viernes, 17 de febrero de 2017

El Papa como chivo expiatorio

Luis Ugalde sj

La psicología de derrotados parece apoderarse de  algunos  opositores que, incapaces de asumir las propias responsabilidades en el desastre reinante,  buscan chivos expiatorios para cargarles sus culpas. Para algunos ese chivo expiatorio del hambre y de la dictadura en Venezuela es nada menos que el papa Francisco y su perverso deseo de salvar al régimen comunista. Así lo escriben.
Podemos entender que el régimen trate de culpar de su estrepitoso fracaso al imperio, a la oligarquía capitalista, al golpe económico y, ahora, a la Iglesia venezolana a la que acusa de haberse convertido en vulgar partido político opositor. Al gobierno no le gusta la Iglesia y no escogió al Vaticano entre sus amigos “facilitadores” del diálogo; los demócratas en cambio no se fiaban de los nombrados unilateralmente por el gobierno y proponían otros, entre ellos algún representante del Vaticano. Meses después, apretado por la situación  y las protestas, el Gobierno dijo sí al representante pontificio y se preparó para manipular la escena del mal llamado “diálogo”. A los demócratas les faltó unidad y claridad sobre quién, para qué y cómo dialogar para rescatar los derechos humanos y la Constitución. También en la facilitación de la Iglesia faltó acuerdo y precisión, pero se corrigió pronto y el Secretario del Estado Vaticano envió una contundente carta denunciando al gobierno  por  incumplir los cuatro puntos claves del primer encuentro, y, por eso, el representante pontificio no ha vuelto. Voceros del régimen respondieron airadamente a esta carta y la respuesta oficial -que no se ha hecho pública- fue grosera. Pero con astucia el Régimen decidió no enfrentarse a la Iglesia, sino jugar a  dividirla entre el buen Papa y la mala Conferencia Episcopal.  Según ellos, la Conferencia Episcopal con su durísima documento crítico (13-01-17) de la realidad nacional demuestra su rebeldía contra el Papa, mientras que el Gobierno devotamente lo apoya promoviendo el diálogo cristiano que él recomienda. Así mismo dirán que  la insolente carta de “un tal Parolín” (cardenal Secretario del Estado Vaticano) es una cosa y otra el Papa. La maniobra divisoria es burda, pero torpemente algunos opositores la hacen suya, trastocando los papeles: el Papa es el malo y los obispos los buenos. Hay dos iglesias.
Entendemos que el régimen juegue a la división de la Iglesia, pero la verdad es que no hay carta del Secretario de Estado Vaticano sin acuerdo con el Episcopado venezolano y, mucho menos, sin respaldo del Papa. “Divide y vencerás” es el juego que quiere el Régimen y  promueve actos de agresión contra personas y templos representativos del catolicismo venezolano. Pero es incompresible que haya opositores que se vuelvan voceros de esta maniobra gubernamental y enfilen sus cañones verbales contra el Papa “comunista”. Incluso llegan a presentar las cosas como si la eliminación del Revocatorio presidencial (decisión muy anterior a todo “diálogo”) fuera culpa del Papa. ¡Hasta la OEA estaría paralizada por el Papa!
La verdad de los hechos es otra: el Régimen antes del “diálogo” decidió eliminar el Revocatorio, suspender las elecciones de gobernadores en 2016 y toda elección, mientras haya peligro de perderla. Dejaba-por ahora- abiertas las presidenciales de fines de 2018, con la esperanza de que mejore la popularidad gubernamental. Como no mejorará, se deberán suprimir o hacerlas  con los demócratas atados de pies y manos. Desde ahora el CNE y el TSJ están preparando las sogas  y maniatando la democracia.
Una cosa es el DIÁLOGO y otra este “diálogo” desnaturalizado. No hay democracia sin DIÁLOGO, parlamento, discusión y acuerdos para el bien común. Toda constitución democrática es DIÁLOGO. Al contrario, la dictadura es imposición por la fuerza y anulación del adversario y si usa el “diálogo” es como engaño para mantenerse en el poder; de ninguna manera quiere DIÁLOGO para restablecer la democracia y los derechos humanos. En esta situación la conciencia y la Constitución nos obligan a todos los venezolanos -también a la Fuerza Armada- a restaurar la democracia con los votos de la mayoría y a cambiar de raíz el disparate económico y social que ha logrado récord (s) mundiales de muerte con inflación (800%), caída del PIB (19%), sostenido déficit fiscal (más del 15%) y un Gobierno que sobresale en ineptitud y corrupción. Como dice el mencionado documento episcopal,” una gran oscuridad cubre nuestro país”, “estamos viviendo situaciones dramáticas” y “todo se agrava cada día que pasa, porque no se ponen correctivos” (n.2).
La democracia es imposible sin DIÁLOGO y la reconstrucción nacional requiere de un esfuerzo de todos, también de los millones que ayer fueron chavistas, inocente y esperanzadamente. El Papa invita al necesario espíritu de DIÁLOGO y corresponde a los obispos en Venezuela que  viven la realidad, acompañar a la gente en su sufrimiento de condiciones inhumanas, exigir responsabilidades, denunciar las trampas del “diálogo” y construir puentes. Corresponde a los políticos, a la sociedad civil y sus sectores sociales concretar más esta acción con unidad y estrategia indivisible. Parece que para algunos es más  fácil atacar al Papa “comunista” que poner su parte para salir de la dictadura y  su actual y creciente miseria económica y social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada