martes, 5 de abril de 2016

La fundación afín a Podemos trabajó para crear el «relato hegemónico socialista» en Venezuela

La Fundación CEPS realizó centenares de informes en los alrededor de diez años en los que asesoró a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, a razón de hasta 7.000 euros mensuales por cada asesor desplazado.

Uno de los más llamativos es el documento con fecha 13 de julio de 2011 en el que los asesores españoles recomendaban al gobierno chavista ocultar la enfermedad que entonces padecía Hugo Chávez, el cáncer que terminaría acabando con su vida. «En este sentido, sería deseable que los niveles de información sobre la dolencia exacta del Presidente siguieran siendo reservados y se limitaran las referencias que pudieran dar “pistas” a la oposición». CEPS apostaba por «dar señales contradictorias o decir “medias verdades”» para «coadyudar a que la oposición siguiera realizando sus análisis de manera ciega, alimentando las ansias de poder dentro de la misma y, por ende, su división y fragmentación política».

Pese a que los informes se pagaban con fondos públicos, estaban encaminados a destruir a la oposición y perpetuar el chavismo. A Nicolás Maduro le instaron a dar «pasos significativos en la construcción de un nuevo relato hegemónico socialista: las bases de misiones como núcleo real y palpable del avance en la construcción del nuevo estado socialista de la suprema felicidad». La receta era: «Eficiencia + Chavismo + Legado del Comandante Supremo + Proyección de Futuro».

Continuamente atacaban a la oposición: «La violencia antichavista adopta cada vez formas más complejas y salvajes, de la guarimba al sicariato, del sicariato a la paramilitarización de las bases radicales de la oposición: el fascismo». Aprovechando un viaje del opositor Henrique Capriles a España, en el que se reunió con Felipe González, los consultores de CEPS sostuvieron que «hace décadas que el PSOE, al igual que sus homólogos en el resto de Europa, dejó de ser una opción socialdemócrata y mucho menos de izquierda».

En otro documento cargaron contra el Rey Juan Carlos I por mandar callar a Hugo Chávez en la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado de 2007. Citaron la «difundidísima mediáticamente salida de tono del monarca español». En el mismo documento presagiaban que Mariano Rajoy ganaría las elecciones de 2011 y nombraría ministro de Asuntos Exteriores a «Francisco Javier Rupérez, Jorge Moragas o Gustavo de Arístegui».

Cárcel para periodistas

Por otro lado, en un informe con fecha 5 de septiembre de 2011, estudiaron el impacto que ha tenido «la detención del director del semanario “6to Poder”, Leocenis García». Los consultores políticos españoles consideran que es mejor ponerlo en libertad porque «esta detención no servirá de escarmiento a alguien que ya ha pasado una temporada encarcelado». Una vez asumido que no van a hacer escarmentar al periodista, creen más inteligente liberarlo para que no pueda «presentarse como una víctima, obteniendo una centralidad mediática y réditos políticos».


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada