viernes, 4 de diciembre de 2015

HENRY RAMOS ALLUP: NO HAY TESTÍCULOS NI MÚSCULO PARA DAR UN GOLPE DE ESTADO EN VENEZUELA

 
 
 
LUDMILA VINOGRADOFF
 
ABC ESPAÑA
 
La oposición está postulando a Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática y miembro de la directiva de la alianza de la Unidad Democrática (MUD), para que sea el próximo presidente de la Asamblea Nacional –cargo que ocupa actualmente Diosdado Cabello– si gana los comicios el próximo domingo.
–¿Por qué Nicolás Maduro apela a la intervención militar?
–En Venezuela, después de cada elección se descompone la correlación de fuerzas existentes, es decir, aquí cuando la gente pierde confianza en el voto como instrumento de transformación mira para otro lado.
–¿Están los militares en condiciones dar un golpe o autogolpe?
–Aquí no hay testículos ni músculo para dar un golpe militar.
–¿Logrará la MUD una mayoría para impulsar el cambio desde el Parlamento?
–La verdad es que con mayoría simple, de la mitad más uno de los 167 escaños, se puede aprobar leyes, pedir cuentas al Ejecutivo, interpelar a los ministros, e impulsar el cambio.
–¿Con mayoría simple se puede aprobar una enmienda constitucional?
–Los chavistas sólo tuvieron mayoría simple e hicieron todo a su antojo a pesar de la protesta y el veto de los diputados opositores.
–¿Y si antes de la transferencia el 5 de enero Maduro pide poderes especiales y meten nuevas leyes?
–El Gobierno de Maduro puede cometer locuras como designar algunos miembros del Tribunal Supremo de Justicia, adelantar jubilaciones de los magistrados. También la habilitante, pero no quiero adelantarme aunque estamos preparados para enfrentar cualquier contingencia que ocurra.
–¿Los chavistas se atreverían a tanto?
–Pueden atreverse, pero creo que el trauma de la derrota sería de tal magnitud que los inhibiría.
–¿Qué perdería el Gobierno en estas elecciones?
–Por primera vez el Gobierno perdería el poder fundamental, que es el legislativo. En estos 17 años ha sido como una cañería del Ejecutivo en el palacio de Miraflores. En lugar de legislar habilitaba al presidente con poderes especiales, que por cierto no han servido para nada. No ha controlado ni ha interpelado a ministros ni se ha ocupado de controlar al Tribunal Supremo de justicia, el Poder Judicial que es la Fiscalía y el Defensor del Pueblo. Esos organismos los designa la Asamblea con base a ciertos requisitos que nunca cumple.
–¿Qué hará la nueva Asamblea?
–Ahora la nueva Asamblea no solo va a controlar al Ejecutivo, legislar, interpelar a los ministros, aprobar los presupuestos, sino que también va a controlar los poderes derivados que van por libre. Eso ya es un cambio importante. Y habrá separación de poderes.
–¿Quién manda en verdad en el Gobierno?
–Sin exagerar, yo diría que hay cuatro grupos. Maduro tiene un trozo, Diosdado Cabello, otro trozo; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, tiene el tercer pedazo y el gobernador de Aragua, Tarek El Aissami, el cuarto.
–¿Qué pasará con ellos?
–Estos cuatro grupos de poder a partir de los resultados del domingo van a comenzar a atribuirse la culpabilidad de la derrota. Eso va a debilitar aún más al Gobierno.
–¿Ve a Maduro terminando su mandato en 2019?
–No veo a Maduro terminando su periodo presidencial.
–¿Se puede activar el referendo revocatorio en abril de 2016, cuando se cumple la mitad de su mandato?
–Sí, pero, nosotros nos hemos cuidado en la oposición de no plantear el referendo revocatorio porque tiene tantas exigencias que hace el proceso engorroso y difícil.
–¿Y si Maduro dice que no renuncia?
–Es un mecanismo que depende de la voluntad de la persona. Pero visto así, si se produjera un gran movimiento nacional pidiendo la renuncia del presidente, Maduro saldría por una puerta mucho más importante que por la otra.
–¿Pero él no piensa así?
–Una persona medianamente objetiva se decidiría por la renuncia. En todo sistema democrático las renuncias se toman cuando hay crisis y abren la posibilidad de nuevas elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada