miércoles, 9 de diciembre de 2015

Descartan que el gobierno impulse cambios económicos luego de perder la Asamblea
 
 
BLANCA VERA AZAF
 
EL NACIONAL
 
Firmas internacionales ven con preocupación el hecho de que luego de la abrumadora victoria de la oposición en las elecciones para la Asamblea Nacional, el gobierno de Nicolás Maduro no tome medidas económicas. Aseguran que muestra de ello fue el discurso del presidente, que culpó de la derrota a la guerra económica y no asomó ninguna intención de asumir un ajuste que mejores las condiciones de vida.
Las consultoras TPCG, JP Morgan, HSBC y Barclays Capítal indican que existe la posibilidad de que el sector más radical del gobierno no quiera asumir los cambios que se deben hacer en política económica y se nieguen a tomar medidas como la unificación cambiaria.
Todas las firmas hacen alusión a un escenario de transición en vista de la poca disposición que muestra el gobierno de trazar una nueva ruta de políticas económicas o de corregir el modelo que hasta ahora se ha aplicado en Venezuela. También expresan preocupación por la situación de Petróleos de Venezuela y advierten sobre la necesidad de que el gobierno le permita llevar a cabo algunos cambios como vender dólares al Banco Central de Venezuela a un tipo de cambio mucho más alto.
En cuanto a los compromisos de deuda, si bien ninguna de las cuatro firmas se refiere a un posible evento de cesación de pago, sí hacen alusión a los compromisos de pago que tienen la República y la petrolera para 2016.
De hecho, sigue habiendo cierta expectativa con respecto al anuncio del ministro de Petróleo y Minería y presidente de Pdvsa, Eulogio Del Pino, sobre la eventualidad de hacer un canje de deuda para alargar los compromisos de pago.
Una muestra de cómo el mercado internacional reaccionó al triunfo de la oposición es que el lunes los bonos de la República y de Pdvsa experimentaron un incremento de casi cinco puntos porcentuales en una jornada, a pesar de que ese mismo día los precios del petróleo se vinieron abajo. La importancia de esta alza es que cuando un papel sube más de un punto porcentual al día significa una importante ganancia para el inversionista.
 

TPCG: Perspectivas son inciertas
TPCG asegura que no esperan ningún cambio significativo de la política económica a corto plazo. “Las perspectivas para 2016 son inciertas. Los diferentes escenarios dependerán de la habilidad de ambos lados para capitalizar el reconocimiento del presidente Nicolás Maduro del triunfo de la oposición y de culpar a la guerra económica de los resultados contra la revolución. Sin embargo, más allá de quién tiene la responsabilidad, no hay aún ningún signo sobre el camino que tomará el gobierno ahora que el apoyo electoral se ve disminuido. Maduro ha prometido repetidamente radicalizar la revolución después de las elección, aunque sin dar detalles de lo que  realmente significa en términos de las políticas actuales. Sin embargo, el alza del precio de la gasolina y el ajuste del tipo de cambio siguen estando en la agenda”, señala.
Las firma también se refiere en su informe a las diferentes organizaciones que existen en la Mesa de la Unidad Democrática sobre la manera de llevar a cabo una posible transición. “El grupo más radical, liderado por Leopoldo López ahora en la cárcel, apoyaría posiblemente abrupto cambio de régimen, mientras que el más moderado, encabezado por el gobernador Henrique Capriles, probablemente favorecería una transición negociada”.
Añade que más allá de las expectativas de la oposición con respecto a esta elección, no existe un plan concreto que esté dirigido a corregir los problemas que presenta actualmente la economía.
 
Barclays: Gobierno está debilitado
Barclays Capital dice que dada la abrumadora victoria de la oposición, el gobierno puede estar muy debilitado para tomar medidas que alivien la crisis económica. “En esta situación, creemos que hay dos posibilidades: reequilibrar los poderes constitucionales del país (Tribunal Supremo de  Justicia, Fiscalía General, defensor del pueblo, etc.) hacia la oposición o que las instituciones se mantengan alineadas con el gobierno”.
Explica que, en el primer caso, con una mayoría calificada es posible activar diferentes mecanismos legales para iniciar la transición. Un referéndum revocatorio es una de esas opciones, otra es la enmienda constitucional. Agrega que implementar una u otra no será fácil y el gobierno puede obstruir ambas opciones utilizando su control sobre el Poder Judicial y el Poder Electoral.
“Sin embargo, dado que la oposición emergió como una alternativa clara del poder no descartaríamos que se reequilibren las instituciones del Estado, incluida las Fuerzas Armadas,  por medio del cual se distanciarían del gobierno y se alinearían mucho más cerca de la oposición. Si el Ejecutivo se radicaliza y cierra los mecanismos de transición constitucional, creemos que se profundizará la crisis política y económica y podría terminar  en una transición no constitucional”.
La firma reconoce que hay un ambiente de incertidumbre para 2016. No obstante, señala que si se lleva acabo una transición con un camino poco claro, pero con la posibilidad de aplicar cambios políticos traería consecuencias positivas.
 
JP Morgan: Sin ajuste a corto plazo
JP señala en su informe que la reacción inmediata del presidente Nicolás Maduro ante los resultados electorales busca reforzar la marca chavista. Agrega que el mandatario resaltó la naturaleza democrática de la revolución bolivariana más allá de los resultados de las elecciones parlamentarias, y no asumió su responsabilidad por la estanflación que ha provocado la política económica. Insistió en que  el gobierno ha sido víctima de la guerra económica y el sabotaje emprendidos por élites nacionales e internacionales. “Este tono sugiere que el gobierno continuará atado a la narrativa de la política económica más allá de llevar a cabo cualquier ajuste”, advierte.
La firma sostiene que la oposición buscará la manera de que el gobierno asuma la responsabilidad de aplicar medidas económicas como la devaluación del tipo de cambio y la unificación cambiaria, tratando así de evitar que la culpen de apoyar alguna política neoliberal. “Asumiendo que no habrá ajustes a corto plazo, la situación económica continuará deteriorándose, lo que podría propiciar tensiones sociales”.
JP Morgan advierte que puede darse el caso de que quede en evidencia que un evento de alto perfil político como las parlamentarias falle en brindar alguna mejora tangible a los problemas económicos del día a día. 
 
HSBC: Mayores fricciones en el chavismo
La firma HSBC considera que la victoria de la oposición puede acrecentar las fricciones internas en el chavismo e impedir que se asuman reformas en política económica. “El hecho de que las elecciones se hayan llevado a cabo en un ambiente de paz y que los resultados no hayan sido disputados por la oposición muestra que el escenario de extrema radicalización no se materializó”, señala.
Agrega que, de ahora en adelante, el sector más ligth del chavismo puede ganar fuerza e iniciar el cambio hacia una transición. “La gran victoria de la oposición puede haber dañado la legitimidad del ala dura del chavismo, quienes encontrarán que será muy difícil mantener el apoyo hacia el status quo debido a la caída de los precios del petróleo”, puntualiza.
HSBC asevera que a partir de ahora hay un nuevo panorama político en el que se podrán aprobar o modificar leyes orgánicas que atañen a la estructura y funcionamiento del Estado, así como aprobar leyes y tratados internacionales por referéndum. “Se podrá  auditar al Ejecutivo y normar al procurador general, al contralor y al Tribunal Supremo de Justicia e interpelar al presidente de la República”.
La firma se refiere a la posibilidad que tiene la nueva Asamblea de convocar a una reforma constitucional, que podría ser sancionada por los ciudadanos a través de un referéndum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada