jueves, 10 de marzo de 2016

EL AGUA

PEDRO PABLO FERNANDEZ

Fidel Castro cuando vino a la toma de posesión de su amigo Carlos Andrés Pérez en 1989, dijo: “Yo le envidio a Venezuela más el agua que su petróleo”

Por lo menos en esto estoy de acuerdo con Fidel Castro. El agua es un recurso natural demasiado importante y nos hemos dado cuenta de que no es tan renovable como nos dijeron en el colegio. Es indispensable para la vida, la necesitamos para el consumo humano, para el riego y para producir electricidad.

Venezuela tiene ríos, lagos y lagunas, que dirigen sus aguas hacia grandes cuencas hidrográficas como pocos países en el mundo, y las estamos perdiendo por la contaminación y la falta de inversión.

El Lago de Valencia es el cuerpo de agua dulce sin desagüe al mar más grande de Venezuela y representa 0,3% de la superficie del país. Los vertidos de aguas residuales domésticas e industriales lo han convertido en una cloaca. Este es el mejor ejemplo, pero no el único, de cómo la falta de inversión en plantas de tratamiento y de control de los vertederos de aguas residuales están acabando con nuestras fuentes de agua.

Venezuela tiene enormes posibilidades de incrementar su producción de alimentos, pero necesita agua. Podemos ampliar la frontera agrícola de 30 millones de hectáreas a 45 desarrollando proyectos que tienen años esperando (el Uribante-Caparo en Barinas, el proyecto de las Majaguas en Portuguesa-Cojedes, la Cuenca del Unare y la Mesa de Guanipa en Anzoátegui, los módulos de Apure, los Valles de Aroa, las cuencas del Tiznado y Orituco). Solamente con el agua dulce que hay en el Delta del Orinoco tenemos para producir todo el arroz que consumimos los venezolanos y nos sobra para exportar.

La fuente de electricidad más importante es la hidroeléctrica porque es renovable y no contamina. Noruega, país petrolero como el nuestro, invirtió parte de la enorme renta petrolera de los últimos años para desarrollar centrales hidroeléctricas que hoy cubren 100% de su demanda eléctrica, y se estima que en los próximos años abastecerán energéticamente a toda Europa.

Es urgente declarar el problema del agua como prioridad nacional y convocar ya la conformación de una comisión de Estado con los mejores especialistas, que los tenemos en Venezuela, para desarrollar un plan que permita salvar nuestras cuencas hidrográficas y ponerlas al servicio del desarrollo y de una mejor calidad de vida para los venezolanos.


@PedroPabloFR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada