viernes, 5 de agosto de 2016

Elemental para Venezuela

Joaquín Villalobos

La escasez y dificultades que afrontaron Cuba, durante el periodo especial, y Nicaragua, durante la guerra contrarrevolucionaria, fueron más graves que la actual situación de Venezuela. Pero tanto en Cuba como en Nicaragua no hubo saqueos y tampoco los barrios populares acabaron dominados por delincuentes. La ineficiencia productiva es común en las revoluciones marxistas; sin embargo, tienen gran capacidad para enfrentarse a momentos difíciles, organizar a la gente y distribuir de forma eficiente lo escaso. Con la autollamada Revoluciónbolivariana,Caracas se convirtió en la ciudad más violenta del mundo, en tiempos de abundancia se perdían toneladas de alimentos y ahora con la escasez ocurren hasta tres saqueos por día.
Cuando se juzga al régimen venezolano desde la democracia y el mercado, los vacíos son evidentes. En las actuales circunstancias resulta útil analizarlo desde su propia definición como revolución. No hubo en Venezuela una revuelta popular, ni derrumbe ni refundación de las instituciones preexistentes. El chavismo combinó tres factores: caudillo, votos y dinero. El carisma del caudillo atrajo los votos y la abundancia de dinero hizo el resto. Una mayoría electoral prolongada por los precios del petróleo y los errores de la oposición le permitieron al régimen controlar las instituciones. No existe revolución, sino Gobiernos electos como en el resto del continente.
El dinero ha sido el principal factor de cohesión del régimen venezolano; en vez de un partido revolucionario construido con voluntarios unidos por la mística, el espíritu de sacrificio, la ideología y la capacidad de organización, los chavistas son una fuerza política que mezcla radicales ideológicos con personas que buscan enriquecerse. La inexistencia de un partido revolucionario es la razón por la cual la situación es más dramática que en los casos de Cuba y Nicaragua.
Todas las revoluciones marxistas han generado escasez, emigración y mercado negro. La diferencia es que en Venezuela gran parte del mercado negro y de las actividades criminales que afectan a la población son controladas por los propios colectivos chavistas con policías y guardias bolivarianos. Esta situación de miseria abajo coincide con opulencia en las elites dirigentes bolivarianas. El dinero como factor de cohesión “revolucionaria” derivó en un oportunismo de características más delictivas que políticas dentro del propio partido. Por ello, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) que Maduro presentó como solución fracasaron rápidamente. Ahora ha anunciado la “Gran Misión Abastecimiento Seguro”, que será manejada por los militares. Pero los generales venezolanos padecen el mismo mal del partido de mucho dinero y poco esfuerzo.
Los chavistas se compraron la idea de que eran una revolución y otros les hicieron creer que así era. Ahora el régimen está atrapado entre esa supuesta revolución que, según ellos, les da derecho de permanencia en el poder, y la pérdida de la mayoría electoral, que los obliga a dejar el Gobierno. El Gobierno de Maduro no puede ni atender ni resolver la emergencia humanitaria. Para atenderla necesitaría un partido con disciplina, en vez de colectivos fuertemente contaminados por delincuentes. Para resolverla necesitaría recuperar la confianza del mercado después de haber expropiado más de 1.200 empresas. Sin ser revolución ni democracia no hay ninguna posibilidad de que Maduro atenúe la crisis. Lo seguro es que Venezuela seguirá empeorando con graves resultados para los venezolanos, para Latinoamérica e incluso para el futuro político del partido chavista.
En Cuba, donde sí hubo revolución y no ha habido elecciones en medio siglo, la posibilidad de un cambio ordenado y pacífico descansa, en última instancia, en el control que tiene el régimen y en la inexistencia de una oposición fuerte. Allí, para lograr una liberalización política es necesario primero liberalizar la economía. En Venezuela, por el contrario, ha habido 19 elecciones en 17 años, existen partidos políticos y la oposición es ahora mayoría. Allí, para reactivar la economía es indispensable primero un cambio político. Las guerras de Centroamérica, las crisis de Perú y Argentina en el 2000 y muchos otros conflictos o preconflictos en el mundo acabaron en elecciones. Es por lo tanto elemental, la salida más ordenada y pacífica a la crisis de Venezuela es realizar un referéndum revocatorio a la mayor brevedad posible, tal como establece su Constitución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada