sábado, 3 de septiembre de 2016

MADURO, EL "BUCARAM" VENEZOLANO


Pedro Luis Echeverria
Uno de estos días conversando con un amigo Ecuatoriano, éste me decía que desde hace mucho tiempo en El Ecuador nadie sabía que era de la vida de Abdalá Bucaram.
Me quede pensando sobre ello y recordé como se comportaba ese individuo: locuras a granel, mal gusto, destempladas expresiones contra sus adversarios políticos, irrespeto a las leyes e instituciones, permanente actitud agresiva, ignorancia supina de la manera de manejar los negocios públicos, mitomanía, una  pertinaz falacia, desmedido protagonismo, falta de sensatez y cordura en el ejercicio de sus funciones como Jefe de Estado, la corrupción en su disparatado régimen, los diarios dislates y despropósitos, sistemático maltrato a sus subalternos, pergeñar necias y estólidas reflexiones, el gusto por hacer de payaso y usar disfraces, la afición al canto y al baile, vocación por las aventuras galantes y la concupiscencia, uso y abuso de una verborrea altisonante y vacía y recordé también, el dramático contraste entre las infatuadas promesas y rimbombantes anuncios hechos por Bucaram a su pueblo y los nulos resultados que obtuvo e, igualmente, el terrible caos y la vergüenza colectiva en las que sumió a su país durante su desgobierno.
Seguí pensando en donde podría encontrarse tan nefasto personaje y, de pronto, con claridad meridiana intuí  lo que había pasado: Bucaram había sido secuestrado por una agrupación terrorista internacional y había sido clonado para ser utilizado como arma letal y secreta para destruir algunos países de nuestra región. Allí comenzó nuestro vía crucis. Agentes encubiertos se trasladaron clandestinamente a Venezuela llevando consigo un Bucaram clonado que sería mimetizado para ser sembrado entre nosotros. En ese momento no sabían a fe cierta quien sería sustituido por el clon. Realizaron estudios, investigaciones y establecieron perfiles de conducta que permitieran una sustitución que no se apreciara a simple vista. Dentro del grupo de personas preseleccionadas para el eventual cambalache, destacaba un grotesco espécimen de nuestra fauna criolla, un obscuro y felón conductor de autobús, que por su gran incompetencia, cobardía e incapacidad profesional, había participado en el fracaso de la asonada militar en la que se había comprometido y que posteriormente, por no tener una mejor cosa que hacer en su vida, se había dedicado a la aventura de politiquear dando tumbos del timbo al tambo.
Después de exhaustivas deliberaciones, el jefe del grupo concluyó sus análisis y se realizó la mimetización y el posterior cambiazo. El resto de la historia es ampliamente conocido. El clon cumplió su cometido y durante el tiempo que lleva en el poder años destruyó la economía, el sistema eléctrico, refinerías, infraestructura, salud, educación, las empresas básicas y  arteramente nos trató de dividir.
Yo, entretanto, sigo conversando con mi amigo Ecuatoriano para decirle que con el RR y por la fuerza de nuestros votos, le devolveremos a la organización terrorista, derrotado, desgastado y con serias anormalidades mentales, su Bucaram-MaduroClon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada