martes, 8 de diciembre de 2015


Los resultados de las elecciones del domingo arrojaron una sentencia inequívoca: la crisis económica condenó al chavismo y permitió que la Mesa de la Unidad Democrática se alzara con la mayoría calificada de dos tercios en la próxima Asamblea Nacional.
La aguda escasez y el alto índice de inflación, dos fenómenos que afectan a todo el país de manera muy similar, causaron una transferencia lineal de votos del PSUV hacia la tarjeta de la MUD. Esto hizo que el chavismo quedara con menos apoyo en todas las circunscripciones en las que su ventaja histórica sobre la oposición en los últimos cinco procesos no era superior a 20 puntos porcentuales, según los resultados preliminares del CNE y del comando opositor.
El partido de gobierno perdió, incluso, en algunos territorios en los que la diferencia histórica a su favor era levemente superior a 20 puntos. Esto ocurrió en los circuitos 3 y 4 de Aragua, donde ganaba, en promedio, por 20,9 y 20,4 puntos. Por otra parte, venció por muy poco en otros espacios de este mismo tipo, como el circuito 2 de Lara.
Conclusión: los circuitos reñidos de la jornada del domingo fueron aquellos en los que el PSUV tendía a ganar por entre 20 y 30 puntos porcentuales. Casi todos los circuitos sobre los cuales el CNE no entregó resultados finales el domingo cumplían con esta característica.
Esto hizo que la MUD pudiera voltear 20 circuitos históricamente chavistas. En 8 tendía a ganar el PSUV por entre 10 y 15 puntos de diferencia y en los otros 12 en el pasado superaba a su rival por entre 15 y 22,79 puntos.
El domingo terminó habiendo un traslado de votos levemente superior a 11 puntos porcentuales de electores típicamente chavistas hacia la opción opositora. Por esta razón, a pesar de que el chavismo había ganado los últimos cinco comicios por una diferencia promedio de 7,13 puntos, al final terminó perdiendo por aproximadamente 15 puntos porcentuales.
Este traslado se repitió de manera muy similar en los 87 circuitos, lo que se tradujo en que la MUD alcanzó revertir las desventajas provocadas por la mala distribución geográfica de los circuitos de distintos estados para así alcanzar la mayoría parlamentaria.
Al chavismo lo terminó perjudicando su propio ventajismo, pues acabó sobre presentado y su rival sobre representado, debido a las mismas herramientas que en el pasado habían funcionado a su favor.
Con alrededor de 56% de los votos, la oposición logró 67% de los escaños. El PSUV solo consiguió 33% de los parlamentarios a repartir aproximadamente con 40% de los sufragios. Al cierre de esta edición el CNE no había actualizado los datos oficiales y finales del proceso del domingo, razón por la cual se habla de aproximados de votación nacional.
Es destacable que la MUD ganó en todas las entidades en las que el chavismo cambió en 2010 la distribución geográfica de las circunscripciones para reducir las opciones de su rival: Amazonas, Distrito Capital, Carabobo, Lara, Miranda, Táchira y Zulia.
En Carabobo, uno de los estados más afectados por esa situación, la oposición se llevó 4 de 5 circuitos.
Victorias inéditas. Ni siquiera el circuito natal del fallecido presidente Hugo Chávez, el N° 1 de Barinas, se salvó de la regla de los 20 puntos de diferencia. Ese territorio lo tendía a ganar el oficialismo por 14,22 puntos de ventaja y el domingo lo perdió por una diferencia de casi 4 puntos.
Desde el año 2000 la MUD no había logrado ganar nunca un circuito en la región de los Llanos. Esto en votaciones parlamentarias o adaptando a los circuitos los resultados de otros procesos.
El domingo ganó los dos circuitos de Barinas. De todos los Llanos estos eran los que tenían una ventaja histórica más leve a favor del chavismo. En el resto de esta región, en donde la ventaja histórica del PSUV era siempre superior a 23 puntos, la MUD consiguió resultados ajustados, pero no logró victorias.
Esta situación se repitió en la circunscripción que vio nacer al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. El circuito 1 de Monagas, que repartía 3 diputados y el oficialismo tendía a ganar por 11,74 puntos, lo perdió el oficialismo, a pesar de que el primer vicepresidente del PSUV se instaló allí durante toda la campaña y repartió toda clase de incentivos a los electores.
Otro lugar en el que hubo sorpresas fue en Caracas. La oposición logró voltear 4 circuitos con tendencia clara hacia el chavismo (el de Catia, el del 23 de Enero, el de El Valle y el de Antímano). En tres de esos lugares jamás había conseguido victorias.
Independientes en la cola
La polarización de las elecciones desplazó las candidaturas independientes. Uno de los casos más significativos es el de Eduardo Gómez Sigala, que optaba por la reelección en el circuito 3 de Lara (municipios Palavecino y Simón Planas y parte de Iribarren). El domingo sacó 4.160 votos, 0,9% del total y quedó detrás del candidato del PSUV.
En 2010, con un liderazgo regional Gómez Sigala resultó vencedor con el apoyo de los partidos que hoy integran la MUD, que esta vez participaron con una tarjeta unitaria. Para estos comicios se postuló por fuera con la tarjeta del MAS y recibió el respaldo de la organización política de María Corina Machado.
En el circuito 3 de Caracas, en el que resultó vencedor Henry Ramos Allup, Pablo Medina obtuvo 710 votos, y quedó de cuarto después del candidato del PSUV y de Nuvipa. La periodista Berenice Gómez sacó 458 votos.
Los dirigentes estudiantiles, que se lanzaron fuera de la coalición de la MUD, tampoco tuvieron posibilidades. Villcar Fernández, que se lanzó en el circuito 3 de Mérida, quedó de tercero con 2,56% de los sufragios. Sairam Rivas, líder de los campamentos de protestas y que estuvo presa varios meses en el Sebin, quedó mucho más atrás en el circuito 4 de Miranda: solo sacó 136 votos, que representan 0,02% del total. Marcela Máspero, que rompió con el chavismo y se postuló independiente, sacó 70 votos en esa misma circunscripción.
En el circuito 1 de Nueva Esparta, Pastor Heydra, que introdujo un recurso en el TSJ contra la MUD que no permitió inscribir su candidatura respaldada en primarias, obtuvo menos de 1% de votos.
En todo el país, las terceras vías se llevaron aproximadamente 3,16% de los votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada