viernes, 8 de abril de 2016

¡MÁRCHENSE YA!



    EMILIO NOUEL V.


"Ustedes son lamentables, están aislados, son la bancarrota.
Vuestro papel está acabado, a partir de ahora váyanse a donde quieran,
al basurero de la historia.”

León Trosky en 1917


El convencimiento aplastantemente mayoritario de que los que desgobiernan a Venezuela deben tomar las de Villadiego sin mayor aplazamiento es un hecho sin discusión.
El  estropicio no puede ser más criminal. Son años parejos de inconsciencia, ineptitud y desidia incomparables, difícilmente vistos en otras latitudes o en países que han gozado de tantos recursos materiales como el nuestro.
El desastre económico-financiero que vivimos y que anuncia aún lo peor es la consecuencia natural de una visión desquiciada de la política y de lo social. Es el resultado directo de una ideología demencial y fracasada en todo tiempo y lugar.
Y para mayor inri, al nefasto colectivismo económico socialista se ha sumado la más obscena y chocante corrupción, en lo cual se hermanan con todos los gobiernos que en la región comparten formas, enfoques y conductas deleznables.
Afortunadamente, parece que a todos ellos les está llegando su hora final, y la de la Justicia. La cloaca se ha reventado, y el origen de la fetidez que ya sentíamos no puede ser más ocultado. Se derrumba el liderazgo del PT brasileño y van cientos de funcionarios y empresarios a la cárcel. Los testaferros del kirchnerismo peronista comienzan a ser apresados también. Los negocios ilícitos de los populistas latinoamericanos y europeos son revelados con lujo de detalles por medios y redes sociales.
De allí que la frase lapidaria del mercurial revolucionario ruso que encabeza estas líneas, aunque en un  contexto distinto, venga muy a cuento en esta hora aciaga para los políticos delincuentes que asolan nuestra comarca.
La debacle nacional venezolana tiene mucho que ver con ese entorno. En mala hora caímos en manos de mafias que embobaron a las masas y a ciertas elites con una retórica de redención, de justicia social y de honestidad en el manejo de los dineros públicos. Todo un bluf, una engañifa, una estafa.
8 de cada 10 venezolanos los repudian, desean que se vayan. Ahora sólo les queda irse, y cuanto más rápido mejor.  No pueden, no quieren o no saben cómo salir del monumental destrozo que crearon. Se niegan tercamente a concertar con los actores diversos del país las soluciones que ya no esperan más. Por el contrario, perseveran en sus errores, se hunden y  hunden aún más al país.
Antes de que se instale el caos definitivo, que a todos, sin distingos, nos afectaría por igual, hay que presionar por todos los medios democráticos y constitucionales, la partida de estos bárbaros destructores. Desde el exterior y el interior del país hay que motorizar una gran fuerza que obligue a los que están demoliendo la Nación, a marcharse de una vez por todas, y permitir que los venezolanos reiniciemos en paz el camino de la recuperación nacional.
La oposición democrática debe fortalecer su unión y evitar en momentos tan graves, que las naturales diferencias la pongan en riesgo. A ella, sin duda, por la legitimidad de la que goza, corresponderá, junto a la sociedad toda, la tarea principal.
@ENouelV

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada