sábado, 6 de agosto de 2016

Maduro decidió profundizar el modelo económico y sacar a los pragmáticos del gobierno

BLANCA VERA AZAF

EL NACIONAL

La destitución del vicepresidente del área económica y ministro de Industria y Comercio, Miguel Pérez Abad, abre un nuevo capítulo dentro de la toma de decisiones económicas en el gabinete ministerial. La línea dura de pensamiento dentro del madurismo se impuso a los pragmáticos y convenció al presidente Nicolás Maduro de continuar profundizando el actual modelo económico inscrito dentro del Plan de la Patria.
El ex presidente de la Federación de Industriales junto con el ministro de Finanzas, Rodolfo Medina, y el presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio del Pino, hicieron llave para impulsar ciertos cambios que desde el principio no gustaron dentro del statu quo que hace vida en el alto gobierno.
Maduro le confirió la tarea de sentarse con los distintos gremios a revisar la estructura de precios de algunos productos sujetos a control. Asimismo se diseñó el Sistema de Divisas Complementarias y el Sistema de Divisas Protegidas. La propuesta buscaba la unificación cambiaria. Sin embargo, aunque se permitió hacer flotar la tasa Simadi hasta llevarla a niveles por encima de 600 bolívares por dólar, el Dipro siguió cotizándose a 10 bolívares por dólar
Ni al Banco Central de Venezuela ni al Ministerio de Alimentación les gustó este nuevo esquema mucho más transparente que proponían Pérez Abad, con Medina y Del Pino. El ex vicepresidente del área económica no contó con el apoyo del directorio del BCV para la instalación del Dicom. De hecho, la instalación de la plataforma tecnológica fue retrasada más de tres meses. Una fuente cercana a ese instituto explicó que había resistencia a esta propuesta porque el Banco Central perdía el monopolio de manejar a discreción la entrega de divisas al sector privado.
La salida de Pérez Abad del gabinete garantiza que el Dicom quedará engavetado y que el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, continuará manejando las importaciones con una divisa controlada a 10 bolívares por dólar a pesar del gran diferencial cambiario. “La discrecionalidad con la que Torres cuenta para esta función es absoluta. Ni el Banco Central puede interferir con estas operaciones”, señaló una fuente que prefirió mantenerse bajo la reserva.
El punto que marcó el cisma definitivo dentro del gabinete económico fue la discusión por el incremento de los precios de los bienes controlados. Esto se hizo en contra del ministro de Planificación, Ricardo Menéndez. Un hombre de bajo perfil, sin discursos airados, pero muy cercano a Maduro. Dentro de su círculo de confianza están la ministra de las Comunas, Isis Ochoa; la ministra de Agricultura Urbana, Lorena Freitez; y el asesor español, Alfredo Serrano Mancilla.
El tono conciliador de Pérez Abad con el sector privado crispó los ánimos entre este grupo, que insiste en la necesidad de no ceder espacios y continuar impulsando el discurso de la guerra económica. Esta ala radical del gobierno está negada a cambios y criticó a Pérez Abad utilizando el argumento de la alta inflación –que al cierre de julio alcanzó el acumulado de 565,2%, según reportes extraoficiales del BCV–. Señalaron que el alza de precios era responsabilidad de Pérez Abad por permitir el incremento de la tasa Simadi (Dicom). “El problema es que en el gabinete nadie entiende realmente por qué se están produciendo esos altos índices de inflación y culpar a Pérez Abad les sirvió de excusa”, explicó la fuente.

La estocada final. Mientras Pérez Abad negociaba la nueva estructura de costos de algunos productos y se sentaba con las empresas de telecomunicaciones para revisar las tarifas, dos figuras iban sigilosamente entrando al círculo íntimo del alto gobierno. Se trata de Carlos Farías, un ingeniero que fungía como viceministro de Industrias Intermedias y Ligeras; y Juan Arias, quien fue nombrado ministro de Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas sin que ni siquiera Pérez Abad se enterara de que el Ministerio de Industrias que él presidía ahora contaba con esa división.
Al final, Pérez Abad fue desautorizado y el aumento de las tarifas del sector telecomunicaciones, congelado. La arremetida contra él se alimentó de las declaraciones del empresario en las que proponía un plan de devolución de las empresas expropiadas. “Esta transición fue inaceptable para el statu quo que no quiere que nada cambie”, sentenció la fuente.
A partir de ahora, Juan Arias y Carlos Farías –muy cercanos al Ministerio de Planificación– son dos fichas que pueden ser nombradas vicepresidentes del área económica, en caso de que el propio Menéndez no sea el elegido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada