravado por la falta de fórmulas lácteas y alimentos con proteínas”. Ahora alimentan los niños con “biberones de agua de maicena, chicha, sopas de ahuyama”.
Los hijos de la democracia crecieron sanos y fuertes, bien alimentados en una palabra. Algunos de ellos, por desgracia, creyeron las falacias de la izquierda y destruyeron al país. Hoy los hijos de la revolución representan una generación similar a las del siglo XIX.
Es demasiado pedirle a Nicolás Maduro que reconozca esa verdad, le es imposible. Pero si no lo hace no podrá reconstruir al país. Maduro sabe, siente, ve, que las cosas están mal, pero no se atreve a reconocer que Hugo Chávez es el responsable de este desastre. Por eso no vamos a ninguna parte.
El país está en un despeñadero, del cual saldrá tarde y temprano cuando reconozca el mal que le ha hecho a Venezuela esta supuesta revolución. Eso ocurrirá, paciencia.
Maduro firma de acuerdos de cooperación entre las empresas Petróleos de Venezuela y la empresa rusa Rosneft. Servirá de poco. Nadie apuesta a que permanecerá mucho tiempo en el poder, pero como siempre a veces la gente se equivoca porque no hay a mano quién lo reemplace. ¿Habrá que esperar al fin del período?, mientras, como dijimos, Maduro da palos de ciego y el país no marcha hacia ninguna parte.

Leer más...

viernes, 29 de julio de 2016

Petróleo venezolano sigue en picada y cierra la semana en 35 dólares

EFE


El precio del barril de petróleo venezolano perdió 2,6 dólares y cerró la semana en 35 dólares, frente a los 37,60 dólares de la semana pasada, informó hoy el Ministerio de Petróleo y Minería del país caribeño.
“Los precios petroleros durante la semana siguieron presionados por la preocupación en torno a los amplios suministros globales y las expectativas de una desaceleración del crecimiento económico mundial”, dice el informe semanal de la cartera petrolera.
Con el registro de esta semana, el precio de venta promedio del petróleo venezolano en lo que va de año se sitúa en 32 dólares, muy por debajo de los 44,65 del año pasado y de los 88,42 dólares de 2014.
De igual forma, la cartera informó del comportamiento de los precios de otros crudos, entre ellos el Brent, que también bajó al pasar de 46,92 a 44,29 dólares.
El precio del crudo Intermedio de Texas (WTI) también sufrió una caída al pasar de 45,27 a 42,66 dólares.
La cesta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), cartel del que Venezuela es miembro fundador, pasó de 42,98 a 40,79 dólares el barril.
La cesta venezolana experimentó una curva de descenso que comenzó el 12 de septiembre de 2014, cuando se cotizaba a 90,19 dólares el barril.
Venezuela, uno de los principales países exportadores de crudo, produce alrededor de tres millones de barriles de petróleo diarios y exporta unos 2,5 millones, en su mayor parte a Estados Unidos y China.
Leer más...
COLOMBIA: LAS BRUMAS DE LA SELVA



               JEAN MANINAT

El País (España) en su versión electrónica del 24 de julio, 2016, muestra un conmovedor video sobre la manera como viven los integrantes del  Frente 48 de la FARC, en la región de Putumayo, el cese al fuego producto de las conversaciones de paz que se llevan a cabo en La Habana entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla más antigua del continente, según reza la Denominación de Origen Controlada (DOC) otorgada al grupo armado por tantos medios de comunicación. El trabajo está compuesto de testimoniales, breves relatos frente a la cámara de quienes se incorporaron a la lucha armada y han pasado, en promedio, la mitad de sus vidas alimentando una quimera justiciera enterrada entre selvas y montañas.
Hablan, sobre todo, del futuro próximo que avizoran, de las expectativas que crea todo cambio de oficio -porque al final se convirtió en eso: un oficio-; de la necesidad de realizar una labor “pedagógica” para que las bases asuman las decisiones, confíen en el buen juicio de los “camaradas, es decir, los altos mandos que las representan en Cuba. En su mayoría parecen combatientes de a pie, (bueno… se supone que todos los guerrilleros marchan a pie), más bien tropa revolucionaria, carne de helicóptero artillado. Hay en algunos un cierto aire naïf, desprovisto de fervor revolucionario, como si relataran un extravío en las montañas del cual regresan con una ametralladora entre las manos para su sorpresa.
Un orientador designado, con léxico de cuadro político, explica las razones de buscar un nuevo camino: dejar atrás el dogmatismo y el sectarismo -añejos términos, del más añejo de los izquierdismos- e incorporarse a las nuevas formas de lucha para conquistar la justicia social. No deja de tener tardía razón. Pero, la mayoría de los testimonios proceden de la tropa, de campesinos humildes, soldados de la gleba revolucionaria, gente que cambió una miseria por otra. Por ningún lado asoman Marx, Lenin, el Che, menos aún los conceptos de la embaucadora Marta Harnecker. Parecen gente de la tierra a la que finalmente la guerrilla le hubiera entregado un rifle Kalashnikov para labrar los campos a balazos. (Y de paso, custodiar el tránsito del narcotráfico hacia las autopistas del mundo).
Lo que rezume con humedad tropical, lo que golpea con fuerza, es el relato en primera persona de tantas vidas perdidas, de tantos ciudadanos a quienes les fue vedado el acceso a los claroscuros de la vida contemporánea. Los celulares, las computadoras, el Internet, la televisión, el agua potable y la sanidad, les fueron negados, durante años, por los “camaradas” quienes sí tenían acceso -así fuese circunstancial- en los santuarios ubicados en las fronteras porosas de países vecinos y permisivos como Venezuela y Ecuador. Una gran mayoría de los combatientes nunca había hecho una llamada desde un celular, enviado un SMS, o visto un partido de fútbol cuando le diera la gana. Moviéndose en la selva intermitentemente con sus secuestrados a rastras, no había tiempo para tales excesos.
Roberto Pombo, Director del diario El Tiempo, de Colombia, en sus memorias conversadas con el escritor colombiano  Juan Esteban Constaín, El tiempo por cárcel (Debate), relata una anécdota reveladora. Con motivo de las conversaciones de paz viajó a La Habana para entrevistarse con los negociadores de la FARC. Los invita a reunirse en una sala del hotel Meliá Cohiba y mientras ascienden hacia el piso donde está ubicada, el comentario de uno de los representantes de la FARC le devela que probablemente éste nunca había utilizado un ascensor. En pleno siglo XXI.
Integrar a quienes fueron desplazados -de las posibilidades desconocidas de sus vidas, o de sus terruños vitales- será una tarea ardua para la paz, probablemente la más importante. Quienes se empeñan en torpedear el proceso de paz en Colombia, por nobles o mezquinas que sean sus razones, sólo contribuyen a perpetuar una barbarie que nunca debió haber existido. Pero existió, y víctimas y victimarios están obligados a pasar la página por más dolorosos que sean los recuerdos y dejar que la paz recupere la convivencia.
De lo contrario, las brumas de la selva seguirán empañando la democracia colombiana.

@jeanmaninat

Leer más...
OTRO DECRETO FASCISTA

HECTOR SILVA MICHELENA

EL NACIONAL

Desde que Maduro asumió el poder, y particularmente desde que la oposición ganó el control abrumador de la Asamblea Nacional, el Ejecutivo, por medio de sus tentáculos militares, partidistas, políticos y colectivos paramilitares, se ha empeñado no sólo en disolver la AN que, junto con el presidente, son las únicas instituciones electas por la soberanía popular mediante el sufragio universal. Su propósito es establecer un gobierno que vaya modelando un Estado fascista, de régimen militar autoritario. Los instrumentos legales usados son el Decreto de Emergencia Económica y Estado de Excepción, y el decreto que creó la Gran Misión de Abastecimiento Soberano. El órgano superior del comando de esta misión tiene como jefe, al general en jefe Vladimir Padrino López, un jefe militar al cuadrado, pues.
Un paso de ganso hacia la formación del Estado fascista lo constituye la resolución número 9855 del 22 de julio pasado emitida por el Ministerio Proceso Social y de Trabajo (¡Ufff!). Sus resoluciones más importantes, que resumo, son las siguientes:
La primera,“establece un régimen especial transitorio  de   carácter obligatorio   y  estratégico  para  todas  las  entidades de  trabajo del  país públicas, privadas, de  propiedad  social y mixtas, que  contribuya con  el reimpulso   productivo   del  sector     agroalimentario”, Esto se fundamenta en “los principios de seguridad y defensa integral de la Nación” en ofensiva   a   la  guerra económica,  con  el  objeto   de  aumentar  y  fortalecer la  producción  en aquellas  entidades de trabajo  de  Interés  social relacionadas  con   el sector  agroalimentario”. ¿Enviar trabajo a una economía social minúscula e inoperante?
Sépase que el Ministerio para las Comunas y los Movimientos Sociales, mediante oficio de fecha 10 de junio de 2016, “solicitó  ante este Ministerio autorizar a presentación de un grupo de trabajadores y trabajadoras a ser incorporados a diversas plantas de maíz, las cuales se inscriben en un proceso de recuperación de empresas del Estado, todo en el marco del Decreto Nº. 2.323, mediante el cual se declara el Estado de Excepción y de la Emergencia Económico”.
Según la segunda, “las entidades de trabajo del sector público y privado están obligadas, a cumplir con el estricto imperio del presente acto administrativo, a tal efecto deberán proporcionar los trabajadores requeridos y las trabajadoras requeridas, a objeto de aumentar la productividad de la entidad de trabajo requirente o solicitante”.
Dice además: “Las compañías privadas en Venezuela estarán obligadas a ceder sus trabajadores para reforzar los planes del gobierno en el sector agrícola, según una resolución adoptada en el marco de la emergencia económica vigente en el país”. Con ese fin, la cartera estableció un régimen especial para "todas las entidades de trabajo del país, públicas, privadas, de propiedad social y mixtas".
La resolución, de carácter transitorio (¿?), no detalla los mecanismos para la cesión de los empleados; los períodos durante los cuales podrán ser reasignado son de 30 días, prorrogables por otros 30. Apunta que quienes sean elegidos deben tener "condiciones físicas adecuadas" y "conocimientos teóricos y técnicos" en áreas productivas.
Los empleadores privados, en tanto, no tendrán que asumir el pago de sueldos, deberá hacerlo la entidad requirente, que no es otra que el Estado, pero sí las obligaciones vinculadas con el sistema de seguridad social. Los acuerdos salariales originales se respetarán, añade el texto.
Es un hecho público y notorio que el país soporta una escasez de 80% de alimentos y medicinas, que ha terminado por minar la popularidad de Maduro, cuyo régimen está obstruyendo los derechos constitucionales de los venezolanos a revocar su mandato, pasada la mitad de su período presidencial.
Maduro, tozudamente, atribuye la crisis a una "guerra económica" de la derecha para derrocarlo. Pero, las elecciones del 6 de diciembre hicieron añicos tal tesis: los venezolanos no la creyeron, y emitieron un severo voto castigo a sus políticas públicas. El alto mando militar, el TSJ y ahora el CNE, controlados por el Ejecutivo y sus tentáculos tratan de bloquear el revocatorio, como lo han hecho con las actuaciones de la AN.
Destacamos que según una encuesta de la firma Venebarómetro realizada en junio, el principal problema para los venezolanos es el desabastecimiento, con 75,5% de menciones, seguido de la inseguridad personal (70,7%) y el alto costo de vida (44,4%). Impotente para generar políticas adecuadas, Maduro apeló al principio de ultima ratio, un plan contra la escasez dirigido por militares, en cumplimiento del cual los hombres de armas fiscalizan empresas de alimentos y fármacos, y además controlan los puertos.
Se trata pues, de un Estado altamente centralizado y controlado por el Ejecutivo donde los actores económicos y sociales son agrupados bajo la égida militar para cumplir los mandatos del jefe supremo. Recordemos que el General Padrino López dijo cuando se creó el Decreto de Abastecimiento: “no me gusta la intervención militar en asuntos que no son de su naturaleza; pero esto es un asunto de seguridad y defensa de la Patria, y por eso la fuerza militar ha sido involucrada. Se han roto todas las reglas, unas inducidas (¿guerra económica?) otras por propias deficiencias, otras por falta de gobernanza. Son mecanismos para ir por encima de las instancias no convencionales; se han roto todas las reglas, pero hay que alinearlas. Una de las maneras de alinear los factores que influyen en la producción es tener un mando centralizado. Estamos hartos de tantos diagnósticos (¿?). Hay falta de articulación entre los entes intervinientes, es un asunto de disciplina, no es un asunto de militarizar”. ¿De dónde sacó el general este galimatías?  El general  dijo que han agregado tres palabras claves: acompañar, asistir y verificar. El general ignora una verdad de Perogrullo: “Sin un cambio político es imposible un ajuste exitoso”, dicha por el economista Omar Zambrano, el 25 julio 2016, en Prodavinci.
Pregunto ¿cómo se acompaña, se asiste o ayuda, y se verifica sin intervención? A un mes de que la FANB asumiera las operaciones de las cadenas productivas la situación ha empeorado, como es visible en los fatigados peregrinos que buscan  comida y medicinas. Esta es una reiteración crónica. Y esto ocurre luego de un mes de “acompañamiento, asistencia y verificación”.
Los venezolanos no queremos un Estado de súbditos ni un pueblo de mendicantes. Esas marionetas del CNE, no podrán con el empuje de un pueblo arrecho. Será revocado.

Leer más...
EL MANDAMÁS

FERNANDO MARTINEZ  MÓTTOLA

EL NACIONAL

Las horas pasan y el tiempo se estira como si fuera de goma. Las soluciones tardan en llegar y aunque allí está la puerta de salida, a la vista de todos, todavía no se ve claro cómo saldremos del atolladero donde nos hallamos metidos, la sociedad entera sin excepción. Por lo general la paciencia es una buena consejera. Pero cada día que transcurre es una tragedia, una carga muy pesada sobre los hombros de la gran mayoría de los venezolanos. Para muchos la desesperación proviene del hambre o de las enfermedades desatendidas. Si esperas demasiado quizás no vivas para contarlo; la delincuencia también te puede llevar en los cachos.
Que levante la mano quien piense que este gobierno puede sacarnos del brete donde él mismo nos metió. Ahora con la novedosísima  idea de un superministro. Porque descubrieron, de buenas a primeras, que el problema se arregla con disciplina y eficiencia. Mano dura, pues. Pero la embarcación continúa por el mismo rumbo, inalterable, hacia el abismo. El problema se reduce, una vez más, a perseguir a los saboteadores, a pedir cuenta a los subalternos y a dar órdenes, ahora sí, como es debido. La culpa sigue siendo de la guerra económica. Y uno se pregunta: ¿y es que antes no se intentaba hacer lo mismo? Si antes no, ¿por qué ahora sí funcionaría? ¿Lo hacían mal y ahora lo harán bien? ¿Eso era todo lo que faltaba? ¿A eso tan simple se reducía el problema?... ¿Será cierto que, de verdad, pueden creerlo así? ¿Y es que no son capaces de darse cuenta de que de seguir por el mismo camino llegarán al mismo sitio, o peor? Falta de alimentos y medicinas, destrucción del aparato productivo, inflación, desempleo, fuga de talento, división de las familias. Se trata de una catástrofe a ojos vistas. Pero ni se van ni cambian el rumbo. ¿Hasta dónde puede llegar la ceguera ideológica, el apego al poder, el temor a la justicia? “Así, así, así es que se gobierna” ya nadie lo puede decir en su sano juicio. “Con hambre y sin empleo, con Maduro me resteo”: pura paja. Estas consignas solo funcionan en tiempos de abundancia y con la barriga llena.
La crisis económica y social es de proporciones colosales. Y, por supuesto, la dificultad de la solución es acorde con la magnitud del problema. El aparato productivo nacional está por el suelo, hacen falta muchos dólares para importar lo que antes se producía en el país, la deuda alcanza niveles inauditos. Nadie va a invertir en estas condiciones si no hay un cambio claro en las reglas de juego; nadie va a prestar dinero tampoco. Se requiere un programa de emergencia para atender las necesidades de los sectores más afectados de la población, a la par de un plan de estabilización para superar el caos y enrumbar al país en forma definitiva. Aun haciéndolo como Dios manda, el camino estará lleno de dificultades. Se requieren ingentes recursos financieros para cruzar el río: conocimiento, estrategia clara, planes definidos, voluntad política, construir consensos, generar confianza, talento profesional, compromiso, respaldo popular, apoyo internacional. No son conchas de ajo.
Si no ocurre una salida política que permita un cambio de rumbo, seguiremos cuesta abajo en la rodada, se agudizarán las calamidades, la tragedia será cada día mayor y más difícil la recuperación. Los días pasan  y el poder electoral se toma su tiempo para revisar las firmas e impone trámites y condiciones que demoran el proceso. ¿Y adónde llegaremos si esa puerta llega a cerrarse definitivamente? ¿Iremos a unas elecciones regionales como si tal cosa, con una Asamblea Nacional desconocida por el resto de los poderes, en medio de un diálogo que ni pa’ atrás ni pa’lante? ¿Se sometería la sociedad venezolana como un manso corderito a vivir en la miseria?
La puerta de salida está a la vista de todos en el referéndum revocatorio, las elecciones de gobernadores, la liberación de los presos políticos y la plena restitución de la libertad de expresión, la independencia de poderes,  la convivencia de las distintas fuerzas políticas en medio de la diversidad, bajo un Estado de Derecho donde se garantice la justicia para todos. Es decir, ni más ni menos que un país en democracia. Solo así se podrá comenzar a construir un país donde lo importante sea el trabajo productivo y no la riqueza fácil; un país donde sea reconocido el talento y el conocimiento por encima de la viveza criolla; un país donde prevalezca la propiedad privada y se estimule la libre empresa; un país con igualdad de oportunidades para todos e igualdad ante la justicia; un país  donde funcionen las instituciones de acuerdo con los principios y valores de la democracia. Mientras sigamos creyendo que la solución se reduce a un mandamás nos seguiremos hundiendo en el mismo pantano.    

Leer más...