miércoles, 26 de octubre de 2016

La Asamblea de Venezuela abre el proceso de destitución de Maduro

LUDMILA VINOGRADOFF

ABC

El Parlamento de Venezuela acordó este martes abrir el proceso de destitución del presidente Nicolás Maduro por su «responsabilidad penal y política» en la «ruptura del hilo constitucional», por no respetar los derechos y libertades del país y por «abandono de cargo». Este proceso, sin embargo, cuenta ya con el rechazo frontal de las instituciones dominadas por el chavismo, que niegan cualquier autoridad al Legislativo.
El Tribunal Supremo de Justicia ya se adelantó a la jugada hace semanas, cuando dictaminó que todas las decisiones parlamentarias serán «nulas» hasta que no se expulse a tres diputados acusados de comprar votos. Más contundente fue el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, cuando afirmó:«La Asamblea Nacional legalmente no existe». En el mismo sentido se pronunció el número dos del chavismo, Diosdado Cabello:«Desde que entraron en desacato dejaron de existir», recalcó. La polarización y el enfrentamiento entre el chavismo y la oposición volvió así a agudizarse mientras la crisis económica no deja de empeorar.
La Asamblea acordó citar para el próximo martes a Nicolás Maduro, para que responda de todas las acusaciones que le han formulado y demuestre que se somete a la Constitución. El diputado Julio Borges, jefe del grupo parlamentario opositor, que cuenta con una amplia mayoría en la Asamblea, anunció que ya se ha pasado a preparar el expediente para iniciar el juicio político contra Maduro.
El Parlamento de Venezuela acordó este martes abrir el proceso de destitución del presidente Nicolás Maduro por su «responsabilidad penal y política» en la «ruptura del hilo constitucional», por no respetar los derechos y libertades del país y por «abandono de cargo». Este proceso, sin embargo, cuenta ya con el rechazo frontal de las instituciones dominadas por el chavismo, que niegan cualquier autoridad al Legislativo.
El Tribunal Supremo de Justicia ya se adelantó a la jugada hace semanas, cuando dictaminó que todas las decisiones parlamentarias serán «nulas» hasta que no se expulse a tres diputados acusados de comprar votos. Más contundente fue el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, cuando afirmó:«La Asamblea Nacional legalmente no existe». En el mismo sentido se pronunció el número dos del chavismo, Diosdado Cabello:«Desde que entraron en desacato dejaron de existir», recalcó. La polarización y el enfrentamiento entre el chavismo y la oposición volvió así a agudizarse mientras la crisis económica no deja de empeorar.
La Asamblea acordó citar para el próximo martes a Nicolás Maduro, para que responda de todas las acusaciones que le han formulado y demuestre que se somete a la Constitución. El diputado Julio Borges, jefe del grupo parlamentario opositor, que cuenta con una amplia mayoría en la Asamblea, anunció que ya se ha pasado a preparar el expediente para iniciar el juicio político contra Maduro.
Ramos Allup cuestionó a Padrino López por tomar abiertamente partido a favor de Maduro y amenazar con no acatar las decisiones de la Asamblea. Lo calificó de «fanfarrón», e incluso le acusó de ser cómplice de la narcoguerrilla y de la corrupción.

La peor crisis

Los diputados opositores expusieron en su intervenciones el largo rosario de causas y efectos que ha llevado a Venezuela a vivir su peor crisis económica, social y política, con unos niveles de pobreza, desnutrición, inseguridad, violencia y violación de los derechos humanos que jamás había conocido el país.
El diputado Juan Miguel Matheus afirmó que una declaración de responsabilidad política debe dar lugar, inevitablemente, a un «desenlace de su gestión». «Debería dar la cara, pero está viajando por los países petroleros, gastando nuestro dinero. No nos aclara su doble nacionalidad ni ha presentado la partida de nacimiento», aseguró. «Eso es responsabilidad política. La corrupción que el oficialismo ha reconocido. Han creado una estructura, una casta de corrupción sucia», aseguró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada