lunes, 3 de octubre de 2016

¿Y AHORA QUÉ?

Eduardo Fernandez

Pasó lo que era previsible. El Gobierno se aferra al poder y niega cualquier posibilidad de salida institucional por la vía de un referéndum revocatorio que ellos mismos introdujeron en el texto constitucional.

A la luz de la decisión del Gobierno, mucha gente me pregunta: “¿y ahora qué hacemos?”. Mi respuesta es muy clara: seguir luchando. Seguir luchando hasta vencer.

¿Y qué significa vencer? Vencer significa construir un país mejor. Significa sustituir con métodos pacíficos, democráticos, constitucionales y populares al actual gobierno y reemplazarlo por uno democrático, de unidad nacional, con ideas claras para que haya comida en la mesa de la familia venezolana y resolver los problemas de desabastecimiento, alto costo de la vida, inseguridad y deterioro de los servicios públicos. Vencer significa trabajar incansablemente a favor de la libertad, la democracia, el Estado de Derecho, el respeto a los derechos humanos, de la libertad de los presos políticos, de una administración de justicia independiente e imparcial, de un clima político que propicie el diálogo y el respeto entre todos los venezolanos.

Vencer significa presentar con claridad la patria que queremos construir: un país en el que prevalezcan el amor y la fraternidad y no el odio ni la división. Un país en el que reine la justicia social y en el que todos los ciudadanos tengan acceso a un trabajo productivo y moderno. Un país en el que los anaqueles de los mercados estén llenos de artículos -ojalá producidos aquí- y los bolsillos de los venezolanos tengan suficiente dinero para comprar lo que se necesita para vivir bien.

Lo que tenemos que hacer es no renunciar a la esperanza, no resignarnos, no abandonar el compromiso de luchar dentro de la Constitución y a favor de un cambio pacífico.

Lo que hay que hacer es no dejarnos dominar por el desaliento ni caer en la tentación de apelar a procedimientos contrarios a nuestras convicciones, y además imprácticos y contraproducentes.

Lo que hay hacer es recordar lo que recomendaba San Benito: “Rezar y trabajar”.

El futuro de Venezuela tiene que ser un futuro de progreso, de paz, de predominio de las instituciones y del Estado de Derecho, de justicia social, igualdad de oportunidades, buena educación, buenos hospitales y atención sanitaria; de inversiones, confianza, buenas escuelas y maestros bien preparados y bien pagados. De cero corrupción, de seguridad, de alegría y de fraternidad.

Lo que tenemos que hacer es seguir luchando hasta vencer.

Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada