domingo, 25 de septiembre de 2016

¿Hasta cuando pondremos la torta?

Carolina Jaimes Branger

El estímulo


Vuelvo al tema de la MUD, sobre todo después de que Nelson Bocaranda anunció que no habrá RR en 2016. Todavía hay chance de que sea en 2016, pero las doñas del CNE están empeñadas en que no sea así. La MUD no será perfecta, pero es con lo que contamos y la verdad sea dicha, lo ha hecho bastante bien. La victoria del 6D se la debemos a ella. Los políticos lo saben y por eso, a pesar de las diferencias, se ha mantenido. Pero los ciudadanos de oposición, ¡ay, Dios, los ciudadanos de oposición! parecen estar apoyando al chavismo. Porque todas las críticas van a la MUD, en vez de ir a donde tienen que ir: al régimen. He identificado varios tipos de críticos, a saber:
1) Los exilados: el síndrome del exilio es terrible. Esa gente que vive allá, pero con la mente aquí, debe sufrir muchísimo. Porque en la distancia las cosas se magnifican. Uno que vive aquí, mal que bien se acostumbra a todo. Pero los que viven afuera se dan cuenta en toda su extensión y crudeza de nuestra tragedia. Entonces les suceden varias cosas: una, que circulan cualquier cosa que les llega. Algunos lo hacen con la salvedad de “como me llegó lo retransmito”, así como para curarse en salud, pero el hecho es que colaboran a pasar rumores que la mayoría no son ciertos.
Eso no ayuda. Otra, que tienen todas las ideas de cómo salir del régimen, pero quieren que lo hagan quienes estamos aquí. “Quédense en la calle hasta que renuncie”… “esto no sale con votos” (que se lo digan a los chilenos que salieron de Pinochet, que era peor que estos que tenemos aquí porque era más apto)… “Salgan, salgan, vayan a Miraflores”, sí claro, que los muertos los pongamos nosotros… “La MUD está vendida” pero no dicen ni quiénes ni en cuánto se vendieron…
2) Los 350-tistas: Son los que afirman a diestra y siniestra que aquí “lo que hay es que aplicar el 350”. Honestamente, ninguno de estos personajes ha podido explicarme cómo se aplica el 350. Chávez no daba puntada sin dedal y ese artículo en particular es pura entelequia, porque es absolutamente inaplicable. Hagamos un ejercicio mental: usted se declara ya en rebeldía constitucional. ¿Qué hace? ¿Llega al supermercado y le dice a la cajera que no va a pagar el IVA?… ¡Permítame que me muera de la risa!. O se para en la puerta de su casa, o monta una guarimba… Ya
sabemos el resultado. A este gobierno poco le importan las guarimbas. Lo que se logra montándolas es terminar de quebrar a los pocos industriales y comerciantes que todavía quedan en pie.
3) Los sabelotodo: son los que critican, critican y critican todo lo que se hace. Todo para ellos está mal. Todo ellos lo sabían antes de que pasara. Ésos son los mejores aliados del régimen. Son como Dios, omnipresentes en las redes sociales, destruyendo. “La MUD no ha hecho nada”… ¿Cómo
que no ha hecho nada? ¡Qué injusto decir eso!… “La MUD está negociando el RR”… ¿Cómo va a negociar algo que no tiene? ¿Por qué no dirigen sus descargas al CNE que sí ha torpedeado de todas las maneras posibles el referendo?… ¡Más de 80 días de atraso lleva entre pitos y flautas desde que se pidió el RR, más todos los inventos y reglas que se ha sacado del bolsillo! Pero no, los sabelotodo enfilan sus baterías es en contra de la MUD.
4) Los apocalípticos: estos son los que peor me ponen. Esos no le ven salida a nada. Esos pesimistas consumados son los que dicen “el RR no va,la gente se va a abstener en las elecciones regionales y los chavistas se van a quedar para siempre”. A uno que me dijo eso, no pude aguantarme y le dije que se ahorcara. ¿Es que somos brutos? La abstención nos ha fregado todas las veces que se ha invocado… Entonces, ¿vamos a seguir?… “Si ganamos las gobernaciones y alcaldías les van a quitar el presupuesto”… Sí, claro, pero la pelea se gana es peleando, no huyendo. Es
mejor tener veinte y tantos gobernadores que tener tres… ¿o no?… Con todas estas reflexiones, me han quedado clarísimos varios aspectos:
1) El CNE está interesado en que el RR no se haga este año, porque si se hace, Maduro lo pierde estrepitosamente.
2) Como esto es verdad, la conclusión es que el CNE no puede hacer trampa si hay testigos en todas las mesas, como los hubo el 6D. Si pudiera hacerla, ya habría montado el RR.
3) En las elecciones regionales podemos ganar casi todas las gobernaciones y alcaldías, si la gente va a votar. Así que hay que montarse desde ya en la campaña de que aún si no hay revocatorio (por culpa del CNE, no de la MUD), hay que votar en las regionales.
4) Tenemos que seguir agotando todas las opciones constitucionales, como la partida de nacimiento, la enmienda y la constituyente. El país no se va a acabar si no hay revocatorio.
5) Es un dicho muy trillado, pero en la unión está la fuerza. No podemos darnos el lujo de dividirnos ahora, porque el precio que pagaremos será elevadísimo. Los chavistas están divididos, de eso no me cabe duda, pero al exterior aparecen como un bloque monolítico. Los opositores no. Critican como si esto fuera un gobierno democrático donde el disenso no sólo es aceptable, sino deseable aún sabiendo que no es así.
En fin, que debemos afincarnos en nuestras fortalezas y no estar fortaleciendo al régimen con ideas imposibles de llevar a cabo, mandando a los demás a que se pongan de carne de cañón, divulgando rumores fabricados en los laboratorios de guerra sucia del gobierno y diciendo palabras que siembran aún más desaliento del que ya hay. Somos mayoría pero nos comportamos como si fuéramos minoría. Vamos a portarnos como mayoría y a seguir en la recuperación de las instituciones del país.
¡Claro que podemos! ¿Hasta cuándo pondremos la torta?…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada