jueves, 2 de junio de 2016

El saqueo como realidad y representación

                 IBSEN MARTINEZ

“El saqueo es mi representación”. Aun sin haber leído a Schopenhauer, tal podría ser el lema que guía a ese venezolano arquetípicamente vestido con bermudas, calzado con chanclas de goma, el torso desnudo y gorra de béisbol que, enterado de que un camión de 22 ruedas que transporta un container de harina de maíz precocida ha volcado en una zanja cercana a su caserío, se lanza a la carretera jurando no regresar al bohío sin algo que poner al fuego.
Advierto, por cierto, algunas diferencias entre la actual epidemia de saqueos de baja, mediana y altísima intensidad que hoy azota a Venezuela, y los sangrientos motines y masivos pillajes que, en tres días de febrero de 1989, estremecieron Caracas y su extrarradio, dejando un saldo de 300 muertos y que convinimos todos en recordar como El Caracazo.
En aquella ocasión, las decapitaciones y los cercenamientos fueron cosa común durante las primeras horas de conmoción. Un rezagado llegaba a la carrera con ánimo de entrar a la brava al supermercado. Se liaba a puñetazos con la brigada de espontáneos controladores de tráfico que lo retenían en el umbral de la puerta de vidrio que acababan de romper. El tumulto no le permitía entrar al rezagado, pero tampoco recular del todo.
Entonces, una estalactita de vidrio pretensado, hasta ese momento imperceptible y oscilante en lo más alto, se precipitaba sobe el infeliz que se batía con el villanaje saqueador justo en el instante en que, por proteger la cara entre los brazos, bajaba la cabeza y ofrecía limpiamente el cogote al astillón que lo guillotinaba.
Pero este tipo de ocurrencia fue, como decía, cosa de las primeras horas del Caracazo. La mayoría de los muertos fue abatida durante la noche por ráfagas de fusil de asalto que atravesaron la mampostería las planchas de zinc, las láminas de cartón y el maderamen vencido de las favelas caraqueñas que cubren los cerros circundantes: el Ejército había salido a la calle a “restablecer” el orden del único modo que saben hacerlo los militares. Eso fue hace ya 27 años; no se contaba con la telefonía celular ni las redes sociales. Ni con el cleptochavismo.
Hoy, Venezuela registra diariamente un aumento en la cadencia con que se suceden saqueos, aun en presencia de la Guardia Nacional. Hay método en el pillaje: información privilegiada de dónde, cuándo y qué producto de primera necesidad ha llegado al automercado o al almacén. Quienes alientan y dirigen profesionalmente los saqueos no necesariamente compiten con los revendedores chavistas llamados bachaqueros; ambas corporaciones cuentan con la aquiescencia gubernamental.
Ocurre, ciertamente, el “saqueo aleatorio”, como ese del camión de cerveza o arroz que se accidenta cerca de una villa miseria cuya desdentada población se precipita a vaciar el vehículo. Pero la norma es que el nivel de organización alcanzado ya por el paramilitarismo chavista impregne el oficio de saquear.
Cifras: el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, informa de que, entre enero y febrero de 2016 se documentaron 64 saqueos o intentos de saqueo. El 81% de los hechos fue en contra de transportes de alimentos o bebidas, mientras cubrían sus rutas de distribución. El 19% restante fue contra centros de expendio de alimentos, depósitos y otras instalaciones. Como en el resto de la actividad criminal —homicidios, asaltos, secuestros—, la impunidad es del 99%.
La cúpula “cívico-militar” y sus boliburgueses han saqueado durante 17 años miles de millones de dólares. ¿Podía evitarse que cundiera el ejemplo? Tal y como afirmaba en el siglo pasado José Ignacio Cabrujas, insuperable satírico: “Venezuela es un botín”.
@ibsenmartinez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada