martes, 9 de febrero de 2016

MENTIRAS Y VIVIENDAS

Resultado de imagen para MARCO NEGRON
                             Marco Negrón

TALCUAL DIGITAL

Por muy curados de espantos que estemos, no deja de sorprender el insólito berrinche armado por el gobierno Maduro frente a la propuesta presentada a la Asamblea Nacional para otorgar la propiedad plena de los respectivos inmuebles a los adjudicatarios de la Gran Misión Vivienda. El rumor más vergonzante que corre es el de que están exigiéndoles firmar cartas rechazando esa iniciativa so pena de desalojarlos inmediatamente, lo cual no es sino otra demostración de la importancia de estar amparados por la propiedad plena.
El episodio recuerda un video que circuló por las redes en vísperas de las elecciones del 6D, en el cual el Mayor General Rector de la Unefa ordenaba a sus profesores activar los comandos electorales denominados 1 x 10 y, de paso, identificar a los “guarimberos” que pudiera haber entre ellos para proceder a su inmediata expulsión. Para sus adentros, los emplazados tienen que haber llegado a la conclusión inevitable: la única manera de sacudirse esos abusadores es votando contra ellos. En el caso de la Gmvv lo deseable es que el Ejecutivo redoble sus amenazas para terminar de convencer a los dubitativos de las virtudes de aquel proyecto de ley.
Pero la irritación y la angustia del Gobierno son comprensibles: la aprobación de esa ley no sólo le arrancará de las manos uno de los más potentes mecanismos de chantaje de que dispone sino que además, mediante el inventario previsto en el artículo 11, pondrá en evidencia la escandalosa mentira oculta tras las cifras que exhibe, obligándolo además a dar explicaciones sobre los cuantiosos recursos asignados.
Como es sabido, en el contexto de un Gobierno que sobresale por su capacidad para mentir y ocultar información, la Gmvv alcanza niveles excepcionales de falta de transparencia; sin embargo, ocurre que no contaban con las universidades y su Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (Encovi) que, al permitir constatar la cifra real de viviendas construidas, la deja desnuda en medio de la calle.
Ella muestra que, hasta 2014, se había beneficiado de la misma un total de 296.406 familias. Esto es apenas el 30% de lo ofrecido en el programa original y resulta en un promedio de 74.000 viviendas por año, algo menos de lo logrado por la denostada república civil entre 1979 y 1988, cuando la población del país era 2/3 de la actual. Pero también revela que sólo poco menos de 19.000 fueron asignadas a la población-objetivo establecida en el programa, mientras que el resto fue a familias de mayores recursos.
Al cerrar el año 2015, y sin pestañear, Nicolás Maduro anunció que habían terminado la vivienda un millón, por lo que, en un solo año, habrían construido más del doble de lo logrado en los 4 anteriores: milagro de milagros, pues ese año la economía venezolana tuvo una caída del 9% del PIB, mientras que el sector construcción se sumergía hasta el 20,6% en el tercer trimestre (22,4% para la construcción pública). Ni el más diestro charlatán sería capaz de explicar semejante paradoja.
Para rematar, el portal Runrunes del 2 de febrero recuerda que el año pasado, al momento de entregar la supuesta vivienda número 800.000, el mismo Maduro señaló que hasta entonces habían invertido 73.000 millones de dólares. Considerando que el tamaño de esas viviendas es de 70 m2, el costo por metro cuadrado superaría ligeramente los 1.300 dólares, el estimado por el mercado inmobiliario para apartamentos de estándar medio-alto en las mejores urbanizaciones caraqueñas. Pero eso sería sobre la base de 800.000 viviendas. Si a la cifra arrojada por Encovi para 2014 se le suman otras 74.000 (el promedio anual construido hasta ese año) esa base se reduce a menos de la mitad ¡y el precio por metro cuadrado se duplica! Por supuesto que deben estar aterrorizados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada