lunes, 15 de agosto de 2016

VENEZUELA: La lógica del Revocatorio

Fernando Mires

Ya casi nadie en la oposición venezolana –dejemos a un lado a los poquísimos de siempre– está en contra del RR16. Los tiempos en los que determinados políticos intentaban perfilarse con otras alternativas (enmienda, renuncia, asamblea) han quedado atrás.
El inútil debate costó, claro está, un tiempo precioso –que se le va a hacer, así es la política-  pero eso también ha quedado atrás. El RR16 se ha transformado, para usar la expresión de Gramsci, en una “idea fuerza”. Eso quiere decir, el RR16 está situado en el pleno centro de la realidad venezolana y desde esa centralidad ejerce su hegemonía sobre la política de la nación.
También han quedado atrás los intentos para interferir el RR16 con la farsa de un diálogo dirigido por mediadores internacionales afines al régimen. Hoy la inmensa mayoría del pueblo venezolano exige el RR y no para otro año, sino para el 2016.
Esa inmensa mayoría que apoya el RR16 es plenamente consciente de que no se trata de cambiar a un mandatario que no manda para sustituirlo por otro igual. De lo que se trata –ahí está el nudo- no es de destituir a un gobierno sino a todo un sistema de dominación. Es por eso que el RR16, se quiera o no, es democráticamente subversivo. O mejor dicho: porque es democrático es subversivo. Eso lo saben mejor que nadie los que más perderán con el fin de régimen. Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez, entre otros. Pues ellos no caben en ningún compromiso, en ninguna negociación, en ninguna transición. Sus naves las quemaron ellos mismos.
El creciente apoyo al RR16 ha terminado por sobrepasar los límites geográficos de Venezuela.
Desde la OEA, Argentina, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Estados Unidos y Uruguay, exigieron, apenas un día después del mensaje dilatorio de la representante de la oficialista CNE, Tibisay Lucena, que no haya demora en la aplicación del proceso revocatorio. Declaración trascendental si se tiene en cuenta que hasta hace algunos días lo que más exigían era un dialogo con mediación papal. Se comprueba una vez más que el apoyo internacional no viene de la bondad de ningún gobierno sino de la capacidad de un pueblo para ayudarse a sí mismo.
El llamado de Henrique Capriles, después asumido por la MUD, a desatar una movilización general, incluyendo la “toma de Caracas” fijada para el 1-10, ha hecho comprender a los gobiernos democráticos del continente que no tenían más alternativa que, o convertirse en cómplices de una minoría anti-electoral (y por lo mismo, anti-democrática) o apoyar  la decisión revocatoria, hecha en nombre de la defensa de la AN (es decir, de la democracia parlamentaria) y de la constitución.
Qué lejos se ven los tiempos cuando Hugo Chávez era festejado por casi todos los gobiernos del continente. No pocos pensaron que ese apoyo provenía del carisma del líder muerto. A pocos se les ocurrió pensar que eso solo era el resultado de un régimen que arrasaba en las elecciones, es decir, de un presidente que contaba con la mayoría ciudadana. No hay, en efecto, carisma que valga sin mayoría electoral. Luego, desde una alternativa realista era plenamente aconsejable para cualquier gobierno, incluyendo a los de “derecha”, dar su apoyo a un gobernante que gozaba de tanta legitimidad popular. Simplemente apostaban a ganador; y es difícil criticarlos por eso.
Nadie, mucho menos en política, apuesta a perdedor. Pero Maduro –ya no hay duda- es un perdedor. Habiendo perdido su legitimación interna, la pérdida de la externa era solo cosa de tiempo. Y así ha sido.
Podemos decir sin temor a equivocarnos que alrededor del Revocatorio el pueblo se ha hecho pueblo a sí mismo. No nos referimos al pueblo mítico de patrioteros y fascistas, tampoco al pueblo demográfico (eso se llama simplemente población). Nos referimos al pueblo político. Vale decir, a aquel que se constituye en aras de un objetivo común alrededor del cual articula múltiples demandas colectivas.
Todas las luchas democráticas que tienen lugar en Venezuela, llámense lucha por la liberación de presos políticos, por las libertades constitucionales, por la emancipación de la AN del ejecutivo, en contra del hambre inducida, en contra de la corrupción y muchas otras, han sido articuladas en torno a la palabra Revocatorio. En el RR16 está todo. O casi todo.
Esas múltiples demandas no podían ser articuladas de otro modo. Venezuela, a diferencia de otros países latinoamericanos, carece de instituciones sociales sólidas. Los sindicatos laborales fueron hecho añicos durante Chávez; las organizaciones empresariales casi no cuentan. Ni siquiera las organismos “de base” propuestos por Chávez, funcionan. La mayoría, como los Concejos Comunales, han sido convertidos en adherencias del Estado, cuando no en centros de corrupción, enviciamiento y delincuencia. Si hay alguna sociedad a la que se le pueda aplicar sin problemas el concepto de “anomia” (Durkheim), esa es la venezolana.
El pueblo fue convertido por el chavismo en simple “masa”. En ese sentido la palabra “Revocatorio” es una alternativa destinada a reconstituir la civilidad del pueblo político. Lo saca de su condición de masa primaria y lo organiza en torno a objetivos comunes. Es por eso que el RR16 es un medio y un fin a la vez. Y porque es un medio es un fin.
El pueblo se hace pueblo a través del Revocatorio de un modo parecido a como el pueblo se hizo pueblo en Polonia a través de la palabra Solidarsnoc (Solidaridad). El Revocatorio es la palabra que hace posible que el pueblo se sostenga a sí mismo sin desintegrarse. El RR16 ha logrado unir  a muchos en torno a -dicho en términos matemáticos- un “máximo común divisor”. Ese máximo es, a la vez, “un mínimo común múltiple”. Esa es la lógica, no matemática, pero sí, política, del RR16: la unidad del pueblo democrático en contra de un  gobierno amparado en la fuerza de las armas.
En Venezuela tiene lugar –lo hemos dicho en otras ocasiones- un antagonismo entre la política de las armas y las armas de la política. La principal arma política del momento se llama RR16. No hay otra.
¿No es, sin embargo, riesgoso apostarlo todo a una sola carta? Opinan con cierta lógica quienes apoyando la opción revocatoria sienten temor a que esta sea desbaratada por la acción represiva e ilegal del gobierno. ¿No sería mejor manejar otras alternativas? Agregan otros. ¿Cuál es el Plan B? Preguntan algunos. En suma, ¿qué puede suceder si la oposición pierde la lucha por el Revocatorio?
Naturalmente –hay que decirlo con toda honestidad- la lucha por el Revocatorio se puede perder. Todo se puede perder en esta vida. Se puede perder un partido de fútbol. Pero también se puede ganar. La única forma de saberlo, es jugarlo. En cualquier caso ningún equipo deja de presentarse  a la cancha debido a la posibilidad de perder. Lo mismo vale en política. En política no hay ninguna póliza de seguro que asegure una victoria sin una lucha tenaz por alcanzarla. Para decirlo de nuevo con Gramsci, en política hay que actuar de acuerdo al pesimismo de la inteligencia (“puedo perder”) y al optimismo de la voluntad (“quiero ganar”).
No obstante, hay una diferencia importante entre el fútbol (o el rugby o el ajedrez) y la política. En la política se puede perder ganando y ganar perdiendo. Si partimos desde  esa premisa, podemos deducir que, si el gobierno gana la lucha por el RR, solo la puede ganar por medios represivos anticonstitucionales e ilegales, es decir, al precio de perder lo poco que le resta de legitimidad política. Eso quiere decir: la única posibilidad que tiene el régimen de ganar, es ganar en el Revocatorio pero no en contra del Revocatorio. Y esa posibilidad –así lo muestran todas las encuestas sin excepción-  la tiene perdida de antemano.
Desde el punto de vista militar (no político) Maduro no tiene otra alternativa que seguir el camino de la ilegalidad. Me dirán: ¿no es ese el camino por el que ha optado casi siempre? De acuerdo. Pero es muy distinto actuar ilegalmente en contra de las personas y las instituciones que en contra de la identidad del propio chavismo. Cerrar la posibilidad del revocatorio no solo significa declararse como dictadura abierta –en gran parte ya lo es – sino en una dictadura anti-electoral. Si eso ocurre, la presión internacional, que de por sí es muy grande, se multiplicaría hasta alcanzar dimensiones galácticas. Bajo esas condiciones, las propias fuerzas armadas leales al régimen entrarían definitivamente en un abierto proceso de división entre los que optan por pasar a la historia como desalmados al servicio de una dictadura, o los que quieren aparecer sin obstaculizar a una salida democrática. Así ha sucedido al menos en todos los países que han transitado desde una dictadura hacia una democracia.
Privada de su único sostén, sin resguardo internacional y conun cada vez más deteriorado apoyo nacional, el régimen –más temprano que tarde- no tendría más alternativa que capitular. Eso quiere decir: si hay revocatorio, el régimen perderá; si no hay revocatorio, el régimen también perderá. El régimen, en consecuencias, solo puede optar entre dos formas de perder: o perder con cierta decencia en un revocatorio, o con absoluta indecencia en contra del revocatorio. Esa es la razón por la cual diversas fracciones del chavismo (hay que leer Aporrea) y altos oficiales retirados del ejército se han pronunciado a favor del RR16.
Con respecto a quienes sienten cierto temor a jugárselas todo a una sola carta, es decir a actuar sin un plan B, solo se les puede responder lo siguiente: Primero, el RR16 no es una sola carta. Es un paquete de cartas. Segundo: en momentos decisivos de la vida – y no solo de la vida política- suele no haber un Plan B. Digámoslo con cierta elementalidad: Si Juan se casa con la Juana pensando en que cuando muera la Juana se va a casar con la María, significa que Juan no quiere a la Juana. En términos políticos eso quiere decir: siempre que uno piensa en un plan B se jode el plan A. El Plan B no puede ser una carta oculta ni una alternativa a un Plan A. En las mejores condiciones, solo puede ser su continuación.
Los líderes de la oposición – Capriles antes que nadie- han llamado el 1-S a tomar Caracas en defensa del RR16. Ese puede ser –es solo una hipótesis- el comienzo de la victoria decisiva. Si la ocupación de Caracas tiene lugar en forma aplastantemente multitudinaria, la oposición democrática solo tendrá dos alternativas: o ganar o ganar. Pero para que una de las dos se cumpla, hay que, evidentemente, luchar.  Ni en el fútbol ni en la política los partidos se ganan antes de jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada