miércoles, 28 de octubre de 2015

El inesperado cortejo entre Wall Street y el socialismo del boliviano Evo Morales
 
BBC MUNDO
 
No hace mucho que el diario londinense Financial Times, biblia del capitalismo, llamó a Evo Morales "el socialista más exitoso del mundo".
Aunque el discurso del presidente boliviano ha presentado en muchas ocasiones al "neoliberalismo" como un rival, la verdad es que no se la llevan tan mal, como sugiere el cumplido de la publicación británica.
Morales pasó este lunes, el día de su cumpleaños, en Nueva York dando una conferencia a inversionistas de Wall Street. El título del evento: "Cómo invertir en la nueva Bolivia".
El evento fue responsabilidad de FT Live, división dedicada a organizar conferencias del diario londinense.
El gobierno boliviano invirtió en el evento unos US$472.000, de los que US$330.000 fueron aportados como donación por la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Además, similar a lo que ya hizo sobre Brasil y Colombia, el FT publicó un reportaje especial titulado "La nueva Bolivia", con notas sobre aspectos como turismo, agroindustria o consumo, y, en la versión impresa, con publicidad tanto del Estado como empresas privadas del país.

Moderación

Este aparente acercamiento de Morales a Wall Street parece un giro tal vez inesperado para un presidente que llegó al poder en 2006, tras años como líder sindical, con una reputación de radicalismo y hostilidad a los intereses políticos y económicos de Estados Unidos en la región.
Desde entonces, sin embargo, la economía boliviana ha prosperado.
Y la distancia entre Morales y los mercados no ha sido tan grande como alguna vez se llegó a pensar.
Y entonces, ¿qué fue lo que pasó para poner a Evo Morales más cerca de los afectos del capitalismo internacional?
Para empezar, argumentan algunos, Morales nunca fue tan radical en términos económicos.
En 2006, durante su primer año en el poder, el mandatario anunció la nacionalización de los recursos energéticos, al mismo tiempo que ordenaba a los militares la ocupación de instalaciones de empresas extranjeras en ese sector.
"En un sentido estricto, no hubo nacionalización. Hubo un cambio en los términos de los contratos para que una mayor parte de las ganancias se quedaran en Bolivia", asegura sin embargo Eduardo Gamarra, catedrático boliviano de la Universidad Internacional de Florida (FIU), en conversación con BBC Mundo.
Morales llegó al poder a mediados de la década pasada como parte de una oleada de mandatarios de izquierda, de los que el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez fue visto como el gran inspirador.
Pero Bolivia no comparte la extensión de los males económicos que afronta Venezuela hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada