lunes, 30 de mayo de 2016

Tareas Actuales

Ismael Pérez Vigil 

A pesar de la grave crisis que confrontamos, de la hiperinflación, el desabastecimiento, la inseguridad, los racionamientos de agua y luz, hay tareas que no se pueden soslayar o dejar de lado pues son también imprescindibles para el futuro. Los problemas actuales mencionados hay que atacarlos con propuestas concretas y en este momento, con un claro programa de agitación. Pero no se debe dejar de lado la reflexión acerca de tareas que son urgentes para un futuro, que se nos hará presente muy pronto.

Las marchas de principio del siglo XXI, los cacerolazos, las manifestaciones, las protestas cívicas y originales abrieron una brecha en estos monolíticos 17 años. Eso no iba a tumbar” al gobierno y mucho menos, como dijo un cronista: “Una oposición inspirada en la Madre Teresa, que pide a los manifestantes respetar las luces de los semáforos...” (Fausto Masó, El Nacional 16/03/2002. Pág. D2),  es cierto, pero tampoco trancando las calles y el tráfico, años después, se logró mucho en cuanto a acorralar al Gobierno de manera definitiva.

La famosa “calle”, por buena parte del país, no se convirtió en la agitación política” que sus proponentes pensaban, ni puso a dudar las instituciones chavistas (antigua AN, TSJ, Fiscalía, etc.), acerca de que a lo mejor había llegado el momento de “saltar la talanquera” o ser permeables a una salida de la situación del momento. Si lo que de verdad se quería era una salida institucional, lo ocurrido no pudo convertirse en eso porque, reconozcámoslo, no había ninguna organización política detrás, con credibilidad, con un programa de largo plazo y con un planteamiento de futuro bien definido.

La sociedad civil a principios de siglo hizo el trabajo de desgaste, de resistencia, mostró la posibilidad, pero por diseño organizacional, no está para la tarea final, eso le corresponde a los partidos políticos; pero por lo que se ve varios de ellos, afortunadamente no todos, aun están en un proceso interno de reestructuración. No sería tolerable que de allí surgiera una especie de renovación "lampedusiana": cambiarpara que todo quede igual, mostrando los mismos rostros, las mismas conductas y las mismas ideas negándose así a ser participantes activos del inminente protagonismo que les corresponde en el proceso de transformación de la sociedad venezolana.

Debemos concluir que aunque la solución esté más próxima, el proceso está en pleno desarrollo y la salida del régimen no se va a producir por buenos deseos, por aburrimiento, por resultados de encuestas o por magia. El deterioro de la situación económica que sufrimos y que se irá agravando nos aproximara a las condiciones para la salida de Maduro de la Presidencia, a través del Referendo Revocatorio, como condición sine qua non para salir de la crisis. Pero esa salida hay que trabajarla políticamente y sobre todo preparar lo que vendrá después.

En ese sentido creo que son tres los frentes que debemos acometer simultáneamente: la sociedad civil, los partidos políticos y las relaciones externas. Quiero dedicarme a examinar el primero de ellos, en el que estoy involucrado.

La sociedad civil (SC) debe continuar su labor de zapa; pero midiéndose en áreas en donde pueda obtener un mayor consenso y apoyo, éxitos y resultados, con metas medibles y continuar sin desmayo en la tarea cotidiana de denuncia, vigilancia y agitación, sin descuidar sus propias actividades, que son las que le dan aval a su actuación ante la población. Olvidarse de eso es olvidar la lección que recibimos hace ya varios años, cuando la elección de la Asamblea Constituyente, que se derrumbó el mito de la sociedad civil, o de las ONG y su supuesta capacidad de movilización política y electoral. 

Somos buenos y eficientes en las cosas que hacemos por la comunidad, como Sociedad Civil, o como ONGs, pero eso no es trasladable a la acción política, y si no fue convertible en organización para la movilización electoral y para obtener votos,  mucho menos lo será para enfrentar Gobiernos.

Para la acción cotidiana, la ventaja de la sociedad civil es que es más manejable que un partido, puede actuar con menos recursos, no saca al individuo de sus medio sino que utiliza su talento allí donde lo tiene y puede ser más útil; ofrece mayor variedad de opciones a los ciudadanos y está más dispuesta a actuar con el tiempo que cada cual pueda aportar o está dispuesto a aportar.

En este momento la SC debe asumir:

1) una tarea de férrea denuncia de la actuación los poderes del Estado que están haciendo nulo el derecho al voto de los venezolanos y están anulando la institución que constitucionalmente es la representación del pueblo, la Asamblea Nacional.

Es decir, las organizaciones de la SC y los ciudadanos debemos volcarnos a denunciar –con nombre y apellido de sus integrantes– la tarea obstruccionista del CNE con relación al referendo revocatorio y la tarea inconstitucional del ilegitimo TSJ en contra de la AN y los derechos sociales, políticos y económicos de los venezolanos, al obstruir todas las leyes que se aprueban por dicha Asamblea

2) En esa tarea cotidiana la SC debe ayudar a que se produzca el salto de conciencia de que salir de un régimen como el actual, con todos sus poderes cómplices y vasallos, es una tarea política y es preciso politizar al ciudadano para que no deje ese terreno solo en manos de los políticos, como si no fuera una parte esencial de su vida, sobre la que debe tener las riendas y ejercer control. Por eso creo que su papel, dado que no tiene el impulso o el deseo del “poder” político para ejercerlo de manera personal, es participar activamente en la denuncia y estar debidamente preparada y entrenada para lo que vendrá después, cuando se ejerza el poder de manera democrática.

3) He dicho en otros momentos que la tarea política de la SC es también ayudar a fortalecer partidos y sindicatos y ayudar a evitar que, en el nuevo Gobierno, retrocedan a situaciones de inamovilidad política como las que tuvimos en los periodos anteriores. Por eso hablé también de la necesidad de un nuevo pacto político y social –al que me referiré en los próximos días– para salir de esta situación, pero para evitar también retrocesos que nos conduzcan de nuevo al punto en que nos encontramos ahora.  

Debemos estar conscientes de que si el salto modernizador hacia la plena democratización se produce por el auge de la sociedad civil, seriamos el único caso en la historia de la humanidad. No se descarta, pero creo que la modernización de la democracia pasa más bien por el auge de las organizaciones políticas y el fortalecimiento de las instituciones. Es el liderazgo político lo que produce ese salto modernizador y a eso debemos ayudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada