miércoles, 23 de septiembre de 2015

Oliveros: Gobierno de Maduro generó una catástrofe económica

Es una estupidez que el BCV no publique cifras

Reporte Unidad Venezuela.- “Todo indica que el año va a terminar muy mal: se habla de una inflación cercana al 200 %, una caída del Producto Interno Bruto de hasta 10 %; cuando se revisan los indicadores macro pudiéramos hablar, tal vez, del peor comportamiento macroeconómico en la historia de Venezuela, seguramente, y uno de los peores del mundo en la actualidad. Ciertamente, estamos en presencia de una catástrofe”.
No es que Nostradamus haya vaticinado tal cataclismo financiero, sino que las estadísticas y proyecciones – al menos, las que ofrecen analistas serios, de raigambre académica –, tales como el economista Luis Oliveros, a quien corresponde la frase, dejan claros panoramas nada alentadores para los venezolanos, a despecho de las promesas oficiales de una mejora sustancial que nunca se concreta.
“Nicolás Maduro no logra estabilizar la economía, mucho menos puede generar un milagro. Desde que tomó posesión de la presidencia, los números macroeconómicos en Venezuela han sido un total y absoluto fracaso”, enfatiza el experto, despejando cualquier manifestación de candidez en torno a los anuncios de un inminente abastecimiento, una ficción inversamente proporcional a nuestra cruda realidad.
“¿Un ejemplo? Primer semestre de 2014, con el precio del petróleo en niveles de 100 $, el PIB cayó en 5 %. Es decir, mientras ese equipo de gobierno, mientras ese equipo económico esté manejando Venezuela, vamos a seguir teniendo resultados muy malos en materia económica”, destaca, confiando que no espera milagros en la materia sino un mayor deterioro.

El BCV no tiene ni la primera ni la última palabra

Al intentar escrutar el laberíntico drama, Oliveros refuta, en primer término, la ausencia de cifras oficiales por parte del ente rector. “El BCV no emite cifras porque la institucionalidad en Venezuela murió, los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro se encargaron de destruir la institucionalidad en Venezuela. Hoy las instituciones son apéndices del Gobierno y ningún país en el mundo, cuyas instituciones sean esclavas del gobierno, puede pensar en desarrollo, en crecimiento en generar bienestar”.
Para el diplomado, la ausencia de tales reportes del Banco Central de Venezuela corrobora, precisamente, que la situación económica en Venezuela es muy precaria.
“Los índices de pobreza, por ejemplo, que son el estandarte, bandera del Gobierno de Miraflores en todos estos años, no se publican desde diciembre de 2013. ¿Cómo pueden estar los índices de pobreza de un Ejecutivo que es experto en hacer publicidad, cuando tiene más de un año y ocho meses que no los emite?”.
“Se habla de que la pobreza hoy está en niveles peores de los que había en 1998. Entonces, no publicas inflación, no publicas PIB, no publicas escasez, no publicas balanza de pagos, no publicas el desglose de la base monetaria y ahora tampoco publicas el índice de pobreza”, agrega.
El declarante califica como una “absoluta y soberana estupidez”, además de un error, que dicha obligación del BCV, por ley, se incumpla. “El Gobierno cree que escondiendo las cifras la gente no va a sentir la inflación, no va a sentir la caída de la actividad económica. Lo que te dice es un Gobierno es que no tiene idea de lo que tiene que hacer en materia económica y decide esconder las cifras. Yo creo que es peor ese remedio que la enfermedad, porque mucha gente al hacer su presupuesto coloca una inflación que es mayor que la que realmente rige, y eso lo que hace es que potencia más la inflación”, asevera.
Pegarle a los números como si fuera la lotería
Luis Oliveros augura, asimismo, que una de las decisiones que la administración de Miraflores acogerá con inminencia será el aumentar la oferta de algunos bienes de cara al 6 de diciembre.
Cuando tú agarras todos los anuncios que han hecho los ministros y voceros gubernamentales y llevas esas cifras a números per cápita, te da qué consumo en una semana, semana y media; entonces, ciertamente, el ‘pañito caliente’ que ellos van a querer colocar ante los comicios es muy corto y no les va a durar nada. Si esa es su última esperanza para ellos levantar y ganar popularidad, están perdiendo mucho porque no lo van a lograr”, puntualiza.
Otro fenómeno del cual dimana complejidad, según explica el especialista, es que el venezolano ha visto, al mismo tiempo, un descenso en su capacidad adquisitiva y una caída importante en el consumo. “Es algo raro cuando tú ves a un país con una inflación tan elevada y una caída en el consumo; al contrario, la gente trata de consumir mucho más para tratar de refugiarse de la inflación. Lo que estamos viendo es que la gente no tiene capacidad adquisitiva, tiene muy poca capacidad adquisitiva, pues esta ha mermado considerablemente y va a seguir mermando”, alega.
Oliveros avizora que el régimen, seguramente, en la ruta a la cita con el sufragio legislativo, aumentará el salario mínimo. “Se habla de números importantes, el tema es que igual no le va a alcanzar. El venezolano va a terminar con niveles de poder adquisitivo con variación en negativo”.
“¿Cómo está haciendo el venezolano?”, se pregunta. “El venezolano está tratando de hacer colas para comprar productos regulados, está tratando de ver cómo hace para rebuscarse, está usando las tarjetas de crédito para comprar medicinas y alimentos, cosa que es peligrosa, porque es un endeudamiento costoso; además, cuando ya tú tienes déficit en tu flujo de caja, endeudarte para comprar los productos de primera necesidad, obviamente, tú hueco en términos de presupuesto va a seguir creciendo”, aduce, añadiendo que en ese escenario de fuerte componente social la gente vive de una manera peor a cómo lo hacía hace 10 o 12 años.

Maduro es incapaz de mejorar situación económica

Con respecto a la caótica situación que atraviesa el sector industrial y el empresariado del país, Oliveros rememora cuáles han sido los lineamientos observados en dicho ámbito: “Tú tuviste una política de perseguir al sector privado, una política de control de precios que hizo que mucha gente no pudiera producir a grandes niveles, una política de confiscaciones de empresas que hoy producen mucho menos de lo que hacían cuando estaban en manos privadas, pero que, ahora, adicionalmente, tienen el componente de materia prima donde hay un empresario venezolano que estaba produciendo y que ahora tiene escasez fuerte de producción”.
“Nicolás Maduro es incapaz de mejorar la situación económica en Venezuela, es incapaz de generar bienestar sostenible, es incapaz de voltear estos números macroeconómicos, mientras siga con las ideas de mantener los controles, de mantener un estado hipertrofiado y cada día creciendo más, tratando de meterse en cualquier cantidad de cosas, buscando culpables de los problemas en Colombia, en Guyana, en cualquier parte del mundo y no interiorizando los problemas y sabiendo que el culpable ha sido el Gobierno, no vamos a solucionar la crisis”, insiste.
Concluye subrayando que Venezuela tiene “un sistema de precios que no sirve”. “Hoy pensar en un precio para un producto es una locura, porque hay una distorsión gigantesca y se tiene a un Gobierno generando incentivos macabros para que la economía sigue funcionando mal”, por lo cual, dictamina, es prácticamente imposible pensar que vaya a producirse alguna mejora.
“La única salida aquí, la única manera de que podamos ser optimistas, es que el Gobierno Nacional de un vuelco de 180 grados en su manera de hacer política económica. Y eso no creo que lo vaya a hacer”, sentencia Luis Oliveros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada