martes, 23 de agosto de 2016

VENEZUELA NO PUEDE ARREGLARSE POR SÍ SOLA

Peter Hakim
Peter Hakim
          
(Infolatam).– El gobierno de Venezuela y su duro antagonista, los partidos de oposición que ahora controlan el parlamento, acordaron iniciar un diálogo para encontrar soluciones a la política de confrontación y la desesperación económica del país. Un diálogo serio puede ser el único camino hacia una solución pacífica.
La única alternativa obvia es una toma de control por parte de los militares, lo que podría  en el mejor de los casos, dar lugar a nuevas elecciones y un rápido retorno a un gobierno civil o, en un supuesto algo más inquietante, que las fuerzas armadas tengan el poder por un período prolongado .
Nadie puede estar seguro de que el diálogo propuesto, llevado a cabo bajo los auspicios de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), tenga éxito. Las dos partes están a millas de distancia en sus diagnósticos de los problemas de Venezuela y en qué hacer con ellos. Cada uno culpa al otro de desencadenar la crisis y frustrar su resolución. No parecen dispuestas, aunque fuera a mínimamente, a cooperar con la otra.
Aparte de su vago apoyo del diálogo, los gobiernos del hemisferio occidental en su mayoría han optado por permanecer fuera del conflicto potencialmente explosivo. (Sólo un líder regional se ha comprometido seriamente: el Secretario General de la crisis por la OEA, Luis Almagro, que ha censurado violaciones constitucionales del gobierno y presionado por la intervención externa). Que las negociaciones tengan éxito depende sobre todo de los venezolanos, pero la participación activa de otras naciones aumentaría las posibilidades de un resultado favorable.
La política de Estados Unidos podría, especialmente, tener consecuencias  de largo alcance. A pesar de que su influencia ha disminuido, EE.UU. sigue ejerciendo un peso considerable en los asuntos regionales. Pero EE.UU. se enfrenta a un conjunto de opciones políticamente tensas cuando se trata de Venezuela y ha tenido problemas en encontrar el equilibrio adecuado.
Hay presiones en EE.UU. para adoptar una línea más dura hacia el régimen represivo, autoritario, del gobierno de Venezuela. Pero la mayoría de los países de América Latina se oponen firmemente a las sanciones de Estados Unidos, incluso a las leves impuestas hasta el momento. Las sanciones adicionales podrían alterar la base, actualmente frágil, de diálogo y disminuiría aún más las perspectivas de cooperación entre Estados Unidos y América Latina. Y la población venezolana ya en dificultades podría ser lastimada. Pero las medidas diplomáticas estadounidenses, dirigidas por el alto comisionado Tom Shannon, no han logrado mucho. Las relaciones con Venezuela siguen siendo contradictorias y tensas.
Donde EE.UU. tiene influencia es en los opositores del régimen de Maduro y debe seguir apoyando sus esfuerzos para restaurar la vida democrática y el Estado de Derecho en Venezuela. Pero Washington también debería alentar a la oposición para perseguir objetivos medidos y realistas en su próximo diálogo con el gobierno. Las dificultades económicas de Venezuela y su escasez de alimentos y medicinas son ya una emergencia humanitaria y podría ser el momento adecuado para iniciar las negociaciones.
La discusión de los temas políticos sensibles podría ser pospuesta hasta que las conversaciones muestren algunos avances. Esto no será, sin embargo, fácil de aceptar para la mayoría de los grupos de la oposición. La mayoría está pegada a su exigencia de una referendum revocatorio de la presidencia en este año, que el gobierno rechaza rotundamente, ya que podría resultar el fin del régimen chavista.
Aunque Estados Unidos no puede determinar la posición de negociación de la oposición, si puede ser un moderador y tener una influencia unificadora. China y Cuba también podrían tener una influencia similar en la postura del gobierno de Maduro. China, después de todo, es la principal fuente de financiación externa de Venezuela en un momento en el país está tratando de evitar el default. Su asesoramiento en materia económica tiene que ser tomado en serio en Caracas.
Aunque debilitados por la muerte de Hugo Chávez y la reconciliación entre Cuba y los EE.UU., Venezuela y Cuba han sido aliados desde la elección de Chávez en 1998. Como parte del intercambio de miles de maestros, personal médico, y asesores de seguridad, Venezuela, durante muchos años, dotó a Cuba con un valor aproximado de $ 5 MIL millones al año, pero las cantidades están disminuyendo y la economía de la isla está sufriendo. Los funcionarios cubanos permanecen en estrecho contacto con las más altas autoridades de Venezuela. ¿Qué consejo les están proporcionando? No ha sido revelado.
Un defensor de confianza de Venezuela, Brasil, ante sus propios problemas políticos y económicos, ha perdido mucha influencia en el país, junto con su liderazgo en la política regional. Como tal, de Brasil no se puede esperar que desempeñe un papel consecuente en Venezuela durante algún tiempo. Y ningún otro país de América Latina es capaz de movilizar un esfuerzo regional colectivo para ayudar a la República Bolivariana.
La prolongada crisis de Venezuela es una prueba para los EE.UU. y América Latina. Hasta ahora, la cooperación regional ha fallado. Venezuela sigue por su cuenta y se desmorona rápidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada