miércoles, 18 de noviembre de 2015

EUROPA: LIDERAZGO POLITICO EN RUINAS

Resultado de imagen para anibal romero
              ANIBAL ROMERO
 
En medio de tantas y tan intensas emociones, del dolor, la indignación, la tristeza, la genuina y quizás en ciertos casos fingida solidaridad, la convulsión y la incertidumbre generadas por los atentados en París, no pocos parecieran haber olvidado que solo unas semanas antes de los ataques la señora Merkel, también conocida en su país como “Mutti” o “madrecita”, había estimulado y abierto las puertas a los centenares de miles, quizás millones de musulmanes sunitas que aspiran ingresar a Europa.
Entre los que ya habían llegado como parte de la reciente oleada migratoria se encontraban, según parece, uno, dos, o tal vez más miembros del núcleo terrorista directamente involucrados en los desmanes.
No obstante y hasta el momento de escribir estas líneas, la señora Merkel, alias “madrecita”, no ha abierto la boca en torno al tema, y los medios de comunicación occidentales, atemorizados e ideológicamente dominados por la corrección política y el buenismo imperantes, apenas si se atreven a sugerir lo que para el público se hace cada día más obvio y evidente, es decir, que varias de las actuales estructuras legales e instituciones de la Unión Europea, la utopía de una Europa sin fronteras, su demencial política migratoria y su quimera multicultural han quedado hechas añicos, ahogadas en medio de la sangre que corrió el pasado día viernes en París.
Eso no es todo. Horas antes de producirse los horribles asesinatos en masa en diversas localidades parisinas, el actual ocupante de la Casa Blanca y presunto líder del mundo libre, el inefable Barack Obama, se hallaba como invitado en el programa de TV estadounidense Good Morning America, y en el transcurso de la entrevista afirmó que el Estado Islámico (ISIS) había sido “contenido” y “no se está fortaleciendo”.
Este es el mismo individuo, no lo olvidemos, que recibió de gratis un Premio Nobel de la Paz a raíz de un discurso que dirigió al mundo islámico, un discurso tan lleno de naderías, pamplinas e insustancialidad que debería hoy concursar para otro Premio Nobel, pero al Nobel de la literatura fantástica.
Por su parte, el presidente Hollande, armado de renovado vigor bélico, indicó en su mensaje la noche de los sucesos que la respuesta de Francia frente las atrocidades sería implacable y declaró la guerra contra el ISIS. Lo hizo tarde, meses después de los asesinatos a los periodistas de la revista satírica Charlie Hebdo, pero lo hizo. 48 horas después aviones de combate franceses atacaron la ciudad capital del ISIS en Siria, arrojando durante su incursión 20 bombas de gran poder destructivo (según leí) desde una altura de miles de metros, y de paso proporcionando merecido descanso a los pilotos y caza-bombarderos de Putin, los cuales, como todos sabemos, habían estado haciendo la parte más ardua del trabajo hasta ahora.
En fin, veamos: atrocidades como las de París, en nuestro planeta interconectado y abrumado de noticias y de sus respectivas imágenes, nos empujan a perder de vista el bosque por andar viendo los árboles. Para luchar contra tal riesgo deseo proponer esta tesis: el actual liderazgo político de Occidente está en ruinas. Se trata de una ruina ética. Es un liderazgo caracterizado por su estupidez. Y aclaro de inmediato: utilizo el término estúpidos (stultus) para calificarles en el sentido que al mismo le dan el gran filósofo político de origen austríaco Eric Voegelin y el también destacado escritor austríaco Robert Musil. Las obras de estos autores a que hago referencia, el libro de Voegelin Hitler y los alemanes y el ensayo de Musil Sobre la estupidez, son accesibles mediante Internet para aquellos lectores que deseen consultarles.
El concepto de estupidez que Voegelin y Musil emplean no pretende insultar, como ocurre corrientemente, sino esclarecer, definir y precisar. No dudo que Merkel, Hollande, Cameron, Rajoy, Renzi, Obama y el resto son seguramente personas muy inteligentes. Pero también son estúpidos (stultus) en el sentido de su pérdida de perspectiva con relación a los imperativos de su responsabilidad ética como políticos en el poder.
El deber ético primordial de un mandatario, derivado del fundamental pacto hobbesiano entre protección y obediencia que sostiene la existencia política, es el cuidado y la defensa de la vida física de los ciudadanos, de su modo de vida y de sus valores en el plano espiritual y cívico. El hecho de haber promovido, aceptado y alentado durante años la inmigración de millones de musulmanes a Europa y de seguir haciéndolo, transformando inexorablemente en el camino los pilares de la existencia de comunidades históricas, y todo ello en medio de la guerra civil entre sunitas y chiitas que divide al mundo islámico y se traduce en una guerra contra Occidente, este hecho –repito— condena de manera inequívoca a un liderazgo europeo enceguecido por su soberbia, su ignorancia, su terquedad y su estupidez.
Este mismo liderazgo en ruinas, cabe anotarlo, fue el que hace pocas semanas volvió a imponer sanciones y restricciones adicionales a una serie de productos de exportación de Israel, en un acto que con sobrados motivos el primer ministro Netanyahu denunció como otra vil e intolerable muestra de hipocresía por parte de una Europa que pareciera signada por un instinto de muerte, el de su propia muerte.
El progresismo intelectual europeo e internacional, culpable principalísimo del clima de rendición anticipada, de ilusiones sin base y confusión ideológica que reina en el viejo continente y el resto de Occidente, tiene una exigente tarea de autocrítica por delante. Pero eso es en teoría. Estoy seguro de que harán muy poco para examinar sus torpezas, y de igual forma actuarán los políticos democráticos hoy en el poder. Focalizarán como siempre su atención sobre la llamada extrema derecha, sobre Marine Le Pen, Wilders, Farage y otros, que son precisamente los que han venido alertando acerca de las amenazas que por desgracia se concretaron en París. Lo que más enciende la ira de la izquierda europea es que la tal extrema derecha ha tenido razón.
Los adalides progresistas de la virtud y la bondad temen mucho más a los que designan –para deslegitimarles– como neofascistas que a los radicales islamistas. Y esta situación, pienso, no va a cambiar, no todavía, pero eventualmente cambiará pues los electorados europeos están abriendo los ojos. Ya era hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada