miércoles, 23 de marzo de 2016

DEBACLE A LA IZQUIERDA

ANDRES HOYOS

Es posible, aunque altamente improbable, que algo así sea factible sin violar la ley, pero la ética del asunto es sencillamente escandalosa. Pese a que el artículo me dejó una espinita, me dije que si en Brasil les parecía normal que un antiguo monitor de Parque Zoológico de São Paulo se llenara de millones en un parpadeo, quién era yo para escandalizarme miles de kilómetros al norte. Pues bien, ahora sabemos que bajo aquel feo lunar se escondía un mortal melanoma.
Ocioso sería negar que la izquierda populista latinoamericana tuvo, con altibajos, su edad de oro y que tal vez falten episodios menores de la saga. Hasta teóricos posmodernos le surgieron: Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. El mensaje implícito de la gente iba algo así: mientras el mandatario me favorezca a mí y a los míos sin pedirnos nada a cambio, sobre todo no trabajo, pues que agarre su pedazo de la torta: ladrón o no ladrón queremos a Perón. Claro, para poder favorecer a grupos amplios de la población y al mismo tiempo llenarse los bolsillos y los de sus cómplices, el populista ha de tener acceso a dinero abundante. El contraste con la socialdemocracia es nítido. Esta financia con impuestos el Estado de bienestar en el grado en que la gente lo exige y cumple la ardua tarea de cobrarlos a la población, muy en especial a los ricos. Pero al populista le fastidia cobrar impuestos, tarea dispendiosa e impopular. Necesita alguna bonanza disponible en las arcas del Estado, plata fácil. ¿Que son fuentes no renovables? Pamplinas, a gastar se dijo.
Perón, si no el inventor sí el gran promotor de esta corriente en América Latina, entendió que el grueso de la ostentación debía hacerse a la luz del día, así los giros a cuentas cifradas permanecieran ocultos. Su mujer, Evita, se vestía como una princesa, siendo evidente que aquello era imposible de costear con el sueldo de su marido; Lula y sus compinches dispusieron de las grandes reservas de Petrobras, tasadas a más de US$100 el barril, y de los altos precios de los commodities; Chávez se apropió sin parpadear de la colosal renta petrolera de Venezuela y la suplementó con los crecientes ingresos del narcotráfico; los Kirchner le dieron un buen mordisco al boom exportador argentino y, para redondear, se apropiaron de los fondos de pensiones e imprimieron dinero a la lata; Evo echó mano del gas que sus antecesores en un acto vergonzoso vendían a Brasil por debajo del precio internacional. Colombia, en contraste, vio surgir el uribismo, un populismo de derecha, más raro, alimentado sí por las modestas rentas del país, pero sobre todo por los triunfos militares sobre una guerrilla delirante.
Lo que estamos viendo en Brasil es un corolario obvio: para funcionar, el caudillo tiene que emascular el sistema judicial, pues es imposible robar a manos llenas sin dejar rastro. Y, en efecto, si uno repasa la historia de la izquierda populista latinoamericana casi siempre ve a los jueces mirando para otro lado mientras los Lulinhas se forran los bolsillos. Ahora, lenta, muy lentamente la justicia ha empezado a reaccionar echando a la cárcel a políticos corruptos, incluidos varios mandatarios y exmandatarios. ¿Se acabó la guachafita? Ojalá.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada