miércoles, 14 de septiembre de 2016

Bolívar soy yo


IBSEN MARTINEZ

EL PAÍS

Este filme colombiano (Jorge Alí Triana, 2002) es, a la vez, una hiriente sátira sobre el culto bolivariano y un envidiable despliegue de irónica consciencia de nosotros mismos como sociedades fracasadas.
¿Su argumento? El protagonista de una telenovela basada en la vida del Libertador enloquece y, sintiéndose imbuido del espíritu de Bolívar, abandona el set de televisión y se las apaña para ser admitido en una cumbre presidencial que se realiza —¿dónde más?— en Santa Marta. Al parecer, quiere dirigir un discurso a los mandatarios.
No voy a contarles la película a quienes no la han visto porque lo que realmente me importa es compartir cómo se le ocurrió a Triana el argumento de Bolívar soy yo.
Hubo en Colombia, allá por los noventa, un actor llamado Pepe Montoya. En diversos episodios históricos dramatizados, muchos de ellos dirigidos por Triana, Montoya hacía invariablemente el papel de Bolívar. En su cotidiano trato con el actor, Jorge Alí comenzó a notar extraños cambios en la conducta de Pepe Montoya.
Para empezar, no se quitaba jamás el uniforme ni los bigotes —Bolívar gastó bigote por algún tiempo— y así se iba, caracterizado de Padre de la Patria, a echarse los tragos del fin de jornada con sus panas. O se presentaba en alguna fiesta de amigos o se iba a cenar a Andrés Carne de Res, ataviado como lo habría hecho Simón Bolívar. Todo el mundo celebraba la ocurrencia, le pagaban las copas, le festejaban sus chistes y hasta ahí parecían que llegarían las cosas.Poco a poco, sin embargo, la mirada, los gestos y el hablar de Pepe Montoya cuando estaba fuera del set comenzaron a tornarse la mirada, los gestos y las palabras sentenciosas y visionarias de un hombre llamado a cambiar el curso de la Historia.
Siempre corto de recursos, Jorge Alí se las arreglaba, empero, para lograr que la producción tuviese verosimilitud de época. Así, un día debían filmar la llegada de Bolívar, después de la batalla de Boyacá, a una pequeña, remota y desolada población de Cundinamarca. Se recurrió al alcalde y al cura locales para que dijeran a los campesinos de la región que cooperasen con el rodaje vistiendo a la usanza del siglo XIX, o que al menos, no viniesen con jeansy botas de goma.
El cura y el alcalde se dieron la tarea de propalar que Bolívar, el Libertador, llegaría a la población el día domingo y solicitaron lo indicado.
Los campesinos vinieron vestidos como se les pidió: con ruanas, sombrero alón y alpargatas. Trajeron también gallinas, papas sabaneras, lechoncitos y damajuanas de aguardiente para Pepe Montoya quien, ya para entonces, estaba más cucufato de lo que se pensaba. Y, al igual que en la segunda parte del Quijote, todos lo tomaban por el Libertador y él los trataba en consecuencia.
Fue entonces cuando Triana sorprendió a un grupo de campesinos que, en una pausa del rodaje, planteaba con toda franqueza y candor al Libertador sus necesidades más acuciantes: agua, dispensario, escuela, caminos, protección contra el criminal bandolerismo de las FARC y de los paramilitares, etcétera.
El Libertador los escuchaba con creciente exasperación: “¡Sí, sí, sí: todo eso hay que hacerlo! Pero ahora no puedo, hermanos, compréndanlo: tengo todavía que ganar las batallas de Bomboná, Pinchincha, Junín y, más tarde, Ayacucho. Sólo cuando haya terminado la gesta emancipadora podré encargarme de todas esas pendejadas que me piden”.
Ni más ni menos que como Hugo Chávez, quien primero tenía que acabar con el imperialismo yanqui y el capitalismo globalizador antes de ordenar recoger la basura.

@ibsenmartinez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada