sábado, 2 de julio de 2016

Latinoamérica intenta integrarse más mientras Europa se rompe

Carlos Cué

El País

Latinoamérica y Europa suelen llevar ciclos políticos contradictorios. Mientras en toda Europa arrasaba el centro derecha, en Latinoamérica dominaba la izquierda. Ahora que algunos movimientos antieuropeístas y ultranacionalistas triunfan en Europa, Latinoamérica gira hacia el centro-derecha y busca una mayor unidad. Ese ha sido el mensaje central de la XI cumbre de la Alianza del Pacífico, un organismo creado en 2011 por México, Perú, Colombia y Chile al que ahora muchos quieren sumarse. Ya tiene 49 países observadores y entre ellos acaba de entrar Argentina, lo que consolida el cambio de ciclo político en la región.
Todos los mensajes de la cumbre han ido en ese sentido de la unidad. El Brexit en el Reino Unido y el éxito de los mensajes racistas de Donald Trump en EE UU han marcado mucho la cita, que trata de mostrar una visión opuesta, la de Latinoamérica integrándose cada vez más. Tal vez el más claro fue el último en llegar, Mauricio Macri, el presidente argentino. "En este momento especial en el mundo, tan controvertido, nosotros tenemos claro que solo tendremos futuro los que podamos construir redes y no paredes. Frente a todo lo que está sucediendo en el mundo, esta región es un lugar maravilloso. No hay conflictos bélicos, ni religiosos, tenemos materias primas no explotadas y recursos humanos con gran talento".
"Lo bueno es que estamos lejos del resto del mundo eso nos da la oportunidad de que nos lleguen otros vientos", ironizó el colombiano Juan Manuel Santos. "La Alianza del Pacífico es un referente de integración a nivel internacional", remató el mexicano Enrique Peña Nieto. El peruano Ollanta Humala, que está a punto de dejar el poder, destacó que en solo cinco años la Alianza ha logrado consolidarse con avances concretos -el 92% de los productos que comercian los cuatro países ya tienen arancel cero desde hace un mes- que otras organizaciones con muchos más años a cuestas no logran.
Incluso se ha hablado en la cumbre de integrar la Alianza del Pacífico y Mercosur, que hasta hace poco eran considerados antagónicos. Argentina está por la labor, Uruguay y Paraguay también, falta ver la posición de Brasil, en plena convulsión interna, y Venezuela está fuera de todo debate.
La presidenta Michelle Bachelet, anfitriona de la cumbre, que ahora ocupará la presidencia durante un año, ha sido muy cautelosa sobre esa integración con Mercosur -Chile nunca quiso entrar en ese grupo por su filosofía demasiado proteccionista- y dice que "convergencia no significa fusión". Lo único que parece absolutamente definitivo después de esta cumbre es que el giro político latinoamericano está consolidado y empieza a tener consecuencias concretas. La fotografía de la cumbre, con varios presidentes liberales o conservadores -también estaba el presidente electo de Perú, Pedro Pablo Kuczynski- y la socialdemócrata Bachelet como única representante de la izquierda ha marcado como ninguna otra ese cambio de ciclo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada