lunes, 16 de noviembre de 2015

Argentina: Debate Elecciones: Scioli – Un mar de palabras en un oasis de ideas
 
argentina-debate-macri-scioli
 
Gabriela Pousa
 
Perspectivas Políticas
 
Qué desencuentro le ha jugado el destino a Daniel Scioli. Llegó al debate presidencial ansioso de repuntar una intención de voto que no lo beneficia, y salió desencontrado del electorado y de sí mismo. Lo que sería su “salvación”, a juzgar por su propio equipo, se transformó en un salvavidas de plomo. Un mar de palabras en un oasis de ideas, y la imposibilidad de prometer aquello que demostró no saber, no poder o no querer hacer. Difícil convencer de que harás lo que no has hecho cuando se han pasado doce años en el poder. 
Desde el momento del primer planteo de Mauricio Macri, Scioli quedó noqueado, pretender no tener nada que ver con el gobierno saliente además de imposible, es un  descaro. “Daniel, sos la continuidad. Vos elegiste estar con Zannini, con Aníbal Fernández, con Milagros Sala, con Máximo… Nosotros somos el cambio”, fue lapidario el representante de Cambiemos con solo apelar a una verdad que cualquier ciudadano puede comprobar.  A los analistas, el debate nos dejó sin la posibilidad de un desafío intelectual: básico, llano, previsible y con un “ganador” claro.
El candidato oficialista intentó ser opositor sin decir a qué ni a quién, en consecuencia quedó opuesto a la coherencia y el sentido común de la gente. Doble falta al no respetar los tiempos, atolondrado como repitiendo un libreto. Un émulo del personaje creado por Jery Kosinski en su obra “Desde el Jardín“.
La conducta del candidato oficialista permite argumentar también, la tesis de que el debate sólo serviría y sirvió para que se refuerce el voto de quienes ya estaban decididos. El 86% adujo que la presentación no haría cambiar su votación. En ese sentido, puede inferirse que el intercambio entre ambos no ha sido una herramienta en exceso útil para la elección. Si bien es un acto que suma a la democracia – es políticamente correcto para definirlo de alguna manera-, después de una campaña en exceso larga donde cada uno mostró a las claras quién es, qué pretende y hacia a dónde va, el debate se tornó insustancial. 
Se escuchó aquello que, en lo cotidiano, se escucha en spots, entrevistas, o se lee en revistas y diarios. Nada se ha sumado: lo que estaba bajo el sol sigue estando y lo que no, no. La “sorpresa” con la que especulaban los seguidores de FPV faltó. Todo demasiado pautado, muchas reglas en un país donde paradójicamente, hay ausencia de estas.
Si acaso Scioli quizo demostrar que es “más Scioli que nunca“, se equivocó. Tarde para despegarse del kirchnerismo que lo acunó primero, y lo vapuleó luego. Tarde para el perdón. Scioli la erró porque el espectador embebido de política ya sabía de antemano quién es quién. Y aquellos cuyo desinterés los hace estar ajenos o perdidos en el tema, quedaron sin poder responder la pregunta que justamente, el debate debería responder: ¿Cuál es mi candidato?  
Indecisos, que no son tantos como pretenden hacer creer las encuestadoras para cubrirse después, deberán acudir tan solo a su conciencia… Un detalle o no tanto, ha sido el nivel de audiencia alcanzado: para los argentinos el show es siempre bienvenido, aunque el fenómeno se explica también si se tiene el cuenta el nivel de participación ciudadana en los últimos comicios.
Asimismo, es justo resaltar que los candidatos cuando lideran las encuestas se niegan a participar en debates, lo hizo Scioli el 4 de octubre pasado cuando se debatió por la primera vuelta y se suponía que lideraba el electorado. Tras esa ausencia su imagen negativa pasó del 22 al 49%. El hombre de teflón se volvió vulnerable. Sin embargo, y considerando la ventaja que tiene Mauricio Macri (entre 6 y 10 puntos) en todos los sondeos de opinión, dio la cara, no dudó.
Lo cierto es que lo que llamaban un “encuentro crucial” no fue tal. Dejó por un lado, una definición conocida: el titular de Cambiemos, sin máscara ni prolegómenos, sin una oratoria complicada proponiendo el cambio, quizás no de políticas sino de algo aún más trascendente y necesario, el cambio de sistema, de modus operandi, de la concepción de poder y mando. 
Por otro, un gobernador abatido, desesperado por disimular el extravío, zigzagueante, aturdido entre ser y parecer sin afianzar en definitiva, ninguna de estas opciones. Scioli puede ser tan kirchnerista como menemista o tan peronista como ambos “ismos” lo son, lo han sido.
En síntesis, una hora que sirvió para confirmar quién es “más de lo mismo” y quién es distinto. Es verdad que simultáneamente, dejó al descubierto de que lado está el capital necesario para encarar una transformación de base del Estado, y quién pretende llegar para satisfacer una ambición personal encarada bajo la premisa de que el fin justifica los medios, aunque los medios precisamente, se ocuparon de demostrar la naturaleza de los fines y también del candidato.
Para el bonaerense fue como acudir a un laboratorio para hacerse una radiografía, y que ésta ofreciera luego con claridad supina, la imagen de un nudo gordiano entre sus deseos, las presiones y las consecuentes imposibilidades de cambio. El gobernador de Buenos Aires, Scioli, llegó desnudo y se fue desnudo, no encontró un traje a su medida ni mucho menos a la medida de un electorado que – si de independientes se trata -, está expectante de algo concreto, definitorio y claro. 
La agresión de la que se valió en todo momento es paradójicamente, uno de los elementos que mayor rechazo causa en la sociedad, y que terminó de sepultarlo en su provincia donde, días atrás, se plasmó la disyuntiva: Aníbal Fernández – María Eugenia Vidal. Scioli se olvidó o pretendió olvidar que la gente optó por la tranquilidad y la dignidad más allá de la garantía de gestión que pudiera realizar.
Al gobernador le faltaron “s”, a Macri le sobraron otras tantas pero respondió sin titubeo, seguro de sí, quizás tibio en algún momento. Diferencias insondables a la hora del análisis.
A la interpelación directa, el candidato del gobierno respondía en tercera persona como si desconociera a su contrincante. Solo al final, cansado ya, usó el tuteo para volver luego a hablarle a la nada, perdida la mirada. Ofuscado desde el vamos olvidó la popular sentencia “el que se enoja pierde“. Empezó y terminó con el pie izquierdo- Uno le hablo al “compañero trabajador” del peronismo, el otro a la totalidad del pueblo argentino…
Scioli no fue Scioli. Scioli fue Cristina y ahí estuvo el mayor error, ahí estuvo su peor pesadilla. Después de años de someterse a todo tipo de bajeza con tal de vestir la banda presidencial, el ex motonauta hizo lo mismo: rebajó a su rival. Craso error, la gente demanda mesura y conciliación aún desde la desmesura y el enfrentamiento. De ese modo, el debate favoreció a consolidar aquello que la sociedad expresó con el voto en la última elección: el deseo de cambio y la certeza que este pasa por otro lado. 
El riesgo que Scioi intentó posar en su adversario se vio dentro de su propio yo. El encuentro si se quiere, puso también en evidencia que aquello a lo que debe temerse es a repetir el oprobio de la perversión. Y perverso es querer disfrazar al otro de lo que no es. Perverso es no tener razón y querer tenerla a costa de la necedad y la mentira, del descrédito y la actuación. 
Se vio un hombre desbordado y lo que es peor, se lo vio encadenado a un andamiaje del pasado, vencido y ciego de sí mismo. Daniel Scioli no pudo ser, apenas pareció la encarnación de la Presidente a quien en vano trató de dejar de lado. Una versión masculina de la soberbia y la ambición de Cristina. No se explica, máxime cuando la gente ya se había expedido a favor de un cambio radical en el trato, amén de en la política.
El que sería un momento histórico y crucial en la vida institucional de la Argentina quedó reducido a un duelo donde solo uno venia armado. ¿El otro? El otro, sin cisne negro en el escenario, será el futuro jefe de Estado. 
A lo lejos, la sombra del hombre de fe, de esperanza y de trabajo se fue tarareando bajito la última del estrofa del viejo tango: “Por eso en tu mortal fracaso de vivir, ni el tiro del final te va a salir”.
 
Gabriela Pousa:    Analista Política. Master en Ec.y Cs.Políticas. Lic en Periodismo. Columnista Radio Colonia con Llamas de Madariaga y El Mundo. Directora de Perspectivas Políticas   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada