miércoles, 20 de abril de 2016

Es con Usted, mayor general Carlos Osorio Zambrano

Carlos Tablante

Ayer, en nuestro portal cuentasclarasdigital.org publicamos un informe sobre la corrupción enquistada en los organismos públicos encargados de la importación de alimentos a dolar preferencial.

En el caso de la compra de 40.000 toneladas de carne de ínfima calidad de Brasil por parte de la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA) con un sobreprecio de 76 millones de dólares – el 60%- y además caducada, queda gravemente comprometido el mayor general del Ejército Carlos A.Osorio Zambrano.
Según los documentos presentados,el general Osorio y sus cuñados establecieron una alianza perversa con el seudo empresario Naman Wakil para concretar la operación en 2012 cuando Osorio era ministro de Alimentación y tenía a CASA bajo su total control. Los Marquina Parra recibieron por lo menos 6 millones de dólares en la cuenta de un banco suizo a nombre de una empresa de maletín registrada en Panamá de la cual son los verdaderos dueños.
Naman Wakil no es un nombre que sorprenda ni ésta es la primera ni la única operación de fraude y pago de sobornos que realizó en la última década contra el Estado y por lo tanto, contra todos los venezolanos.
En el libro El Gran Saqueo: Quiénes y cómo se robaron el dinero de los venezolanos (2013) alertamos sobre los delitos cometidos por Naman Wakil. Bajo el título Trece millones de dólares en mortadela, explicamos el modus operandi que ha aplicado en decenas de ocasiones en detrimento del patrimonio público. A través de la creación de empresas-espejo con nombres casi idénticos a los de legítimos proveedores de alimentos en Brasil y otros países, armó esquemas fraudulentos que incluían importación de alimentos de baja calidad, con fecha de caducidad próxima o ya caducados y por lo tanto a precios mínimos que cobraba con sobreprecios de mas del 50%. Parte del dinero así robado lo utilizó para pagar sobornos a sus cómplices en altos cargos del gobierno.
Mientras los venezolanos padecen infinitos sufrimientos y necesidades por la escasez de alimentos, una casta cívico-militar que se apropió del Estado venezolano, acumula fortunas billonarias en bancos suizos y de otros países del denominado primer mundo. Dónde quedaron los postulados de la llamada revolución del siglo XXI? Dónde quedaron los pobres, utilizados abusivamente en el discurso hueco, hipócrita, de la cúpula chavista y madurista?
Siempre dijimos que individuos como Naman Wakil – que por cierto no es el único – no podrían haber realizado ninguna de estas macro estafas sin el apoyo de altos funcionarios, tanto en el ministerio de Alimentación y las instituciones bajo su administración como CASA, Pdval, etc., como de Cadivi, Seniat, Aduanas y la Guardia Nacional, que tiene bajo su control las fronteras, los puertos y aeropuertos por donde entraron los contenedores con los alimentos podridos o, en algunos casos, llenos de arena o vacíos, como también se ha reportado.
El mayor general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, está obligado a suspender al mayor general Carlos Osorio Zambrano de su actual cargo como Comandante de la Región Estratégica de Defensa Nacional (Redi) Central, a través de la Inspectoría General de la FAN y facilitar la investigación por parte de los organismos competentes, es decir, la Fiscalía General de la República, por tratarse de delitos graves contra el patrimonio público, que ademas no prescriben, de acuerdo al artículo 271 de la Constitución Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada