miércoles, 1 de marzo de 2017

EL CAMBIO COMIENZA EN CADA UNO DE NOSOTROS

MARTA DE LA VEGA

TAL CUAL

Es necesario un voto de confianza para quienes han tomado el relevo en la conducción de las fuerzas democráticas desde la Mesa de la Unidad, cuyos voceros continuarán siendo los partidos políticos, que inicialmente solo ellos integraban
Buena noticia. Primero y segundo premios a la UCAB y a la USB respectivamente. Cuatro premios individuales a sendos estudiantes de la UCV. Y todos, apoyando a los ganadores. Metáfora del país por construir, con ética y sentido del logro como impulsos para avanzar.
Uno de los jóvenes de la UCAB, universidad que obtuvo el premio como la mejor delegación y mejor delegación internacional en el concurso de la ONU en la universidad de Harvard, declaraba a CNN en su mensaje a los venezolanos al final de su entrevista: “no se tiene que ser político para incidir positivamente en un cambio en el país”.
Se trata de convertirnos todos en ciudadanos, como agregó, para que podamos hacer el cambio deseable; tener confianza, pues los jóvenes no son más el futuro sino el presente, desde el cual, a base de trabajo en equipo, respeto recíproco, tenacidad y un mismo objetivo común aunque seamos diversos y pensemos distinto, se obtienen logros como este.
No se puede hablar de cambio si no cambiamos en nuestro actuar, si no abandonamos improvisación y mentalidad populista, efectista y demagógica, si no dejamos de echar la culpa al otro de nuestras derrotas, si no abandonamos clientelismo y amiguismo como dinámicas sociales de participación, si no nos deslastramos del “familismo” amoral para superarnos.
Otra buena noticia es la reestructuración de la MUD. Aunque no sean figuras rutilantes en los medios ni guerreros del teclado, los nuevos dirigentes escogidos son personas sobresalientes con fortalezas comprobadas en cada una de sus responsabilidades y ahora pasan a ser protagonistas para las tareas repartidas entre coordinador general, coordinadores del área política, del área social y del área técnica.
No citamos sus nombres porque han sido ya divulgados. Es necesario un voto de confianza para quienes han tomado el relevo en la conducción de las fuerzas democráticas desde la Mesa de la Unidad, cuyos voceros continuarán siendo los partidos políticos, que inicialmente solo ellos integraban.
No se pueden desconocer los aciertos obtenidos bajo la secretaría ejecutiva de Ramón Guillermo Aveledo y de Jesús Chúo Torrealba. Tampoco el hecho de que hubo errores, improvisación en algunas decisiones y falta de cálculo en nombramientos e iniciativas cuyas secuelas significaron un frenazo en la lucha hacia la recuperación del orden democrático y del Estado de derecho.
Mimetizarse en el lenguaje del que domina, no sentar enérgica protesta por la agresión física y psicológica violentas contra el parlamento y días después acudir a la mesa convocada como si no hubiera pasado nada, claudicar en el mandato constitucional del RR y elecciones regionales y no persistir en la exigencia de cumplimiento de lo acordado fueron fisuras y debilidades.
Pero no es poca cosa enfrentarse a un régimen mentiroso, transgresor, sin escrúpulos, que no cumple nada de lo que promete sino para ganar tiempo y perpetuarse, que controla casi todos los poderes aunque los demócratas sean mayoría.
Tres transformaciones destacan en renovación de la MUD: por primera vez son incluidas públicamente como directivos personas de la sociedad civil, respetadas profesionalmente y
honorables en el plano personal. Segundo, aumento del número de directivos no significa volver paquidérmica la MUD al tomar decisiones: dividir el trabajo facilita la eficiencia. Por último, directiva como puente entre grupos técnicos y partidos asegura que estos escuchen a los expertos para acciones políticas más eficaces.
Meta: derrotar el régimen para rescatar la decencia, restituir el hilo constitucional y restaurar la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada