martes, 8 de diciembre de 2015

MUD: PACIENCIA ESTRATÉGICA, ACIERTO Y NOCAUT
 
          EMILIO NOUEL V.
    Miembro del GRUPO AVILA
 
Sin duda, el venezolano es un pueblo de gestos colectivos inesperados, y de nuevo nos sorprendió el 6D, incluso a los que pensábamos en un triunfo de la oposición democrática, pero no en la magnitud que se dió.
Ha hablado en esta oportunidad, de forma clara, tajante y sin ambages, como pocas veces lo ha hecho en su historia.
Demostró que sabe lo que quiere, sobre todo, lo que no quiere.
Se expresó como ha sido la costumbre que aprendió en democracia: votando y poniendo por delante su pacifismo, su rechazo a la violencia, a pesar de que una caterva de bárbaros e ignorantes lo han querido hundir durante tres lustros en la crispación social permanente, en la lucha de clases, en el odio entre hermanos.
Cómo nos hemos equivocado con ese pueblo, que en no pocas ocasiones llegamos al desprecio.
En las semanas previas a las elecciones, cuando asomábamos ante nuestros interlocutores, la posibilidad de un triunfo de la oposición, no era extraño oír de boca de algunos incrédulos, de los portadores crónicos de la desesperanza o de arrogantes menospreciadores, expresiones como: “el venezolano es un sinvergüenza, por un plato de lentejas se vende”, “acepta la humillación de las colas para comprar alimentos”, “es un lambucio e ignorante”, “tu verás, por la dádiva de un kilo de harina o un televisor regalado sale a votar por el chavismo”, y así, terminaban afirmando que el gobierno, por tanto, sería invencible, que no había nada que hacer.
Afortunadamente, la dirigencia de la oposición democrática, la de la MUD, sí, esa MUD denostada por cantamañanas o “cantaclaros”, diseñó y ejecutó una estrategia política que fue al encuentro de esas mayorías que algunos miran por encima del hombro desdeñándola.
Esa MUD repitió a lo largo y ancho del país, con infinidad de obstáculos y limitaciones, que es posible otro país. Ilusionó con una Venezuela diferente, próspera, libre y pacífica, y pidió su respaldo para ganar la Asamblea Nacional, lo cual viene de lograr el 6D, acertando así con su política.
Esta estrategia exitosa puesta en práctica ha ido  avanzando sin descarríos hacia el objetivo trazado, que no es otro que alcanzar el poder por la vía democrática, constitucional, electoral y pacífica. Civilizadamente, sin buscar atajos absurdos, sin aventuras inciertas.  
Por allí andan todavía en la oposición ciertos descaminados –minúsculos en número y en cerebro- que de manera enfermiza siguen jugando suicida e infructuosamente a su descalabro. Mezquinos, no reconocen sus decisivos aciertos, y en todo momento buscan demeritarla, reducirle su importancia. Para éstos inconscientes, no tengo la menor duda, el destino es la intrascendencia, el basurero de la historia.   
La victoria arrolladora de la opción democrática es un evento de hondas repercusiones para el futuro de nuestro país y del hemisferio en que vivimos. El nocaut político propinado al populismo autoritario es un hecho formidable. Una excelente noticia para el mundo.
Quisiéramos creer que en los derrotados quedan aun restos de racionalidad, de sensatez, o si se quiere, de una visión pragmática.
Lo que se avecina para el año entrante en el campo económico es muy serio.  No sólo los sectores políticos deben ponerse de acuerdo. Una concertación nacional se impone. La sociedad civil, los empresarios, la universidades, los sindicatos, el comercio, todos son necesarios para sacar adelante el país.
Son las bases materiales, la institucionalidad, la supervivencia como sociedad viable, la vida, la paz, las que están en riesgo de terminar de desmoronarse; caos en el que todos saldremos perdiendo.
El rol que deberá jugar la MUD en lo que está por venir se ha agigantado. La Unidad es indispensable, esencial, vital. Los venezolanos demócratas tenemos en ella el instrumento adecuado para salir del hueco social y económico en que estamos. En la inteligencia y experiencia de sus dirigentes confiamos. Lo que haya que mejorar en ella, hagámoslo. Tiempos difíciles aun nos aguardan.
Que el trascendente éxito alcanzado nos sirva para avanzar en la senda de la libertad y la democracia, perdidas éstas en gran parte en un período histórico de nuestro país que queremos enterrar y olvidar.    



EMILIO NOUEL V.
@ENouelV
emilio.nouel@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada