lunes, 28 de septiembre de 2015

LA BESTIA NACIONALISTA Y LA AMENAZA A CESAR MIGUEL RONDÓN

 
       Emilio Nouel V
 
 
"En mis pasos está mi patria del momento;
en mis acentos sabrán hallar a las demás.
Soy el relámpago que se vuelve infinito
para alumbrar el cielo de todas mis patrias"

 
A.    Pérez Alencart


A mí los nacionalismos me repugnan. Todos, sin excepción, tanto los que llaman benignos o sanos como los agresivos. No puedo avenirme a ellos, de ambos sospecho, de ninguno me fio. Me parecen nefastos estos atavismos, al igual que las identidades colectivas que traen consigo los fanatismos laicos o religiosos.
 
Stefan Zweig, con razón, hablaba de  la bestia sarnosa del nacionalismo”. Y sin duda es un paso retrógrado en la humanidad, y para rematar, causa de no pocos conflictos bélicos.
En esencia los distintos nacionalismos o patriotismos son lo mismo, comparten naturaleza, es una cuestión de grados, los separa una línea tenue. Se comienza con la perspectiva más inofensiva, más ligth, y al final se cae siempre en la más repudiable conducta xenofóbica frente a “el otro”.
Me siento ciudadano del mundo, no sé si por mis genes o los principios que me inculcaron en casa o los maestros que me tocaron en la vida.
Adonde quiera que he ido no me he sentido ajeno, independientemente de ciertas reacciones o gestos, muy pocos, por cierto, con los que me he topado.

Soy de los que se puede emocionar igual con un blues de Nina Simone, un  Camarón de la Isla cantando bulerías, un golpe tocuyano de Pio Alvarado, un merengue de Juan Luis Guerra, un aria de Verdi, una bossa nova de Vinicius de Moraes o una zamba argentina interpretada por Mercedes Sosa.
He disfrutado igual leyendo a Sándor Marai como a Jorge Amado, a Voltaire como a Bryce Echenique, a Hemingway o a Octavio Paz, a Borges, Cadenas o a Moravia, a Amin Malouf o a Ruiz Zafón.
Es por ello que rechazo toda expresión nacionalista irracional que pretenda execrar a una persona por el hecho de ser fuereño. Como si tener un pasaporte determinado te ofreciera una patente de corso para discriminar, ofender o no tolerar al supuestamente distinto a ti dentro de las fronteras propias.

Este nacionalismo absurdo cuando es utilizado en la política puede alcanzar las más altas cotas de aberración, y en la historia nos sobran ejemplos racistas, etnicistas y militaristas.
Estas conductas se hacen aún más abominables cuando van aderezadas con la crasa ignorancia de un funcionario público mediocre.
En los días que corren, el caso insólito de amedrentamiento contra un periodista independiente como Cesar Miguel Rondón, es muestra clara del intento de manipulación de los impulsos chauvinistas atávicos por parte del gobierno.
Con la afirmación de “mexicano-venezolano” que se formula contra el escritor y periodista, el gobierno trata de mover las fibras xenofóbicas, como si de un venezolano "impuro" se tratara. “No es venezolano, por tanto, no tiene derecho a decir lo que dice”, es lo que el gobierno quisiera que compartiéramos con él, para así, aborrecer al “extranjero” César Miguel.
 
Si bien ya es grave la violación de un derecho humano (libertad de expresión) de Rondón, no lo es menos el “desconocimiento” por parte de una autoridad, de la verdadera nacionalidad de él, que tanto la Constitución vigente cuando nació, como la actual, lo califican como venezolano por nacimiento.
Obviamente, el funcionario, al no disponer de otro argumento sólido, echa mano de un expediente espurio creyendo que eso pueda tener algún efecto en la opinión pública a la hora de tomar una eventual medida arbitraria.
El nacionalismo patriotero es una peste. Y estoy consciente de que decir esto es de lo más políticamente incorrecto.
El caso de Cesar Miguel no trata de eso, porque está claro que es venezolano por los cuatro costados constitucionales.
En el fondo de este caso particular está la reiterada conducta autoritaria y perversa de quienes nos gobiernan.
Pero también está la noción de nacionalismo, con base en la cual, situaciones aberrantes como la de marras, pueden tener cabida y hasta aceptación.
 
EMILIO NOUEL V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada