jueves, 1 de diciembre de 2016

La confianza en la MUD

FELIX SEIJAS R.

Quienes ostentan el poder en Venezuela no tienen un ADN democrático. Para ellos las elecciones son herramientas que se usan solo cuando conviene; y en estos momentos, no conviene. El Gobierno sabe que perdería por paliza cualquier elección en el país, y por lo tanto hará, como lo viene haciendo, todo lo posible por evitarlas. El que logre o no tal objetivo depende del costo que les represente el hecho de secuestrar elecciones. Un costo elevado genera o incrementa fricciones internas: dentro del oficialismo habrá quienes estén dispuestos a atrincherarse a toda costa y morir allí si es necesario, pero también habrá quien no esté dispuesto a ello. Entonces las fracturas comienzan a obrar por sí solas y las puertas al cambio se abren. Por lo tanto, estratégicamente, el trabajo de la Unidad debe concentrarse en elevar ese costo; es ahí donde tiene que ser eficiente.
En este sentido la MUD se ha anotado victorias, incluso donde a la mayoría les cuesta verlas. Un buen ejemplo es la puja por el RR. Haber dado los pasos necesarios hacia ese objetivo, sorteando cuanto escollo se le pusiera en el camino, obligó al Gobierno a cruzar una línea delicada que hubiese preferido no trasgredir: secuestrar un derecho constitucional basado en el voto. Este hecho activó las alarmas en la comunidad internacional y obligó al oficialismo a sentarse en una mesa donde no quería estar, ya que al hacerlo reconoce que en el país existe una crisis de proporciones importantes y que hay una contraparte con el suficiente peso para reclamar respuestas.
Ahora bien, también es cierto que la Unidad no ha aprovechado al máximo la coyuntura que se le ha presentado para elevar los costos a niveles más altos. Por un lado se desactivaron las acciones de presión popular que se habían iniciado, y por otro lado, parece haberse desatado una crisis de articulación estratégica a lo interno de la coalición que a su vez originó una crisis comunicacional que contrasta de manera notoria con los aciertos que en esta materia se registraron durante el 2015. Ya es algo común ver a los actores de la coalición hablando a diario en términos que las personas reconocen claramente como agendas propias, y que transmiten de manera bastante transparente aquello que le hace el mayor daño a la Unidad: la desunión.
La confianza en la MUD ha recibido entonces algunos golpes estas semanas. No así la fuerza electoral en números. Mientras que la coalición sea identificada como “la alternativa” al Gobierno, ella mantendrá la mayoría a la hora de medirse en las urnas de votación. Sin embargo hay dos cosas que alertar: primero, en la medida en la que se debilite la confianza que la gente siente en la Unidad, aumenta la posibilidad de que pueda surgir una tercera opción para pescar en río revuelto, y ya sabemos que estas cosas, en sociedades donde la valoración de lo institucional es baja, suelen terminar mal. Segundo, el “ánimo” para salir a votar por la MUD en elecciones percibidas como de menor peso para el cambio general, se puede ver mermado, costándole a la MUD, por ejemplo, algunas gobernaciones.
De nada vale ser mayoría si esta no se hace sentir. Si el arma que ha llevado a la Unidad a conquistar batallas es el apoyo popular dispuesto a salir a votar –y recientemente a manifestar públicamente su descontento–, y si esa presión popular es la que eleva el costo al Gobierno ante decisiones que violan el ejercicio de los derechos ciudadanos, pues flaco favor se le hace al país al desanimarla, confundirla y alejarla de las aguas unitarias. Así como gran daño hacen también quienes atacan a la Unidad de manera visceral y destructiva. Quien pretenda acabar con la coalición en estos momentos tan delicados colabora con que la situación que vive el país se prolongue, y eso no es juego.
La MUD es vital hoy y es bastante posible que en el futuro se le deba mucho. Las debilidades hay que señalarlas; es cierto, justo y necesario. La crisis que atraviesa el país es enorme. Millones están sufriendo. A gritos se pide claridad, y eso solo se puede ofrecer con una estrategia política unitaria y concertada, y con una estrategia comunicacional eficiente. El trabajo político de alto nivel colocando el bienestar de la gente como centro de gravedad no es un deseo ni un lujo, y mucho menos una opción: es la mayor de las necesidades.
@felixseijasr

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada