domingo, 6 de marzo de 2016

LA DANZA MADURISTA DE LA LLUVIA


“…oramos para que llueva en Venezuela

Delcy Eloina Rodríguez, canciller de Venezuela

No falta mucho para que veamos a los del gobierno chavista escenificando en cadena nacional la danza de la lluvia.

En un ejercicio de pura imaginación y con mala leche, imagínese el lector el maravilloso espectáculo que nos brindarían. Reventarían el rating.  

Sería, pongámonos noveleros, una suerte de ceremonia a lo alto del Ávila -¡perdón! - de Waraira Repano, velas y velones por doquier,  imágenes del Negro Felipe, la India Rosa y la Reina Guillermina, en la que la inefable “cancillera” del país, ataviada cual indiecita maquiritare, con tocado de plumas de guacharaca y collar de quiguas y pepas de zamuro, unas maraquitas en cada mano, bailara sobre unos carbones al rojo vivo, como en Sorte, pidiendo a “La Reina” que interceda ante el espíritu de Guaicaipuro, deidad de la Corte India, para que lance sobre nuestra tierra reseca un diluvio aliviador que nos rescate de la sed, la oscurana, la sarna y el malo olor corporal.

A su alrededor, en círculo estricto, Nicolás, dando saltos con un tambor culo e’puya terciado al hombro; Aristóbulo, disfrazado de San Juan Guaricongo, fumando un habano enviado por el mismísmo Fidel; Diosdado, de incógnito, vestido como Mono de Caicara para que no lo reconozcan los militantes del PSUV; Carreño de Burriquita girando enloquecida y Cilia de sacerdotisa Beatriz Veit Tané, tomando y escupiendo buches de cocuy; todos en trance, en un baile frenético, echando espumas por la boca, mascullando una lengua ininteligible, al ritmo de una pieza escrita para la ocasión, por el excelso compositor folklórico Paul Silvester Gillman, y por supuesto, presidiendo el rito, una gigantografía de la deidad principal: el Difunto, el Eterno y Mayor Destructor de la comarca.

La performance sería para coger palco, sin duda. Incluso, algunos dolaritos, que tanto está necesitando el gobierno, podrían sacarse vendiendo los derechos de transmisión a HBO, fungiendo de presentadora del programa la dulce y simpática Iris Valera escoltada por Winston Vallenilla y el humorista Padrino López. No es mala idea, quizás compensaríamos parte de lo que no nos pagan del petróleo los gorrones caribeños, sobre todo, los cubiches.

A propósito de estos últimos, no estaría mal que colaboraran en este espectáculo con un grupo de babalaos, paleros ñáñigos y santeros abakuá, que podrían, con su participación, dar lustre a la ceremonia y, quién sabe, ayudar un poco al logro del objetivo, con algunos sacrificios de gallos o palomas, echada de caracoles mediante.

Con la ceremonia -la presentadora dirá- el gobierno demuestra fehacientemente, que es una cochina mentira la de la oposición democrática, de que el desastre de los  servicios de agua y electricidad no se debe a una conducción gubernamental incompetente, ignorante y corrupta. Que es una falsedad eso de que en otros países que padecen igual o peor el fenómeno del Ñiño, no falta la electricidad y la luz. Que de lo que se trata es que no hemos rezado u orado lo suficiente a María Lionza o Sai Baba, que no nos hemos practicado “despojos” y “limpiezas”, y aplicado los sahumerios indicados, y que, en fin, no hemos encomendado nuestros espíritus a los brujos y médiums adecuados.

Si seguimos imaginando la escena en cuestión, se me ocurre que no faltaría en el paroxismo de ella, un espontáneo que valientemente salte al ruedo -un columnista de Aporrea, por ejemplo- y que achispado por unos traguitos de más, de guarapita hecha en socialismo por Lácteos Los Andes, se mande con una estrofa como ésta:  

“El vice Aristóbulo, aé,

cabeza pelá, aé,

el año que viene, aé,

cesante estará…aé”.

Tam tam tam tam tam tam tam tam…..


EMILIO NOUEL V.

@ENouelV

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada