viernes, 8 de julio de 2016

ALLÁ BREXIT, AQUÍ MADUREXIT


PEDRO LUIS ECHEVERRÍA
Hemos presenciado en estos días, como, seducidos por los irresponsables cantos de sirena de unos aventureros populistas , el pueblo del Reino Unido adoptó la trascendental decisión de separarse de la Unión Europea; decisión ésta que  aún sin haberse anunciado oficialmente al tenor de lo que establece el artículo 50 del Tratado de Lisboa, está causando  muy serias consecuencias en aquel país, el desastre económico ( Entre otros, devaluación de la libra esterlina, pérdida de valor de papeles financieros británicos, retiro de empresas de Gran Bretaña  y, adicionalmente, sus secuelas políticas (secesión de Escocia y reunificación de Irlanda con Irlanda del Norte, por ejemplo). Asimismo, la decisión separatista adoptada en el Reino Unido ha traído severas repercusiones hacia el sistema económico internacional, particularmente en el comercio, la inversión y el sistema financiero.
Hace 17 años, igualmente seducidos por las vanas promesas populistas que en su momento fueron acompañadas por el engañoso gasto de ingentes cantidades de dinero, los venezolanos también sucumbimos y llevamos al poder a una cáfila de improvisados  quienes no estaban capacitados para gobernar  y hoy por hoy estamos pagando las consecuencias  de tal equivocación. A grandes rasgos, ella ha significado, hasta ahora, una caída sostenida del PIB desde el año 2011 y las proyecciones indican que en 2016 caerá en 8% y un 4,5% en el 2017. La inflación estimada para este año será de tres dígitos( 720%) y de cuatro dígitos  en el 2017. Los resultados son catastróficos. La escasez de los productos básicos de la dieta (aceite de maíz, café, leche en polvo, harina de maíz, margarina, atún, azúcar y carne) se sitúa alrededor  del 80% . El desabastecimiento de medicinas y equipos médicos supera el 80%. Según encuestas realizadas por varias Universidades, indican que la pobreza creció en 75% en 2015. La exasperación causada por esta situación ha generado un gran descontento colectivo que se ha traducido en violentos disturbios callejeros, saqueos y mayor polarización ideológica.
Pero lo que es conveniente destacar es que ambos países han reflexionado sobre lo acontecido y se oyen voces y se observan acciones de personas y grupos tendentes a revertir las indeseables y terribles situaciones generadas por los discursos sin fundamento, plagados de mentiras y falta de realismo que han exacerbado las consecuencias negativas de sus contenidos y ha socavado el índice de confianza en los dirigentes de los gobiernos de los dos países. Allá, las tres figuras más importantes que promovieron el Brexit: Boris Johnson, Nigel Farage y Michael Gove, han asimilado las terribles consecuencias de su irresponsabilidad y  han declinado sus aspiraciones a sustituir a David Cameron como Primer Ministro al tiempo que han anunciado su eventual retiro de la vida política activa. Aquí, la impopularidad de Maduro y su combo llega a niveles de rechazo inusitados  según lo revelan las encuestas de opinión, y con ello, se ha fortalecido el clamor popular por la celebración de un Referendo Revocatorio que los obligue a dejar el poder este mismo año.
Manifestaciones callejeras, recolecta de firmas, eclosión de la opinión pública y puesta en marcha de referendos caracterizan la dinámica actual en Venezuela y el Reino Unido. En aquél para corregir el profundo error cometido guiado por intuiciones y emociones sin considerar la realidad y en éste para enmendar las razones que nos indujeron a equivocarnos y ahora, a la luz de los resultados obtenidos, plantearnos las interrogantes "hasta cuando dura esto?" y "valió la pena?"
Finalmente, en el Reino Unido se lucha denodadamente por revertir el Brexit y en Venezuela, con igual tesón, por realizar, en los tiempos establecidos en la Constitución, el Madurexit.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada