martes, 2 de febrero de 2016

Lorenzo Mendoza advierte que se acabó el tiempo y presenta siete propuestas
 
 
 REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
 
Lorenzo Mendoza, presidente de empresas Polar ofreció este martes una rueda de prensa donde detalló la situación de la empresa y su relación con el gobierno de Nicolás Maduro.
Destacó que desde la empresa privada no necesita dádivas o favores, “porque los empresarios tenemos la capacidad para invertir y desarrollarnos” y asegura que ninguna nación ha podido erradicar la pobreza sin ayuda de la empresa privada.
Mendoza recordó que hace casi dos años el sector hizo 12 propuestas al país que no fueron atendidas y siguen vigentes a pesar de numerosas restricciones y el control cambiario, que desde 2003 condiciona a los empresarios.
“La economía venezolana cayó 9% desde 2013. En ese período Alimentos Polar incrementó 5,5% su producción“, dijo.
En este sentido, informó que desde el año 2003 Empresas Polar recibió 5.000 milllones de dólares que se tradujeron en alimentos para la población, en vez de importarlos y que hubieran costado 93 mil millones de dólares al país. Es decir, Polar es capaz de producir 18 veces más que la importación de productos terminados.
La cantidad producida por Polar representan 17.696 millones de kilos. de alimentos y 38.916 millones de litros de bebidas.
“La mejor solución para el país su actual situación es invertir en la industria nacional”, aseveró.
El empresario venezolano reiteró que con una economía cayendo, Alimentos Polar incrementó su producción en 5,5%. “Durante los últimos 13 años, la inversión y reinversión continua de Empresas Polar en Venezuela suma $ 4.387 millones”.
“Estamos totalmente a la orden en ayudar y contribuir, nosotros tenemos que ser también facilitadores una vez que el gobierno decida cómo enfrentar la coyuntura económica”, argumentó.
De esta manera, Mendoza emitió siete propuestas para el actual sistema económico:
1- La primera arranca por reactivar el acceso a materias primas. “Reconocimiento de la deuda oficial por el control de cambio con los proveedores internacionales, que no se siga ignorando a los proveedores que con los años han atendido a Venezuela y que se les debe dar la cara. Sin eso no hay manera de que proveedores hagan una reapertura y tener flujo de materias primas”.
2- Acceder al financiamiento internacional para solventar la situación que se está viviendo. “Sabrá el gobierno cuál es la mejor manera, pero Venezuela tiene un problema de liquidez serio para apuntar a la producción nacional”.
3- Creación de un fondo de emergencia para la adquisición de materia prima para la producción nacional.
4- Ajustar los precios regulados para que se cubran los costos de producción. “Hay que respetar esta ley, pero tampoco pueden imponer pérdidas que no incentivan la producción nacional, tiene que haber una sinceridad de precios. El venezolano los consigue muchísimo más caros porque no se producen, muchas de las empresas del Estado no sirven porque no tiene rentabilidad pero sí piden a la empresa privada que trabaje a pérdidas”.
5- Poner a producir las empresas estadales. “Han habido múltiples planes de reactivarlas desde hace siete años pero la realidad es que no producen de forma productiva, ese modelo no está rindiéndole al venezolano. Aquí estamos los empresarios para atender esas instalaciones y ponerlas a producir”.
6- Destinar parte de su producción a programas sociales, a precio preferencial, para la población vulnerable.
7– Recuperar el campo venezolano, fortalecer la producción agrícola. “En materia de café, maíz blanco, café y azúcar podemos ser totalmente auto suficientes y en un periodo relativamente corto podemos lograrlo, allí están los recursos. Felicito a los nuevo ministros del área agrícola que han estado trabajando. La solución no es sembrar, sino que hayan insumos para que esos agricultores que conocen su suelo puedan producir, zapatero a sus zapatos y no traten de confundirnos porque conocemos la capacidad del productor venezolano. Prefiero mil veces el arroz venezolano que el que nos traen a través de la importación, ahí está la situación, que cada quien ejerza sus funciones”.
“En Venezuela hay productores parejos, importantes productores que les faltan insumos, repuestos, seguridad jurídica y física”, mencionó.
Confianza y método de distribución
Añadió que tiene que haber la palabra confianza de la que tanto se habla pero que realmente no ocurre en los espacios de debates de ideas. “Estamos en el extra inning y Venezuela necesita aplicar la confianza (…) esa palabrita pesa muchísimo, luce sencilla pero no ha ocurrido y no podemos evadir la responsabilidad”.
“No se puede decir que el sector productivo es el culpable de todo lo que pasa en el país. Eso es falso. Vayamos a los países del Alba, en cada uno hay una empresa donde la empresa privada es fundamental y piedra angular del desarrollo de esos países”.
El empresario hizo un llamado de atención para aclarar que los alimentos no se distribuyen sin que el gobierno nacional esté en conocimiento de ello a través de las Guías de Distribución, que constituyen 690 mil. “Mantenemos nuestra atención igual y las guias lo demuestran porque movemos productos con autorización del Estado venezolano”.
Advirtió que la planta de atún está trabajando al 0% y aunque algunos rubros tiene 100% de capacidad instalada, como el maíz, la empresa ya no posee lineas de crédito y si el Estado no paga o hace un fondo para tener materias primas, el problema puede empeorar.
Sobre las compras centralizadas
Mendoza se pronunció sobre el reciente Sistema Centralizado y Estandarizado de Compras Públicas y afirmó que está de acuerdo con todo lo que sirva para atacar la corrupción, pero sentenció que va más allá de la centralización del proceso. “Bienvenido todo lo que sea más transparencia, pero no se soluciona a través de centralizar las compras públicas sino a través del pago”.
“Tenemos 370 millones de dólares en deudas con proveedores internacionales y que alcanzan los 800 días, estamos parados en líneas de crédito (…) un proveedor es una empresa que ha creído en Venezuela pero si no le pagas el trigo o la cebada, se la venden a otra. Esa es la realidad del mundo”.
El empresario concluyó que se acabó el tiempo y el venezolano de a pie quiere escuchar la solución a sus problemas económicos. Por lo que es necesario tomar acciones concretas. (lapatilla.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada