lunes, 10 de octubre de 2016

Amigo opositor: se hace camino al andar

Resultado de imagen para pedro luis echeverria
Pedro Luis Echeverria 
Al momento de escribir esta nota, faltan todavía varias definiciones del CNE que faciliten el cumplimiento de nuestro derecho constitucional de revocar el mandato de aquel  que ha demostrado hasta la saciedad que no sirve para ejercerlo. Demandarle a esa institución y al gobierno que la controla y que la tiene a su servicio, el estricto cumplimiento de sus responsabilidades y obligaciones con nuestro derecho ciudadano, es hacia donde debemos focalizar, en lo inmediato, nuestros esfuerzos y capacidad de lucha.  En tal sentido, la oposición saldrá nuevamente a las calles el próximo 12 del corriente en una Jornada Nacional de Movilización por la Restitución de la Democracia y  la Constitución, mediante la celebración de 1356 Asambleas de Ciudadanos. En el talante de la mayoría de los ciudadanos, ha tomado cuerpo la noción y la convicción que el cambio en la conducción del país debe ser concretado con decididas y contundentes acciones orientadas a lograr que el referendo revocatorio tenga lugar este mismo año y con la misma actitud unitaria, organización, valentía y determinación con la que participó en la caminata y la concentración del pasado 1-9, le exigirá al gobierno y al CNE su inmediata instrumentación. La oposición tiene a su favor que la legitimidad de sus exigencias  está fundamentada en lo establecido por la Constitución y en un enorme consenso social  que le atribuye al RR la gran virtud de ser un instrumento idóneo para enfrentar, de forma pacífica, las consecuencias  y presuntas soluciones a la crisis integral en la  que este régimen ha sumido al país.
La hecatombe económico-social que ha causado este régimen durante el tiempo que lleva en el poder, ha sido la secuela del dogmatismo ideológico, errores conceptuales y de una inexcusable ineficiencia operativa de la "nomenklatura" del gobierno.  Sus resultados:  inflación, pérdida de una importante porción de la capacidad productiva nacional, escasez estructural, desinversión, desempleo, despilfarro de los recursos , corrupción y un creciente aislamiento internacional. A eso  hay que ponerle fin, grita la mayoría nacional.
El malestar generalizado que esta situación ha causado en la población, se manifiesta diariamente a través de las múltiples protestas sociales que realizan, a lo largo y ancho del país, las personas  afectadas por la acción errática,  o por la indolente inacción, del gobierno. La conflictividad social intermitente, en ocasiones aislada, esconde, sin embargo, que no se trata de una lucha reivindicadora individual sino la sumatoria de los problemas de todo un colectivo que  no encuentra en las políticas gubernamentales respuesta adecuada para la satisfacción de sus necesidades. Las tensiones sociales y políticas se están peligrosamente acumulando lo que presagia el desencadenamiento de una situación cuyos componentes y desenvolvimiento no son susceptibles de ser previstas., por tanto, hay que contribuir con nuestra presencia y participación proactiva y pacífica con las acciones políticas que ha planificado  la Mud para ser realizadas los días venideros. No obstante, deseos no “empreñan” como dice la conseja popular, nuestra actitud de acompañamiento a la estrategia unitaria será  fundamental para el éxito de la misma. Estos días son nuestra verdadera y real cita con la historia, es jugarnos el todo por el todo, es la concreción de nuestro compromiso con nosotros mismos y con el país, es darle sentido de realidad a la oportunidad que se nos abre, es el momento de cumplir las promesas que nos hemos hecho de no dejar perder la República; es el momento de salvarla y darle un destino mejor. Es nuestra apuesta por el futuro y no podemos perderla. La conjunción de la política con la protesta social es una fuente de sinergia para darle “músculo político" a la acción opositora y fortalecer así los planteamientos, las exigencias y las  posibilidades para ganar  la lucha por una Venezuela más justa, racional e inclusiva.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada