miércoles, 27 de enero de 2016

MADURO ENTRE DOS TENAZAS


Trino Márquez
 

Producto del fracaso, una vez más, del modelo socialista, el país avanza hacia una crisis económica, social y política, sin precedentes en la historia nacional contemporánea. El estatismo y el colectivismo, dos piezas claves del socialismo, han demostrado ser funestas para organizar la economía y atender las demandas sociales. Ambas distorsiones convierten las naciones en inmensos laboratorios donde una burocracia indolente e incapaz  acumula un poder desmedido, siempre utilizado para flotar en la cúspide.

En Venezuela, se repitió la ruina que vivieron la Rusia soviética, Europa Oriental, Cuba, el Chile de Allende, con el agravante de que esos eran países pobres cuando se implantó el socialismo. En cambio, Venezuela –en apariencia- era una nación rica. El crudo, cuyos precios se proyectaban hacia la estratosfera, creó la ilusión de que el socialismo petrolero podría financiarse a pesar de la destrucción del aparato productivo interno. Este espejismo se desvaneció. La globalización pulverizó cualquier posibilidad de mantener una economía eficiente y sostenible al margen de los dictados de los mercados internacionales, fundados en la competencia, el aprovechamiento de las ventajas comparativas y competitivas y la productividad creciente.

        El descalabro del país no es pasajero. Se han conjugado numerosos factores que llevará tiempo recomponer. La infraestructura económica fue destruida por el delirio estatista de Chávez y Maduro. Los precios del petróleo solo tendrán posibilidad de recuperarse en el mediano plazo. La producción nacional de crudo, situada en menos de la mitad de lo que el Gobierno había previsto para 2016, crecerá lentamente porque no hay socios dispuestos a invertir en las cantidades ingentes que requiere la explotación del crudo pesado  y extrapesado de la Faja del Orinoco. No habrá divisas para importar si el Gobierno no llega a un acuerdo con el FMI y, simultáneamente, realiza ajustes que estabilicen los indicadores macroeconómicos (inflación, disparidad en la tasa de cambio, déficit fiscal). El Ejecutivo está colocado ante una encrucijada: o realiza los cambios que resuelvan progresivamente la escasez, la inflación y el desabastecimiento, y con ellos, las colas, o las probabilidades de que el descontento se convierta en estallido irán aumentando con el paso de los días.

        El gobierno debería emprender las reformas a través del diálogo y los  acuerdos con la MUD y con todos los sectores afectados por la debacle: sindicatos, empresarios, gremios, estudiantes universitarios, autoridades regionales, organizaciones civiles.

        Maduro hasta ahora ha desechado el acercamiento y ha optado por la confrontación abierta con la ´representación parlamentaria de la MUD y la mayoría del país que optó por esos diputados el 6-D. ¿Por qué actúa de manera tan irracional e irresponsable? Por la coerción que ejercen sobre él los dos sectores que poseen mayor capacidad de presionarlo. Uno es el de los corruptos, conformado por una gama variopinta: quienes saquearon Cadivi y arruinaron PDVSA, los que se han beneficiado con el contrabando de extracción y las rutas de distribución de alimentos y otros bienes, los narcotraficantes, los que se enriquecieron con el negocio de las armas y la chatarra militar, los responsables de  PDVAL, los que estafaron a la nación con los recursos destinados a mejorar la energía eléctrica. Este grupete sabe que reconciliación e impunidad son conceptos diferentes.

El otro sector está constituido por los izquierdistas tradicionales, esos que salivan cuando oyen hablar del Manifiesto Comunista; esta fracción espolea a Maduro para que avance por el camino del socialismo ortodoxo, con mayores y más rígidos controles, otras expropiaciones y confiscaciones, más represión  y amenazas. Quisiera que la política económica fuese trazada desde el SEBIN. Luis Salas, el nuevo ministro de Economía, y Tony Baza, uno de sus colaborados más cercanos, son las caras visibles de este grupo anclado en el pasado antidiluviano. El Decreto de Emergencia Económica  expresa esa visión represiva y anacrónica de la política económica. Mientras ellos formen parte del Gobierno, esa será la orientación que prevalecerá. La ruina estará garantizada.

        Esas dos facciones, inspiradas en motivaciones diametralmente opuestas, coinciden coyunturalmente en un objetivo: impedir acuerdos políticos con la MUD y fomentar el desafío a la Asamblea Nacional, en abierta violación de la Constitución.

        Maduro no parece capaz de eludir ninguno de los dos arietes. Se encuentra en medio del torbellino completamente desconcertado. Mientras tanto, arrastra al país hacia una crisis cuyo desenlace no se ve claro. Esperemos que sea pacífico.

        @trinomarquezc      

       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada