domingo, 4 de septiembre de 2016

DOS OPINIONES DE POMPEYO MARQUEZ

                    Resultado de imagen para pompeyo marquez


Salvar al país
Pompeyo  Márquez
 
Salvar al país es justamente el gran desafío que tenemos a quienes nos corresponde vivir en una Venezuela traumatizada por una de sus crisis más difíciles de los últimos años, crisis de la cual más del 80% de quienes han sido consultado por las encuestadoras desean salir lo antes posible. Es casi unánime el deseo de regresar a un sistema democrático respetuoso de la Constitución, de los derechos civiles y volver a convivir en paz, con nuestras diferencias ideológicas, en medio del pluralismo, en un mismo territorio, los 30 millones de personas que aquí vivimos.
Un primer paso en este sentido es tomar conciencia de que todos somos útiles y que hay que unir al país a partir de esta visión sobre el futuro inmediato de Venezuela, si queremos superar los traumas que hoy padecemos y salvarla.
Tenía unos catorce años de edad cuando nos tocó vivir la transición después de la muerte del tirano Gómez bajo el grito de “¡Antes la muerte que una nueva dictadura!”; y la experiencia de la dictadura de  Pérez Jiménez, hasta que llegó un instante el año 1957 en que perdimos el miedo, como lo relata mi amigo, hoy fallecido, Simón Alberto Consalvi. Ese año tomamos la calle e impedimos que el tirano se mantuviese a perpetuidad, aunque en diciembre de 1957 nadie se imaginó que un mes después se iba a cosechar el esfuerzo de 10 años de resistencia, que Pérez Jiménez huiría del país con una maleta cargada de dólares el 23 de enero de 1958.
Así son las crisis políticas, algunas tienen salidas inéditas como la que condujo a la caída del Muro de Berlín en 1989, y poco después de todo el imperio soviético sin dispararse un tiro. Cuando habían proclamado por años y nos habían educado en la idea de que  el derrumbe del capitalismo abriría paso a un nuevo tipo de sociedad, se dio todo lo contrario y en el caso de Alemania se derrumbó fue la Alemania sometida a un régimen comunista, y se logró a muy corto plazo la reunificación en una sola República, llevando prosperidad a todos los alemanes por igual.
Con esta perspectiva tenemos que enfocar la salida a la crisis política, económica, social, de valores y salvar a Venezuela, en los términos dramáticos que ello implica, y retornar a la República civil para restituir el funcionamiento democrático de las instituciones y restablecer el libre ejercicio de los derechos civiles, políticos y económicos a todos los venezolanos.


(Para Tal Cual)
La protesta y las lecciones de la historia
Pompeyo Márquez
 
Hoy es la jornada cívica que la MUD denominó “Toma de Caracas” pero que será una demostración nacional del coraje de un pueblo que dice ¡Basta! al amedrentamiento y la represión por parte de la camarilla militar-civil para acallar la voz de quienes disentimos de las erradas políticas del chavo-madurismo que han conducido al país a la crisis sistémica más profunda de las últimas décadas.
Si nos atenemos a los resultados de los últimos estudios de opinión podemos registrar con anticipación la manera práctica como se manifiestan unas cifras elocuentes que indican un 80%, casi unanimidad, en relación al repudio de Maduro y su cúpula militar, y el deseo de encontrar una salida pacífica y electoral a la crisis a través del referendo revocatorio establecido en el artículo 72 de la CN. Los avances alcanzados en los últimos años por las técnicas de mercadeo nos induce a darle veracidad a estos resultados.
Sin descender al optimismo exagerado podemos vaticinar que nos aproximamos a un inicio de la solución y son numerosos los analistas que coincidimos en que esta salida habrá de materializarse en un programa para el “gobierno de unidad, de integración y salvación nacional”, como bien lo expresó recientemente Enrique Márquez en un amplio reportaje en este semanario; “una propuesta bien alejada del mesianismo” señaló Márquez, como el caso que hemos citado recurrentemente de la transición ocurrida el 23 de enero de 1958 que se materializó en un gobierno que luego abrió un paréntesis de 40 años de democracia (1958-1998).
Otra idea que está involucrada en este tema es que el comportamiento de los militares nunca ha sido lineal sino que se ha desempeñado de manera irregular, tal como sucedió durante la transición después de 27 años de dictadura gomecista a los cuales siguieron gobiernos encabezados por López Contreras y Medina Angarita. Con todo lo polémico que es el 18 de octubre de 1945, el trienio 1945-48 fue de profundos cambios democráticos, y como lo relata Manuel Caballero abrió las puertas a la presencia de los militares, los partidos políticos y a la elección directa, universal y secreta que llevó a la primera magistratura a Don Rómulo Gallegos; sin pasar por alto que los mismos actores que dieron el golpe de 1945 fueron decisivos en el golpe de 1948.
Hay que aprender de las lecciones que da la historia para ayudar a trazar el rumbo de las luchas, en este caso de las que sucederán a la protesta del 1/9/16.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada