martes, 18 de octubre de 2016

El nuevo papa negro: Ni Gobierno ni oposición tienen un plan para Venezuela

arturo sosa papa negro

El primer latinoamericano elegido superior de los jesuitas, el venezolano Arturo Sosa, instó este martes a Venezuela a “construir puentes para el diálogo”, tras reconocer que ni el gobierno ni la oposición tienen un proyecto sostenible para el futuro, reseña AFP.
“En la coyuntura actual los puentes para el diálogo hay que construirlos. Apenas se han puesto algunas bases para esa construcción”, aseguró Sosa en la primera conferencia de prensa que celebra en Roma desde que fue elegido el viernes “papa negro”, es decir líder de la congregación religiosa más poderosa y numerosa de la iglesia católica.
“No se entiende lo que pasa en Venezuela si no se tiene en cuenta que es un país que vive de la renta petrolera y que esa renta la administra con exclusividad el Estado”, explicó Sosa, renombrado politólogo y profesor universitario.
“Es mi letanía”, confesó el religioso, exrector de la Universidad Católica del Táchira y director del centro de análisis y estudios Gumilla.
Para Sosa, la particular economía de Venezuela, su dependencia de la “renta del petróleo”, que “en este momento no alcanza” para todos, dijo, “pone muy cuesta arriba la formación de una sociedad democrática”.
El “modelo rentista” que “ha encabezado el comandante (Hugo) Chávez y que ha seguido Nicolás Maduro”, explicó Sosa “no se sostiene a sí mismo” debido a que el Estado ha alcanzado proporciones “gigantes”, explicó.
“Lamentablemente, hay que decir lo mismo de la oposición venezolana, tampoco tiene un proyecto que no sea rentista, que es la única manera para salir a largo plazo de la situación en la que está el país”, reconoció.
El nuevo general de los jesuitas, el 30º sucesor de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús en 1540, cuyo nombramiento fue una sorpresa, deberá reunirse próximamente con el papa Francisco, jesuita al igual que él.
Por primera vez en la milenaria historia de la Iglesia católica, el pontífice y el general de los jesuitas son latinoamericanos, lo que para muchos observadores es un espaldarazo de la influyente congregación al pontificado de Francisco.
“Nuestra misión es promover el diálogo”, subrayó el líder de los jesuitas, quien espera promoverlo en todos los lugares con conflictos, desde Venezuela hasta Siria e Irak, así como en países olvidados.
La agencia EFE destacó que el nuevo padre General, cuyos abuelos eran de Santander, en España, demostró su sentido del humor cuando le preguntaron sobre si le gustaba que le llamasen “papa negro”.
“No, no me gusta”, dijo riendo Sosa, que explicó que la vocación de los jesuitas es la del servicio, y la del servicio al papa.
El Superior de los jesuitas es llamado “papa negro” por la importancia de esta orden, por el color de su traje y como recordó hoy Sosa porque el cargo del responsable se elige en un “cónclave” secreto y es vitalicio, aunque los últimos tres Superiores renunciaron por motivos de edad.
Se dijo “muy sorprendido” por su elección, pero aseguró que está “tranquilo” y que siente “que necesitará mucha ayuda” de Jesús y de sus compañeros.
Sosa Abascal sustituye al español Adolfo Nicolás, que como explicó hoy el nuevo Superior volverá a Filipinas para ser padre espiritual en una universidad en Manila.
Aunque tras su elección aún no ha podido hablar personalmente con el papa Francisco, sólo recibió una llamada de felicitación tras su elección, Sosa relató que conoció a Jorge Bergoglio en la primera congregación en la que participó en 1983 y después coincidieron en otras ocasiones en Buenos Aires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada