domingo, 7 de agosto de 2016

ZAPATERO, AGENTE MÚLTIPLE

autro image
FERNANDO RODRIGUEZ

EL NACIONAL

Hace unas semanas escribí que este misterioso asunto de los mediadores, y por ende del diálogo, parece tener su causa primera en su Constitución misma, que de repente el gobierno designó a tres caballeros para esas delicadísimas funciones, amigotes suyos, y apadrinados por el muy poco honorable secretario general de Unasur. La oposición no protesta y empiezan a llover apoyos de medio mundo, para empezar de Estados Unidos y la OEA, Francisco, Rajoy, Europa…Por fortuna el señor Almagro, más informado y por supuesto más diestro que yo en estos asuntos, acaba de describir (ABC, Madrid) esa regla primera, imprescindible y evidente de cualquier diálogo y su violación en este caso: “Las mediaciones suelen funcionar con una persona que designa una parte, una que designa la otra y una tercera pactada. De repente aparecieron tres mediadores nombrados por el gobierno…”. Tal es el inicio de una suerte de comedia de equivocaciones.
El mismo Almagro señala que primero los venden como de Unasur, luego es gringo el apoyo principal, después entra Europa pero todo a la sanfasón, sin mayor protocolo. Y el enredo surge naturalmente.
Zapatero que sin duda preside el grupo se vuelve el centro de la polémica. Que estalla cuando, semanas mediante, Henrique Capriles dice que el señor viene secretamente al país, viaja en aviones de Pedevesa, dice una cosa por aquí y otra en la orilla contraria, es enemigo teórico de los revocatorios. Y ciertamente alebresta justificados prejuicios por la complacencia de su presidencia  con los desastres de Chávez,  muy rentable para España. Pero Ramos Allup lo defiende después de haber parlamentado con él. Y el mismo Zapatero señala que quien lo invita inicialmente para el diálogo es Timoteo Zambrano. Algunos de esos inefables demoledores de la oposición, para mayor gloria del gobierno, lo acusa de estar dirigiendo un plan por demás macabro  de los  cubanos –¡válgame Dios, qué poder !– al cual se adaptan las grandes potencias siempre acomodaticias. Ahora Almagro lo fustiga en su presentación del diálogo ante la OEA, aparentemente aceptada entonces, nada menos que por haber sido “muy despectivo de los principios de la democracia” (derecho al revocatorio, presos políticos, respeto de la Asamblea, cooptación del poder judicial…). Nadie sabe bien qué pasó en la inusitada, todo es inusitado en este asunto como en el cine de Hitchcock, visita a Leopoldo López y hasta se habló abundantemente del intento de hacer el más vil mercadeo con la libertad del preso, que por supuesto Leopoldo rechazó.
Pero Lilian Tintori, fuente autorizada si la hay, lo negó y dignificó el encuentro. Y podríamos seguir persiguiendo pequeñas y grandes contradicciones al respecto. Del tamaño de las barbaridades diarias del gobierno.
Lo cierto es que el diálogo que supuestamente tuvo su bautizo en Santo Domingo y debía seguir en fechas inmediatas se ha fosilizado, al menos aparentemente. Y la cosa no pinta bien si la oposición mantiene sus impostergables condiciones para ponerlo andar, sobre todo el revocatorio en este año. Y si a Diosdado le queda alguna credibilidad y poder cuando jura  que detendrá todo intento de hacerlo.  Además su nacimiento torcido parece evidenciarse porque ya se ha acordado, después de vagas sugerencias de vecinos, la participación vaticana. Y otros sugieren  sumar a ex presidentes, la unión interparlamentaria y similares para restituir la equidad en la difícil conversación
Mientras Zapatero va y viene, con corbata y sin ella, lo publicita Globovisión y lo aporrean los medios  muy a menudo, y por lo visto es  Tibisay Lucena  la que puede  ordenar la partida del encuentro, el lío se hace mayor en la medida que pareciera que hay que buscar también relaciones de todos esos nudos con opciones políticas locales, gubernamentales y opositoras, o las dos mezcladas. Lo que por ahora es demasiado pedir.
Lo malo de  esa detectivesca tarea  de tratar de saber a quién y cómo sirve realmente Zapatero es que  parte el alma ver esas colas incesantes o conoce los testimonios y cifras del hambre, las enfermedades y las muertes evitables y ver la criminalidad devorando el país. Eso hace el juego infernal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada