sábado, 5 de diciembre de 2015

EX PRESIDENTES: DECLARACION DE CARACAS






Expresidentes latinoamericanos confían que elecciones se realicen dentro del orden constitucional
 “La claridad del procedimiento de escrutinio es la verdadera garantía de la legalidad del título que otorgan las urnas”, señalan en el documento los exmandatarios invitados por la Unidad
 
Prensa Unidad Venezuela (Caracas, 04 de diciembre de 2015).- Los ex jefes de Estado y de Gobierno integrantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) emitieron este viernes en la capital venezolana la Declaración de Caracas, en el cual expresan sus “deseos fervientes” de que las elecciones a las que acuden los venezolanos este domingo seis de diciembre “en un momento crucial, se realicen sin alteraciones dentro del orden constitucional y democrático, y aseguradas por el respeto y acatamiento que le deben los miembros del Estado y sus Fuerzas Armadas, a través del Plan República, a lo que dispongan realmente las mayorías democráticas”.  
La declaración, leída a los medios de comunicación por el expresidente colombiano Andrés Pastrana, fue suscrita también por los expresidentes Luis Alberto Lacalle, de Uruguay; Mireya Moscoso, de Panamá; y Miguel Ángel Rodríguez y Laura Chinchilla, de Costa Rica.
Los expresidentes se encuentran en Venezuela invitados por la Unidad Democrática con el propósito de acompañar al pueblo venezolano durante las elecciones parlamentarias que se realizarán pasado mañana para escoger la Asamblea Nacional que regirá para el período 2016-2021.
A continuación se transcribe el texto completo:

                                      Resultado de imagen para PASTRANA CHINCHILLA LACALLE  
Declaración de Caracas
 
Los ex jefes de Estado y de Gobierno integrantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) hemos convenido en el envío de una misión de ex presidentes, para acompañar al noble pueblo de Venezuela durante la jornada de elecciones parlamentarias que se realizará este 6 de diciembre, a cuyo efecto la Mesa de la Unidad Democrática y su Comisión Internacional nos han cursado una invitación que hemos aceptado.
Tal y como lo manifestáramos en nuestra reciente Declaración de Bogotá, se sostiene nuestra preocupación por el contexto en el que se realizarán las referidas elecciones, a saber, encontrándose bajo privación de libertad o inhabilitados políticamente importantes líderes de la oposición democrática;  rigiendo una suspensión parcial de las garantías constitucionales a lo largo del territorio venezolano que limita con Colombia; mediando una virtual hegemonía comunicacional de Estado, limitante del debate libre, equitativo e informado que es necesario en toda elección democrática; y bajo la negativa de que se realice una observación internacional imparcial y técnicamente calificada, como ocurre en toda democracia que se guíe por el principio de transparencia de los actos de los poderes públicos.
Al respecto, no podemos menos que compartir la clara manifestación del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, del pasado 10 de noviembre, hecha al Poder Electoral de Venezuela y a cuyo tenor ”existen razones para creer que las condiciones en las que el pueblo va a ir a votar el 6 de diciembre no están en este momento garantizadas”.
No obstante ello, e incluso mediando hechos de violencia censurables, estamos convencidos de que la determinación democrática y libertaria de los venezolanos logrará sobreponerse a cualquier escoyo que intente limitar su voluntad soberana. Confiamos que ella se expresará de manera clara, firme y pacífica, a través del voto y a fin de decidir la futura composición de la Asamblea Nacional que es el seno natural para el diálogo democrático, la adopción de las decisiones fundamentales que marquen el rumbo institucional, económico y político de su nación, y el ejercicio efectivo de control sobre las instancias de gobierno.
La misión de expresidentes de IDEA, integrada por demócratas que hemos sido probados como tales y sin desviaciones durante nuestras respectivas gestiones de elección popular, llegamos a Venezuela con ánimo de respeto cabal por sus asuntos internos y con autonomía de juicio. Traemos con nosotros la solidaridad de nuestras respectivas naciones y para expresarle a los venezolanos nuestros deseos fervientes de que las elecciones a las que habrán de acudir en un momento crucial, se realicen sin alteraciones dentro del orden constitucional y democrático, y aseguradas por el respeto y acatamiento que le deben los miembros del Estado y sus Fuerzas Armadas, a través del Plan República, a lo que dispongan realmente las mayorías democráticas.
La expresión del voto ciudadano demanda, bajo cualquier sistema electoral democrático, la garantía del escrutinio transparente – mesa por mesa, voto por voto – con la participación de testigos y garantes de todas las fuerza en contienda y la posibilidad de controvertir los resultados oficiales con un recuento minucioso en caso de surgir alguna duda.
La claridad del procedimiento de escrutinio es la verdadera garantía de la legalidad del título que otorgan las urnas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada