miércoles, 23 de noviembre de 2016

EL DIÁLOGO DEBE CONVERTIRSE EN NEGOCIACIÓN

VENEZUELA ANALITICA

Muchas personas están hoy en Venezuela confundidos, desesperanzados y molestos porque no han entendido el sentido del diálogo y consideran que significó un enfriamiento de la calle que, para muchos, era el camino para forzar la salida de Maduro.
El error en que se ha incurrido ha sido el creer que el conflicto político y su solución depende del enfrentamiento entre poderes iguales, y la verdad es que se trata de una lucha asimétrica, porque el gobierno sigue teniendo más poder que la oposición ya que controla la mayoría de las instituciones, tiene el monopolio de la fuerza y un dominio casi hegemónico de los medios de comunicación social y, lo que no es despreciable, un respaldo de cerca del 20% de la población.
El diálogo, que debe convertirse en negociación, es el camino usual para enfrentar a regímenes dictatoriales, porque las dictaduras solo se sientan a negociar cuando tienen el agua al cuello, y mucho más cuando en ese proceso se incluye una intervención de terceros.
Es importante que la gente entienda que la negociación no se mide por los resultados parciales, sino por los definitivos, y sobre todo, no se deben sembrar expectativas irreales antes de tiempo, ya que toda negociación es un proceso sistémico que normalmente tiene altos y bajos, pero que inexorablemente avanza cuando las circunstancias así lo imponen.
No hay que seguir planteando situaciones catastróficas y tener fe en que estamos avanzando, sin prisa pero sin pausa,  hacia la construcción de una solución política, económica y social que, como bien dijo el padre Ugalde, será la que pueda asumir un gobierno de salvación nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada