jueves, 3 de marzo de 2016

ASAMBLEA NACIONAL PIDE ACTIVAR LA CARTA DEMOCRATICA INTERAMERICANA Y DECLRA INVÁLIDA LA SENTENCIA NO. 9 DEL TSJ

                 asamblea nacional

La Asamblea Nacional durante el debate este jueves sobre la sentencia del del TSJ, pidió activar Carta Democrática y declarar “inválida” dicha decisión.  El presidente de la AN, Henry Ramos Allup, aclaró que antes antes de perpetrar esta sentencia, el Tribunal Supremo de Justicia violó el artículo 40 de su propia ley, que exige la firma de las dos terceras partes de los magistrados de la Sala Constitucional, un hecho que no se llevó a cabo y hace inexistente la sentencia. Esto indica que  es una sentencia inválida, inexistente y no vinculante.
El texto leído en la Cámara tras la intervención del diputado Omar Barboza, consta de 17 considerandos y ocho puntos de acuerdo, entre los que destacan “denunciar ante la Organización de Estados Americanos la situación descrita y solicitar se aplique el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana” y exhortar al secretario general del organismo hemisférico, Luis Almagro, active el mecanismo al haberse violentado el orden constitucional.
El acuerdo llama al pueblo venezolano a “mantenerse alerta de forma democrática y pacífica”, así como llama la atención de lo grave que implica dejar a la Fuerza Armada Nacional fuera del control político.
Barboza señaló que no defraudarán la confianza que depositó en ellos el pueblo venezolano. “Venimos a defender las atribuciones constitucionales del poder legislativo” del Tribunal Supremo de Justicia.
Esto que ha ocurrido es un intento de golpe a la soberanía popular, la soberanía reside en el pueblo, tenga la seguridad el pueblo venezolano, que vamos a ejercer y a defender nuestras atribuciones constitucionales”, aseguró Barboza.
Continuando la sesión, el diputado Julio César Reyes también se refirió a la sentencia emitida por el TSJ a lo que indicó que “no es más que un reflejo de un poder que no es autónomo, lo quieren es que esta AN no ejerza su función”.
“Vemos que la Sala Constitucional abusa arbitrariamente de su poder, extralimitándose de sus funciones, haciendo una interpretación errada”, acotó Reyes.
Asimismo, Tomas Guanipa, manifestó que la Sala Constitucional pretende “que no hablemos de los 25 mil millones de dólares que se robaron de Cadivi y demás corrupción que existe en el país. Este es el gobierno más corrupto que ha tenido la historia del país, no tiene ya ningún tipo de legitimidad”.
“Lo inconstitucional es que se tenga que hacer 10 horas de colas para comprar alimentos, lo inconstitucional es que la gente con una enfermedad curable muera porque no hay medicinas (…) Mientras aquí no hay luz, ustedes están en la comodidad de un palacio de espalda al pueblo”, enfatizó Guanipa.
En este orden, Americo De Grazia, expresó que no hay gobierno en el país, “este gobierno es más inútil que cenicero en moto, lo que han hecho es robar y el origen de esta crisis es la corrupción que es encabezada por el gobierno”.
De Grazia no descartó mecanismos para salir el gobierno de Nicolás Maduro “son una tragedia para el país(…) parte de la salida es salir del tribuna.
El diputado Freddy Guevara, tomó la tribuna de oradores, y sentenció que los “magistrados del Tribunal Supremo de Justicia no pueden más que 8 millones de venezolanos”.
Reiteró que si el gobierno y el TSJ desconocen al pueblo, “llegará el momento en que el pueblo desconozca al Gobierno y aplique el artículo 350 de la Constitución para restituir el estado de derecho en Venezuela”.
No obstante, el diputado Carlos Berrizbeitia indicó que la Asamblea Nacional “no tiene por qué acatar esa decisión del TSJ. Sería un cierre técnico de la Asamblea Nacional”.
“Tratan de secuestrar a la AN en materia de control político, sobre el gobierno y la administración pública. El único órgano legítimo es la AN”, acotó.
Luego intervino el presidente a la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, quien aclaró que antes antes de perpetrar esta sentencia, el Tribunal Supremo de Justicia violó el artículo 40 de su propia ley, que exige la firma de las dos terceras partes de los magistrados de la Sala Constitucional, un hecho que no se llevó a cabo y hace inexistente la sentencia.
Durante su intervención, Ramos Allup explicó que esto correspondería a cinco de los siete magistrados que están en la Sala Constitucional, mientras que esta tiene cuatro, lo que no hace la mayoría. Esto indica que  es una sentencia inválida, inexistente y no vinculante.
(LaPatilla.com)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada