martes, 14 de marzo de 2017

LA CARTA DEMOCRÁTICA Y LA RENOVACIÓN
JULIO BORGES *
 
Nuestros países vecinos tienen una gran oportunidad para pronunciarse frente a la grave crisis que afronta Venezuela. Sobran las razones para activar la Carta Democrática Interamericana: 25 de 30 millones de venezolanos no obtienen el dinero suficiente para vivir, 16 millones se encuentran en la pobreza extrema, 10 millones logran comer menos de tres veces al día, 3 millones están comiendo de la basura y 1,2 millones están sufriendo de desnutrición (Encovi 2016). El voto está secuestrado desde el año pasado, cuando inconstitucionalmente se suspendió la celebración del referendo revocatorio presidencial. Maduro intenta suspender desesperadamente cualquier elección porque sabe que hasta en Miraflores perdería. Son las elecciones el mecanismo más claro para que los venezolanos se expresen.
Cada país en la región siente en carne viva la emigración de jóvenes venezolanos desesperados buscando las oportunidades que le niegan en su país de origen. Muchos huyen de una muerte que sienten cada vez más cercana, sea por hambre, crisis humanitaria por falta de medicamentos o por la inseguridad, que cada día enluta a decenas de familias venezolanas.
Afortunadamente, cada día más países se dan cuenta que en Venezuela no hay democracia. Como comunidad internacional están en el deber y la obligación de dar un paso al frente para decir basta a un gobierno que empobrece y oprime. Es mucho lo que puede lograr una comunidad unida contra cualquier tiranía. La Carta Democrática es Ley y tiene rango constitucional. El propio Maduro la ha solicitado antes, hoy los venezolanos exigen sea aplicada y la Asamblea acompaña esa petición.
Como parte del abuso de poder, este sábado 18 y domingo 19 de marzo los venezolanos podrán en las plazas Bolívar del país validar ante el CNE a nuestro partido: Primero Justicia. Toda una generación que siempre ha estado al lado de la gente y que busca construir un país más justo con oportunidades para todos. Debemos sobreponernos a los obstáculos y resistir el abuso que se impone hoy desde el poder a través del Consejo Nacional Electoral, que no busca más que otra excusa para evitar las elecciones que el país exige y necesita. Los justicieros como siempre en la calle seguiremos trabajando para que Venezuela supere la crisis, imponiéndose la democracia y el progreso, para que David se termine imponiendo a Goliat.
 
 
*JULIO BORGES es presidente de la Asanblea Nacional de Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada