lunes, 3 de octubre de 2016

TRES MITOS SOBRE LA OPOSICIÓN VENEZOLANA


Por José Alberto Niño en The Liberty Conservative | Traducción libre del inglés por lapatilla.com


La escasez, el incremento de  la violencia, la inflación galopante  y la creciente militarización de su economía son todos accesorios de la catástrofe nacional actual de Venezuela. Los movimientos de oposición han surgido de forma natural como respuesta al Estado escuálido de Venezuela con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llevando la iniciativa contra la clase dominante actual. A pesar de la conciencia sin precedentes de la delicada situación de Venezuela, una considerable cantidad de desinformación abunda tanto en medios de comunicación tradicionales como en las redes sociales de estos eventos. En este artículo se busca disipar muchos de estos mitos y conceptos erróneos que conciernen a Venezuela y a su oposición política.

1- La oposición venezolana está intentando un golpe contra el gobierno actual

Para llevar a cabo un golpe de estado, las fuerzas de oposición al menos deben poseer un alto grado de influencia política, los recursos militares, y potencia de fuego. Se podría argumentar que el actual presidente, Nicolás Maduro, y que no posea el mismo tipo de carisma y popularidad como su predecesor, Hugo Chávez, lidera un gobierno que, en teoría, debería ser más susceptibles a los posibles intentos de golpe.

Sin embargo, el panorama político actual de Venezuela presenta una imagen diferente. El régimen de Nicolás Maduro todavía controla por completo el aparato del Estado y sus recursos económicos. Además, controla los elementos represivos como ” colectivos son bandas paramilitares del individuo cuya misión oficial consiste en “defender la revolución” y aterrorizar a los que se oponen a ellos.

También no ayuda a que la población civil ha sido efectivamente desarmada desde 2012, en consecuencia, dejando a muchas figuras de la oposición a merced de la represión del gobierno y la violencia criminal. El aparato represivo del Estado venezolano fue construido por Hugo Chávez y ha continuado en pleno efecto en virtud de Nicolás Maduro. La oposición puede tener números, pero están estrangulando económicamente hablando y se han quedado en total estado de indefensión frente a la creciente represión gubernamental.

En el mismo sentido, la oposición no tiene mucha influencia sobre las fuerzas armadas, que han sido totalmente controladas por Hugo fervor revolucionario de Chávez y están dedicadas a la preservación de la “revolución bolivariana” a toda costa. Abundan los rumores de que estas mismas fuerzas militares están operando bajo los auspicios de redes de inteligencia cubanas.

Si una insurrección potencial es que se produzca, es más probable que ciertas facciones del chavismo chocan entre sí que la oposición en realidad el montaje de una rebelión que depone Maduro. Es un secreto a voces que las dos alas del  Chavismo- civil y militar - no se ven cara a cara entre sí. Con el aumento de grados de malestar social y la desconfianza en la capacidad de Maduro para mantener al país en línea, un escenario en el que una facción interna del chavismo se levanta en un intento de restaurar una apariencia de orden es plausible. Sin embargo, estos escenarios se siguen confinados en el terreno de la especulación.

2- La oposición venezolana está compuesta por partidos de extrema derecha

En Venezuela, no existe una entidad política que se asemeje a un partido de extrema derecha, excepto en la retórica y la imaginación del gobierno, donde se considera que cualquier forma de disidencia ser “fascista” o “ala derecha-extremista”. De hecho, no hay partidos de derecha, o incluso tampoco hay  partidos de centro-derecha, para el caso, que son políticamente relevantes en la actual Venezuela. Venezuela ha sido históricamente un país de izquierdas, con un toque socialdemócrata, durante los últimos 50 años. Durante los años de la democracia representativa a partir de 1958 a 1998, el mapa político en Venezuela se dividió entre socialdemócratas y democristianos.

Ambas partes fueron parte de un bipartidista pactada consenso que estableció una fuerte presencia del Estado en la economía y en muchos sentidos contribuido al paulatino de la Venezuela declive económico 1958-1998.

Muchas de las políticas intervencionistas y los errores de acompañamiento que venía con ellos sólo se vieron exacerbados por Chávez cuando llegó al poder después de 1998. Chávez acaba de tomar estas políticas a su conclusión lógica socialismo-dura.

Hoy en día la oposición es una verdadera mezcolanza de partidos de izquierda. Para mencionar algunos:

Partido Bandera Roja : Un partido marxista-leninista, que se esfuerza por establecer la “democracia popular”.

Acción Democrática (AD): La parte más dominante en Venezuela del IV República (1958-1998), que se caracteriza por sus políticas socialdemócratas.

COPEI : Los cristianos demócratas que eran rivales a lo largo de AD IV República de Venezuela. Eran una alternativa centrista a AD, pero todavía creían en una fuerte presencia del Estado en la economía global.

Primero Justicia : Los herederos de COPEI. Su líder, Henrique Capriles Redonski, se postuló para la presidencia en 2012 y 2013 como el líder de la oposición al régimen chavista.

Movimiento al Socialismo (MAS): MAS sería distanciarse de los grupos revolucionarios marxistas en los años 1970 y marca a sí mismo como una alternativa democrática más social al marxismo revolucionario. En lugar de tomar las armas, el MAS usaría la vía electoral para alcanzar el socialismo. Cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1998, surgió un cisma entre las alas democráticas y marxistas de la fiesta. MAS está ahora firmemente en el lado de la oposición del pasillo.

La única excepción a este predominio de izquierda en la oposición venezolana es María Corina Machado y su organ
organización política Vente Venezuela .

En tanto que centrista en su naturaleza, Vente Venezuela es una de las pocas organizaciones que ha propuesto cualquier apariencia de un orden basado en el mercado entre los partidos de oposición. Sin embargo, Vente todavía no ha surgido como un motor de agujas política en Venezuela.

Organizaciones liberales o de tendencia liberal clásico son prácticamente inexistentes en Venezuela, con la excepción del Centro de Difusión del Conocimiento Económico               ( CEDICE ), un mercado libre de reflexión. La dura realidad es que CEDICE representa una porción minúscula de toda la población y se limita a pequeños grupos de discusión. Uno de los principales intelectuales que los campeones CEDICE, Carlos Rangel, fallecido hace casi 30 años y cuenta con más renombre en el extranjero que en su tierra natal de Venezuela.

Al final del día, Venezuela es un país de izquierda hasta la médula. Las únicas diferencias entre la mayoría de la oposición y el establecimiento son los grados de intervencionismo y el medio-autoritarias o democráticas-que tienen la intención de utilizar para lograr su visión socialista.

3- La oposición se ha involucrado en la desestabilización económica

La propaganda del gobierno en Venezuela normalmente se culpa a la oposición por la escasez rampante del país. De acuerdo con la clase política, los empresarios están supuestamente en connivencia con otros para acaparar los bienes por parte del público, creando así una escasez generalizada en todo el país. Sin embargo, esta explicación para la escasez de Venezuela no podría estar más lejos de la verdad.

Para empezar, el número sin precedentes de expropiaciones junto con el sistema oneroso de divisas y controles de precios han generado un declive catastrófico en la producción nacional y la provisión de bienes y servicios. No solamente hay escasez de alimentos básicos, pero también hay escasez de todo tipo de productos tales como papel higiénico, coches, leche, azúcar, medicinas, y los billetes de avión.

Lo que se dispone de bienes o servicios, terminan por estar fuera del alcance de la media de venezolanos PocketBook gracias a las distorsiones causadas por los controles económicos y las tasas astronómicas de la inflación. Incluso la harina que se utiliza para hacer el alimento básico de Venezuela- arepa (corncake) -es cada vez más difícil de encontrar en el país gracias a los controles de cambio y los precios antes mencionados. La escasez de la arepa es tan marcada que los venezolanos en estos días puede encontrarlas más fácilmente disponible en países como Australia, Canadá, Chile, España y los Estados Unidos.

La sencilla razón de por qué es más fácil encontrar arepas venezolanas con mayor facilidad en el extranjero es que la mayoría de las arepas se hace ahora en Colombia. Muchas empresas dedicadas a la producción de arepas se han visto obligados a trasladar sus operaciones a Colombia y en el extranjero en gran parte debido a la incertidumbre institucional que caracteriza a la actual Venezuela. El caso de la arepa es un microcosmos de la difícil situación económica general de Venezuela. Las expropiaciones arbitrarias, reglamentos y agotador, y el acoso por parte del gobierno venezolano han obligado a muchas empresas venezolanas para llevar a sus operaciones en el extranjero sólo para mantenerse a flote.

Conclusión

Para dar sentido a lo que está pasando en Venezuela se debe evitar caer en temas de conversación de izquierda internacionales insinuando que la crisis económica y política de Venezuela es el resultado de conspiraciones de la derecha en todo el país que buscan desestabilizar por completo el país. Al mismo tiempo, se debe tener precaución al categorizar la oposición venezolana como de derechas o de mercado. Por el contrario, Venezuela es un país que ha experimentado con diversos grados de gobiernos de izquierda durante los últimos 50 años.

A pesar de que Venezuela estaba bajo un régimen democrático durante la Cuarta República, las muchas políticas intervencionistas económicas implementadas durante aquel periodo de tiempo no sólo paulatinamente nos hicieron más pobre como nación, sino también minaron muchas de sus instituciones políticas. Estos acontecimientos históricos son la clave para entender por qué la oposición venezolana no ha sido capaz de derribar a la clase política actual.

El paquete de política pública que ofrece la oposición no es suficiente para movilizar a la gente de manera efectiva. Por el contrario, la experiencia de los tigres bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) y otros países de Europa del Este, como Polonia demostraron cómo una oposición que está dispuesta y es capaz de implementar reformas globales del mercado es clave para derribar los regímenes socialistas.

En última instancia, tener una oposición que lleve a cabo principios de libre mercado es un ingrediente necesario para reunir a aquellos que han estado afuera y oprimidos por regímenes socialistas totalitarios. Si Venezuela quiere deshacer el daño que el socialismo autoritario de Chávez ha hecho, su oposición debe ofrecer una visión de libre mercado diferenciada basado en el estada de derecho y la iniciativa empresarial. Para corto plazo del país y el bienestar político a largo plazo, se debe romper con todas las formas de socialismo, ya sea las variantes y más duras o más suaves y  abrazar el libre mercado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada