jueves, 1 de diciembre de 2016


FIDEL CASTRO


George Friedman



Fidel Castro murió a los 90 años durante el fin de semana. De alguna manera, fue su desgracia haber vivido tanto tiempo. Un viejo Fidel estaba en marcado contraste con el revolucionario de 33 años que arribó a La Habana el día de Año Nuevo en 1959, en última instancia horrorizó al liderazgo de Estados Unidos y capturó la imaginación de muchos baby boomers y luego emergió en la conciencia política. No era su política lo que los excitaba tanto como la visión de un hombre que era solamente un poco más viejo que ellos mismos en una aventura digna de Hollywood, tomando el control de un país y haciendo cosas buenas y frescas. Emocionó los peores temores de la generación de la Segunda Guerra Mundial y las fantasías más grandes de los boomers sobre sí mismos. Pero esto fue hace mucho tiempo, cuando Dwight Eisenhower era presidente de los Estados Unidos, Nikita Khrushchev gobernaba la Unión Soviética y Josef Stalin había muerto seis años antes. Entonces Fidel tenía significación. Hoy en día, es recordado con cariño por el viejo e ignorado por los jóvenes, que llevan camisetas con la foto de "Che" Guevara, sin saber muy bien quién era. La vejez no le ajustaba a Fidel.



Quizás su impacto más significativo, aparte de Cuba, fue que inspiró a una generación de líderes en el Tercer Mundo. Le eran fieles. Eso era desafortunado porque bajo la mitología, Fidel era un comunista dedicado. Ha habido mucho debate sobre si era comunista cuando tomó La Habana.



El mito que fue construido por sus admiradores no comunistas en Occidente fue que fue obligado a ser comunista debido a la hostilidad de los Estados Unidos.



El problema con esa teoría era que el gobierno de Eisenhower estaba más aturdido por él que asustado. La administración no hizo ningún intento de bloquear su llegada al poder, en gran parte porque tenía poco uso para el hombre que derrocó, Fulgencio Batista. La únicar alarma de la administración de Eisenhower fue cuando Fidel comenzó a apoderarse de propiedades de estadounidenses en Cuba, bajo la premisa de que esta propiedad pertenecía al pueblo cubano y representaba la explotación imperialista.



Fidel era un comunista desde el principio, y la afirmación de que sólo se convirtió en uno porque los Estados Unidos le obligaron a entrar en él, era falsa. La gente cercana a él, su hermano Raúl y Guevara (un argentino que se unió a Fidel mientras ambos estaban en el exilio en la Ciudad de México), eran comunistas de núcleo duro. Algunos en este movimiento no eran comunistas. Camilo Cienfuegos no lo era. Se cree que murió en un accidente de avión poco después del triunfo de la revolución. Su muerte pudo haber sido un accidente, pero las ejecuciones que fueron dirigidas por Guevara no fueron un accidente, y Fidel claramente los apoyó. Él impuso el reinado de terror en el espíritu, si no el detalle, de Lenin para garantizar su control del país.



El éxodo de Cuba que duró décadas fue rechazado por sus partidarios occidentales como simplemente la burguesía huyendo porque ya no se les permitía chupar la sangre de los pobres. Pero los aproximadamente 1,5 millones que dejaron no eran sólo los ricos. Cuba no tenía 1,5 millones de personas ricas. Las personas que huyeron primero fueron la clase profesional y más tarde los pobres. Es importante tener en cuenta que mientras hubo vuelo, el régimen trató de bloquearlo la mayor parte del tiempo, y hubo penas por intentar huir. Una característica de los estados comunistas es que tienen cercas y guardias, no para impedir que la gente entre, sino para impedir que la gente salga. A diferencia de las paredes soviéticas, las de Fidel eran ineficientes. Lo más emocionante que hizo fue derrocar a Batista. El resto fue una historia de miseria y fracaso.



Pocos años después de la revolución, Fidel afirmó que por primera vez todos los cubanos tenían atención médica y educación. La calidad de ambos es cuestionable, pero al menos todos los cubanos tenían acceso a ellos. Cincuenta años después, esa la misma justificación primaria de Fidel para la revolución. Su afirmación básica era que Cuba era pobre debido a la explotación estadounidense. Cuando los Estados Unidos rompieron los lazos económicos con Cuba, se hizo la afirmación de que Cuba era pobre porque los Estados Unidos no comerciarían con ella. Sus partidarios no vieron ninguna ironía en esto. Y el hecho de que toda Europa y América Latina siguiera comerciando con Cuba no afectó en modo alguno su afirmación de que la razón de la disfunción y la pobreza cubanas eran los estadounidenses. Nunca consideró la posibilidad de que fuera comunismo.



Fidel era un símbolo importante para los revolucionarios de cafetín y los revolucionarios del Tercer Mundo que aspiraban a ser dictadores. Pero su verdadera importancia fue que ayudó a abrir la puerta a los soviéticos, que estaban tratando de lograr la igualdad estratégica con los EE.UU. Después de la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. desarrollaron una fuerza de bombarderos estratégicos que podría atacarr a los soviéticos con armas nucleares. Los soviéticos no desarrollaron una fuerza igual, centrándose en cambio en el desarrollo de una capacidad de misiles que podrían contratacar. En 1962, se habían desplegado los primeros misiles balísticos intercontinentales, pero eran pocos y poco fiables. En cualquier intercambio nuclear, los Estados Unidos demolerían a la Unión Soviética. Esto bloqueó a los soviéticos de aventuras serias en otros lugares.



Con la creación de un régimen comunista en Cuba -en 1959, cuando los soviéticos eran aún más débiles- surgió la posibilidad de colocar misiles de corto alcance cerca de los Estados Unidos. Los soviéticos tenían más y mejores misiles de corto alcance. Si lograban salirse con las suyas, neutralizarían la ventaja americana y liberarían el poder convencional soviético superior para moverse. Para los soviéticos, el glamour de Fidel era mucho menos impresionante que su ubicación geográfica. La KGB se convirtió en guardián del régimen de las amenazas extranjeras, advirtiendo a Fidel sobre la Bahía de Cochinos, por ejemplo, y cerrando las operaciones de inteligencia estadounidenses en Cuba. La lucha de clases era una cosa. Pero la geopolítica lo era todo.



Fidel se convirtió en dependiente de los soviéticos no sólo para la ayuda, sino también para la seguridad. Los soviéticos dependían del territorio cubano en su intento desesperado de alcanzar la paridad nuclear. El resultado fue la crisis de los misiles cubanos, en la que los estadounidenses amenazaron una guerra nuclear si los soviéticos no retiraban sus misiles. Se llegó a un acuerdo. Los soviéticos retirarían misiles de Cuba, los Estados Unidos retirarían misiles sin importancia de Turquía y los Estados Unidos garantizarían no invadir Cuba ni intentar derrocar al régimen comunista allí.



Fue este acuerdo el que permitió a Fidel vivir 90 años como líder de la revolución. Al final, no fue el éxito del régimen lo que garantizó su supervivencia, sino un trato hecho por los soviéticos y los estadounidenses. Fidel se convirtió en un excedente de la Guerra Fría. Y después de que la Unión Soviética se derrumbó, sobrevivió en parte porque los Estados Unidos no se preocuparon por él, y en parte porque países como Venezuela le dieron caridad. Murió fracasado en su intento de hacer de Cuba un paraíso, y culpó a todos excepto a sí mismo. Pero lo peor de todo para Fidel, es que murió como un anacronismo de una era que terminó hace 25 años. El mito de Fidel vive entre los boomers radicales que todavía fantasean en irse a las Montañas Rocosas como Fidel se fue a la Sierra Maestra, pero esos radicales eran pocos para empezar, e incluso hoy esas fantasías están limitadas por la vejez. Tal vez lo peor para Fidel, las camisetas llevan la cara del hombre que dirigió las ejecuciones, Guevara, y no Fidel. Y, en la ironía final de esta farsa, las personas que llevan las camisetas probablemente se oponen a la pena de muerte, pero glorifican a un hombre que la impuso con tanta avidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada