viernes, 16 de septiembre de 2016

Venezuela, titulares y debacle


 Emilio Nouel V.

"Venezuela, enfermo de Sudamérica y riesgo para la estabilidad regional”

Irán desplaza a Venezuela como proveedor de petróleo a España

“Gobierno de EEUU mantiene a Venezuela como incumplidor de acuerdos antidroga”

“Secretario General de la OEA: ‘La situación en Venezuela es grave’.

“Argelia proveerá petróleo a Cuba tras crisis venezolana”

 “Escalada represiva en Venezuela”   

“Gobierno de Brasil dice que mejorar relaciones con el gobierno de Maduro es un caso sin esperanzas”

“Vicepresidente de EEUU pide respeto a la Constitución de Venezuela y la realización del Referendo en el 2016”

“China se replantea su alianza con una Venezuela tambaleante”

“Secretario General de la OEA: ‘La situación en Venezuela es grave’

“La larga sombra militar sobre Venezuela”

“No hubo golpe en Brasil, pero sí lo hay en Venezuela”

“Maduro no gobierna, sólo se mantiene en el poder”

“En Agosto la producción petrolera de Venezuela continuó cayendo”.

“Gobierno de Brasil expresa preocupación por detenciones arbitrarias en Venezuela”

Cepal: Venezuela, el país latinoamericano con la velocidad de Internet más lenta”.

“ONU rechaza bloqueo del gobierno de Maduro a expertos de DDHH”

“Países fundadores de Mercosur vetan presidencia de Venezuela en el bloque”

“El Gobierno está muerto y no se ha dado cuenta”

Los anteriores titulares son sólo una muestra pequeña, no del último año, sino de la última semana. Ha sido extraída de artículos y reportajes de prensa, sobre todo, la internacional, referidos, como se ha visto, a Venezuela.

Si eso no es una prueba de la debacle que estamos sufriendo los venezolanos que baje Dios y lo diga.

En tales escritos, los medios no hacen sino reflejar la monumental tragedia política, económica y social de nuestro país.  Conflictos con países amigos, pérdida de clientes para nuestro petróleo, derrumbe de la calidad de vida, rostro militarista, violaciones a los DDHH y presos políticos.

El aislamiento hemisférico de la dictadura militarista que nos agobia es notorio. Los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Canadá, Costa Rica, EEUU, Jamaica, México, Paraguay y Perú, entre otros, están muy claros sobre lo que nos está pasando. Incluso, algunos que se niegan a reconocer abiertamente la catástrofe venezolana, lo admiten a la chita callando, pero con igual preocupación que aquellos.

En la OEA, UNASUR o MERCOSUR, y fuera del continente, en la Unión Europea o la ONU, las grandes internacionales políticas o las ONGs de defensa de los DDHH,  es ya un convencimiento pleno de que nuestro país está al borde del colapso, y de que ya no es posible seguir silenciando esta realidad.

Repito: sólo en una semana aparecieron los titulares que encabezan estas líneas. Cualquiera que los lea no puede permanecer indiferente o no  inquietarse.

Con seguridad los que en esta semana vinieron a visitar a Isla Margarita con ocasión del encuentro de ese inútil y anacrónico grupo internacional que llaman No Alineados, no verán la ruina en que han convertido al país. Tal como las “aldeas Potemkim”, la triste realidad de nuestra querida isla será escondida y/o maquillada para la vista de las decenas de representantes de países, en los que, por cierto, y en no pocos, hay tiranías horrendas y sangrientas. Los margariteños en extrema penuria sí se verán abofeteados por el derroche del gobierno ante sus invitados.

Nunca antes Venezuela había estado en los medios ligada a tantas y tan malas noticias. El descrédito de nuestra Patria, por culpa de quienes nos oprimen, ha alcanzado cotas inauditas.  Impresentables bárbaros dirigen los destinos de un país que fue y debería ser ejemplo de democracia y bienestar para su entorno. Estos desalmados lo han arruinado. Sus inmensas riquezas naturales las han dilapidado. Miles de millones de dólares han ido a parar a los bolsillos de una oligarquía militar-civil corrompida, sin honor y perversa.

Les llegó su final y no se han percatado.

Pero Venezuela se recuperará, no será fácil lograrlo. Habrá que apartar la incompetencia, la improvisación y una ideología nefasta. Con voluntad, determinación, encuentro y unidad de los venezolanos se recompondrá el país. Es la apuesta a hacer, no hay otro camino.

Distintos y amables titulares aparecerán reseñados entonces sobre Venezuela.



EMILIO NOUEL V.

@ENouelV

emilio.nouel@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada