martes, 8 de marzo de 2016

El Juego de la Desesperanza

Bernard Horande
Si en algo son expertos los cubanos castristas es en guerra psicológica. Casi 60 años en el poder sometiendo a todo un pueblo lo indican. Esas mismas tácticas aplican en Venezuela.
Una de ellas, de las más importantes, es la creación permanente de desesperanza. El de hacer pensar a todo quien se oponga al régimen autoritario, que las vías de salida y libertad ya no existen. Que están agotadas. Que la situación es irreversible y que no hay más nada por lo que dar la pelea.
Buscan que aprendamos a desesperanzarnos. Desesperanza aprendida, lo llaman.
El 6 de Diciembre una clara mayoría de los venezolanos votamos en contra de la continuación de un régimen que, ya por 17 años continuos, ejerce el poder absoluto en Venezuela.
Esta circunstancia nos dio un respiro. Un aire de esperanza. De pronto surgió la idea que esta pesadilla convertida en catástrofe puede acabarse más pronto que tarde.
Pero no. El régimen autoritario - y en la práctica dictatorial - venezolano continúa en su afán de mantenerse en el poder a toda costa.
Utiliza mecanismos que buscan afirmar no solamente el poder real que aún tienen, sino también el poder perceptual. Hacen creer que aún tienen muchísimo poder, cuando en realidad la mayoría de la gente ya le dio la espalda.
Es así que progresivamente los venezolanos creyentes en un cambio, vamos cayendo otra vez en la trampa de la desesperanza. Creer que hagamos lo que hagamos, siempre encontraremos una y otra vez obstáculos insalvables que no nos permitirán sacar del poder a estos pillos que quieren eternizarse.
La realidad es otra. Muchos venezolanos no creyeron que habrían elecciones en el 2015. Al final, se realizaron. Muchos venezolanos no creyeron que, de haberlas, podríamos siquiera tener la oportunidad de ganarlas. No sólo las ganamos, sino que además con un margen muy amplio.
Y hoy muchos venezolanos comienzan a creer que por más mayoría que tengamos en uno de los Poderes más importantes de cualquier país, como es el Legislativo, tampoco podremos superar las sucesivas trabas que se nos imponen.
La última de ellas es una insólita, espúrea y hasta golpista sentencia emanada de un Tribunal Supremo de Justicia compuesto por Magistrados que fueron electos violando todo tipo de legalidad y procedimientos.
Según esta, la Asamblea Nacional quedaría reducida a un club de amigos que se reúne un par de veces a la semana para intercambiar folclórica y alegremente opiniones sobre lo que pasa en el país.
Lo cierto es que los acontecimientos se precipitan. Tanto en lo social como en lo económico, Venezuela se convierte en un polvorín. La paciencia y tolerancia de un creciente número de ciudadanos se está agotando. Una bomba de tiempo se está activando.
Este régimen cada vez se parece más a un cascarón vacío. Un grupito de dirigentes que no quieren soltar el poder, los privilegios y los dineros malhabidos.
Deberían leer algo de historia. De cómo terminan estos procesos. Y sus protagonistas.
Los venezolanos de bien, que queremos un cambio, debemos estar conscientes de la estrategia de la desesperanza y evitar caer en ella. Un cambio radical viene. Hagamos votos que se dé por las buenas.
La política tiene características muy peculiares y una de ellas es que es difícil de predecir. Es complicado hacer ejercicios de planificación en política.
Porque lo que sucede generalmente es que un acontecimiento impredecible y sorpresivo de pronto surge, y este lleva a otro y este a su vez a otro, hasta llegar a desenlaces inimaginables. La historia política del mundo así lo indica.
Por más tracalerías y argucias que utilicen estos delincuentes devenidos en mala hora en gobernantes, no podrán anular los deseos de un pueblo decidido que a gritos pide cambio.
La consigna es hacer conciencia y evitar caer en desesperanza.
Resistir, llenarnos de confianza y fe y dar la pelea como corresponde.

@bhorande

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada