lunes, 2 de noviembre de 2015

Pamplinas, sandeces y algo más

      Resultado de imagen para pedro luis echeverria
                  Pedro Luis Echeverria
Maduro, haciendo como si de verdad gobernara, en las postrimerías de su desesperada gestión se ha dedicado a amenazar al país con frases que reflejan su talante no democrático y su eventual disposición a desconocer el abrumador triunfo, en las próximas elecciones parlamentarias, de quiénes lo adversamos.
Sus "como sea" y la "revolución entrará en otra etapa" son pamplinas; para pensar que ello pueda significar algo requiere un liderazgo del que usted carece y un apoyo popular que tampoco tiene, el 80% de rechazo a su gestión, como lo indican los sondeos de opinión, constituye un poderoso mentís a sus angustiadas elucubraciones golpistas. Convénzase, Señor Maduro, que usted no tiene como, ni con qué, realizar tan descabellada acción. Muy pocos, por no decir nadie, lo acompañarán; ni al interior del PSUV, ni en la FNB y, mucho menos en el sufrido pueblo venezolano, encontrará usted aliados dispuestos a secundar tan disparatadas intenciones.
El descrédito político del que usted disfruta y que se ha ganado con creces a lo largo de su errática, corrupta e ineficiente administración, las sandeces que constituyen el contenido fundamental de sus inútiles y fastidiosas peroratas y las demagógicas promesas que no cumple, han sido y serán los factores que lo inhabilitan para ser un líder de fuste, determinante para que, bajo su influjo y dirección, se puedan concretar sus inalcanzables pesadillas. Seguramente, la historia contemporánea de Venezuela lo registrará como el más fracasado e inepto ocupante de la silla de Miraflores. Lo poco que usted es, no lo ha logrado por méritos propios, el arbitrario dedo  del eterno y gran farsante ha sido lo que le ha permitido alcanzar la posición que actualmente ocupa. Como diría un aficionado al Baseball, usted no tiene "nada en la bola". Dedíquese en el tiempo que le queda en el gobierno a reflexionar fría, objetiva y profundamente sobre el enorme daño que su malhadado régimen le ha causado al país y prepárese a enfrentar las responsabilidades que sus desaciertos reclaman. Tenga un poco de cordura y acepte lo que es irremisible: el 6D, su régimen recibirá de los venezolanos un caudal de votos en su contra que reflejan el deseo de cambio, la certeza que 16 años de horror y penurias han de terminar y el enorme y profundo hastío que tenemos de usted y de todo lo que usted representa. Por favor no siga jugando con fuego con sus balandronadas y piense que el mejor servicio que  usted le pueda rendir a la Nación, es acatar lo que la voluntad popular expresará, el día aludido, en las urnas de votación.
 Finalmente, no olvide que la falta de credibilidad y sindéresis en sus palabras y realizaciones, lo han aislado de la comunidad internacional, para ellos, usted representa el arquetipo latinoamericano del rotundo fracaso de un modelo económico y político que dispuso de enormes recursos de todo orden, pero que fue dilapidado por la incompetencia y corrupción.  Sus "amigos" de otrora lo han abandonado a su triste suerte, ninguno hará nada por ayudarle; usted no los convence por lo vacío y estólidos que son sus argumentos y porque no tiene formación, chequera, obra, ni trayectoria que lo respalden.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada