martes, 26 de abril de 2016


¿Consultamos a la gente?


Bernard Horande - @BHorande







El régimen está cerrando todas las vías constitucionales que permitirían un cambio de gobierno.
El Referendum Revocatorio es torpedeado por todas las instancias oficialistas. Al órgano electoral le corresponde agilizarlo, pero lo que hace es más bien retardarlo.
Un proyecto de Enmienda Constitucional fue introducido recientemente en la Asamblea Nacional, dándole carácter de urgencia parlamentaria. Pero ya el Tribunal Supremo de Justicia lo califica de "fraude constitucional".
La vía de una Asamblea Constituyente se topa también con el tema de las firmas, a pesar de los argumentos jurídicos, más no políticamente realistas, de sus proponentes.
En resumen, la dirigencia chavista no quiere medirse en ningún evento electoral.
Por otra parte, todas las encuestas muestran unos números fatales para el régimen. Su base de apoyo popular es cada vez menor. A pesar de ello, Maduro se resiste a renunciar.
Otro hecho que están mostrando encuestas recientes es que la evaluación positiva sobre el trabajo que realiza la Asamblea Nacional ha pasado de 64% en los primeros meses del año, a 55% en abril. La gente está comenzando a desconfiar de la AN. La gente quiere, más que leyes favorables, un cambio de gobierno. Para eso votó.
A juicio del consultor político Edgard Gutiérrez, director de Venebarómetro, "hay que pensar menos en leyes de vivienda y más en cómo lograr un evento electoral lo más pronto posible que concluya el mandato de Maduro”.
Estoy de acuerdo. Un evento electoral a corto plazo reafirmaría el deseo de cambio que mostraron los resultados del 6D así como la veracidad de las encuestas actuales.
Nuestra Constitución, en su Artículo 71, contempla una figura llamada Referendo Consultivo:
Artículo 71. Las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; por acuerdo de la Asamblea Nacional, aprobado por el voto de la mayoría de sus integrantes; o a solicitud de un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral.
Frente a un escenario de juego trancado, la oposición debería pasearse por la posibilidad de convocar ya un Reverendo Consultivo en el que se le consulte a los venezolanos si desean o no que Nicolás Maduro siga al frente de la Presidencia de la República.
Ahora bien, no hay que engañar a la gente. Es cierto que un Referendo Consultivo no es vinculante. Es decir, de resultar derrotado Maduro, no está obligado legalmente a renunciar. Eso debe quedar muy claro.
Sin embargo, en política lo legítimo es tan importante como lo legal. Una victoria en un evento electoral de este tipo tendría ventajas nada triviales:
  1. Nicolás Maduro quedaría totalmente deslegitimado. Desnudo en su soledad. Un gobierno que habla tanto del pueblo recibiría una dosis de presión inmensa por parte del propio pueblo en cuanto a su deseo de que el Presidente renuncie. Un voto claramente expresado por el pueblo sobre algo tan específico no es fácil de ignorar.
  2. Sería una victoria electoral, tan necesitada en este momento, para la oposición.
  3. Le daría continuidad a la victoria del 6D.
  4. Permite movilizar a la gente en busca de un objetivo claro y definido: derrotar electoralmente, ya no a unos candidatos a Diputados como el 6D, sino directamente a Maduro.
  5. Nos permite contarnos de nuevo. Evidenciaría que hoy la minoría en la cual se encuentra hoy el régimen venezolano es mucho más pronunciada que el 6D.
  6. Las encuestas son útiles para indicar tendencias, pero siempre se mantiene un halo de desconfianza sobre ellas. Un evento electoral no tiene discusión y "oficializaría" lo que ya las encuestas indican.
  7. Ni hablar sobre dos efectos muy importantes: uno sobre la comunidad internacional y otro sobre el mundo militar.
El toma y dame gobierno-oposición por ahora no está conduciendo a ningún lado. Más bien, en la medida que pasa el tiempo, va beneficiando al régimen chavista.
Por su parte, la oposición cuenta hoy con la "mayoría de los integrantes de la AN" que el Artículo 71 exige.
No hace falta recoger firmas.
Es simplemente ordenarle al CNE que de inmediato convoque un Referendo Consultivo sobre esta materia que, sin duda alguna, es "de especial trascendencia nacional".
Porque...
¿hasta cuándo vamos a permitir que la mafia de cuello rojo que manda en Venezuela se burle de la voluntad mayoritaria de cambio?...
¿hasta cuándo vamos a aguantar que las pocas fórmulas que hay para salir de esto en paz nos las sigan cerrando?...
Activemos todos los mecanismos. Los esfuerzos por lograr el Revocatorio y la Enmienda deben continuar. Pero necesitan una llave que los destranque.
Es muy posible que esa llave sean unos resultados electorales abiertamente negativos en contra de Maduro obtenidos por vía de un Referendo Consultivo.
Es más, quizá en ese momento las solicitudes de renuncia a su cargo de Presidente tengan mayor peso argumental y solidez numérica, nacional e internacionalmente.
Le dejo esta reflexión a la dirigencia política opositora.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada